Ace Combat: justas medievales en el aire

La temida pregunta de “¿Cuál fue tu primer juego?”.

He visto cómo muchos ni lo recuerdan, pero yo sí. Recuerdo cómo me sentaba en las rodillas de mi padre frente a un Amstrad, cómo metía un disquete que ponía “aviones” escrito a boli y ponía cosas raras en la pantalla, y al darle al Enter aparecía el título After Burner. Con el tiempo aprendí a poner el juego yo solo tecleando “basic”, y también descubrí que había más juegos en ese disquete: un juego parecido al 1942 en que en la primera pantalla había un tanque gigante cuyo nombre no recuerdo (si alguien sabe el nombre que me lo diga), un simulador de vuelo que nunca entendí, un programa para hacer inventario y un juego de Robocop, que tampoco entendí qué hacía en el disquete de los aviones. Aunque apenas recuerdo esos juegos, sobre todo el del tanque, pero recuerdo perfectamente el After Burner. Recuerdo cómo de niño me llevaban a Los Patitos (antes de que existieran los chinos existían Los Patitos) y compraba aviones de plástico y jugaba como si fuese el After Burner. Hace mucho ya de eso, ni aquellos aviones de plástico ni Amstrad existen ya,  pero el recuerdo sigue, y dejaron en mí una atracción irremediable hacia cualquier juego que tenga aviones o cualquier cosa que se le parezca, desde shmups a simuladores.

afterburneriiMuchos juegos han pasado por mis manos desde entonces, muchos han quedado en mi memoria, pero solo uno fue mi primer amor, de eso hace ya quince años. Era un día corriente y moliente, como todos los domingos íbamos al Rastro para ver si encontrábamos pantalones de chándal baratos. Odiaba ese sitio (y lo sigo haciendo) pero el lado bueno de ir era que vendían juegos piratas de la gris, y si me quejaba mucho compraban uno. Sí, era un día corriente, pero allí lo vi, tendido en aquella manta, con aquella carátula impresa cutremente metida en una bolsita para discos. Vi aquel avión parecido al del After Burner de mi niñez, y en ese momento lo supe, fue amor a primera vista. Insistí a mis padres y me lo compraron, admiré aquella bolsa de camino a casa y nada más llegar encendí la consola (no sin antes oír las quejas de mi madre diciendo que guardase la ropa que habían comprado), puse el disco y vi la pantalla de título de lo que fue mi primer amor.

Aquella pantalla rezaba Ace Combat 3: Electrosphere.

Aquel juego de Namco, de cuando Namco era grande, Ridge Racer molaba y Klonoa Works todavía existía, vino mutilado a Europa. De las 52 misiones y 5 finales que tenía cortaron casi todo y lo dejaron lo más lineal posible. Vamos, fue una importación cutre de la hostia. Pero era algo que amaba, y al igual que todos los primeros amores, se sufre pero no se olvida. El tiempo pasó pensando que no encontraría algo que me gustase más. Y un día lo vi, mi auténtico amor, los juegos a los que les dedico estas líneas, la historia de una guerra de hace 15 años.

Los demonios del Razgriz

ace_combat_5_-_the_unsung_war__2005

Fifteen years ago, there was a war.

Con esas palabras empieza Ace Combat 5: The Unsung War, Jefe de Escuadrón en España, el juego de Project Aces que Namco publicó el maravilloso año de 2005, finales del 2004 en Japón y América.

Situado cronológicamente en 2010, el juego empieza con el periodista freelance Albert Gennette, destinado en Sand Island, narrando el conflicto que surgió quince años antes cuando Belka intentó invadir a las naciones circundantes. Las demás naciones se aliaron y empezaron a ganar terreno, y cuando estaban a punto de perder lanzaron bombas nucleares sobre sus propias ciudades. Los demás países, viendo la masacre, decidieron hacer un alto el fuego definitivo y desde entonces ha habido paz.

Tommorow_by_alecsystemEn la lejana isla de Sand Island, en el punto más lejano de Osea, algunos pilotos novatos estaban entrenando cuando un grupo de Fulcrums les aniquila a casi todos. Solo salen vivos el capitán Jack Bartlett, y los novatos Kei Nagase, Alvin H. Davenport y Blaze (el prota), y todos son destinados al 108th Tactical Fighter Squadron, más conocido como escuadrón Wardog. Aunque parece que es un ataque aislado, los ataques continúan, y a las pocas horas Yuktobania declara la guerra a Osea.

Nos pondremos en la piel de Blaze, y podremos pilotar unos 50 aviones reales (y un par inventados) divididos en cuatro categorías, fighter, attacker, jammer y multirole, cada uno con sus peculiaridades. Por ejemplo fighter es el caza por excelencia que usaremos para derribar a otros aviones, mientras que attacker se usará para ataques a tierra y tendrá más blindaje y munición que el anterior, a costa de ser más lento y menos maniobrable. Jammer podrá interferir en el radar enemigo dándonos una posición más defensiva, y multirole son aviones polivalentes, que pueden atacar tanto aire como tierra, pero sin llegar a destacar en ninguno. Además de esto, cada avión tiene sus características propias: Velocidad, Movilidad, Estabilidad, Defensa, Aire-Aire y Aire-Tierra. No es lo mismo majear un FB-22 Strike Raptor cuyo Aire-Tierra es altísimo y puede fijar objetivos terrestres en milésimas de segundo que un Su-47 Berkut, con Aire-Tierra y dificultad para fijar objetivos terrestres, pero con el que destrozaremos en segundos todo aquello que esté en el aire. Y si a eso le sumamos que no es lo mismo pilotar un F-5E Tiger II, con el que nos sentiremos como si volásemos en una furgoneta vieja, que un estilizado y elegante F-22A Raptor, con el que sentiremos como si nos deslizásemos suavemente entre las nubes. Y por si fuera poco, cada avión tiene su arma especial limitada personal e intransferible que varía desde misiles anti-buque de largo alcance hasta misiles aire-aire capaces de fijar 4 objetivos al mismo tiempo, pasando por toda clase de bombas, contramedidas electrónicas y misiles varios.

ace-combat-5-the-unsung-warace-combat-squadron-leader-img509565No tendremos todos los aviones desde el principio. Mientras que algunos se desbloquean avanzando en el juego, otros tendremos que desbloquearlos consiguiendo muertes con sus versiones anteriores. Por ejemplo, si conseguimos suficientes muertes con el F-15C Eagle, desbloquearemos el F-15E Strike Eagle, la evolución del F-15C Eagle que además es capaz de realizar ataques terrestres. Contando también con los valores de antes, es importante elegir qué avión escogeremos antes de cada misión. No es lo mismo usar un caza en una misión de bombardeo que un bombardero en un ataque aéreo. Y no solo tendremos que tener cuidado con qué despegamos, sino que elegiremos qué pilotan nuestros compañeros de escuadrón.

A diferencia de otros Ace Combat, en este no vuelas solo, tienes a tu fiel escuadrón detrás cubriéndote las espaldas. Antes de cada misión escogeremos qué avión queremos que piloten, pudiendo hacer un escuadrón de la muerte con solo cazas o algo más equilibrado entre todas las clases de aviones. Una vez en la misión, podremos dar órdenes a nuestro escuadrón, haciendo que te cubran, se dispersen o ataquen a tu objetivo, además de autorizarles a que usen o no usen las armas especiales. Además, te sugerirán la mejor orden de vez en cuando dependiendo de cómo se desarrolle la misión, ofreciéndote cobertura si la cosa está chunga o dispersándose si el enemigo está muy separado.

ace-combat-zero-the-belkan-war-20060312074017514_640wPero sin dudarlo lo mejor del juego es la historia, posiblemente una de las mejores que haya visto en un videojuego. Nos cuenta la historia del Escuadrón Wardog y cómo va progresando como una unidad de elite entre las tropas oseanas, hasta que ocurren cosas que no puedo contar por spoilers como puños y acaban convirtiéndose en toda una leyenda. Es maravilloso ver cómo se va haciendo realidad la leyenda del Razgriz: una leyenda ficticia donde un demonio del norte mata y mata, pero los humanos se unen y logran sellarlo, pero cuando los humanos luchan entre ellos, el Razgriz vuelve como un héroe y detiene la guerra. Y cómo olvidar aquellas misiones, aquel vuelo a toda velocidad por un túnel donde apenas cabe el avión, aquel enfrentamiento contra todos los ases enemigos para después derribar aquella ominosa creación llena de bombas nucleares mientras The Unsung War suena de fondo.

The Unsung War sin duda es mi juego favorito, nada lo supera, siempre estará allí, en lo más alto del podio, seguido muy de cerca por aquella guerra de hace quince años.

Los caballeros de la mesa redonda

800px-Ws_Ace_Combat_Zero_Belkan_War_1600x1200

Ace Combat Zero: The Belkan War, publicado por Namco en 2006 cuenta lo que pasó en aquella guerra.

Marzo de 1995: Belka se estaba extendiendo peligrosamente, y la república de Ustio estaba casi totalmente dominada y sin defensas, contrató a un grupo de mercenarios para que defendiera su país, pero dos de ellos destacarían sobre el resto: Cipher (el prota) y Solo Wing Pixy. Cipher logró ser una leyenda conocido como “The Demon Lord of The Round Table”, como cuenta el narrador al principio, un periodista que intenta averiguar su identidad y los misterios de aquella guerra entrevistando a todos aquellos ases que combatieron contra él, y al que mejor le conocía de todos, su propio compañero.

Aunque prácticamente es igual que su predecesor, Zero cambia algunas cosas respecto a él: al ser el pasado del anterior, no hay aviones tan modernos, y sí algunos modelos antiguos. Los aviones no tienen una sola arma especial, al iniciar la misión podremos escoger entre tres armas, dando más versatilidad.  Además de implementar el sistema Ace Style.

_-Ace-Combat-Zero-The-Belkan-War-PS2-_Este sistema valora nuestro comportamiento en el campo de batalla dependiendo de cómo juguemos. Durante las misiones, habrá objetivos opcionales no esenciales. Si dañamos mucho un avión, puede que se rinda y retire del combate, además de que los aliados pueden pedirnos ayuda. Si atacamos a esos objetivos, derribamos los indefensos aviones y pasamos de los aliados, ganaremos el rango de Mercenario. Si perdonamos los objetivos y a los pilotos heridos y ayudamos a las tropas, ganaremos el rango de Caballero. Y si estamos entre el bien y el mal ganaremos el rango de Soldado. Aparte de que las cinemáticas y las reacciones por radio cambiarán según nuestro rango, el juego se volverá más o menos difícil. Si somos Mercenarios ganaremos más dinero, pero ases cada vez más experimentados vendrán a por nosotros, y será totalmente lo contrario si somos Caballeros.  Aun así, tendrás que defender tu honor en la Mesa Redonda.

A diferencia de The Unsung War, Zero se centra más en los ases del aire y en las luchas entre ellos, como bien se refleja en el Área B7R, más conocida como la Mesa Redonda. Una meseta baldía donde los ases se retan entre ellos, y al igual que la leyenda artúrica, nadie tiene privilegios en ella, todo el que entre en la mesa es igual al que está en ella. No importa rango o quién seas, solo tu habilidad te permite estar en ella. Solo los mejores ases tienen derecho a volar en la Mesa Redonda.

Aunque es más corto que The Unsung War y la historia es menos intensa, tiene uno de los mejores momentos que he vivido en un videojuego: una lucha uno contra uno, tu habilidad contra su habilidad y su caza mejorado que solo puede ser dañado de frente. Una justa medieval en el aire, un tango entre dos enemigos con una guitarra de fondo, el duelo definitivo por ser el as definitivo sobre Avalon. Ese momento estaba lleno de belleza.

the_round_table___art__ace_combat_zero__by_steelmax-d5w5po4

“Fifteen years ago, there was a war”, esas palabras están grabadas en mi mente a fuego. Aunque Namco ya no sea lo que fuese, aunque haya destruido la saga Ace Combat y Ridge Racer, nunca podré llegar a odiarla, porque ella fue quien me enseñó aquella guerra de hace quince años.

Francisco Robles

Informático que vive en una habitación con olor a moho mientras tiene extraños ciclos de sueño. Fanático de From Software y Team Shanghai Alice, devorador de manga y anime.

  1. Karuso

    Los juegos de aviones son de los simuladores que acercan a las personas a sus sueños de volar.

    Y las BSO de los ace combat son siempre epicas.

  2. Musedoom

    Siempre me han gustado los simuladores aéreos tanto de aviones como de helicópteros pero desgraciadamente al ser un gamer de Pc desde hace más de 15 años nunca he tenido la oportunidad de jugar un Ace Combat en mi ordenador. (Hace poco llegó Assault Horizon en Pc pero no lo he probado).

    Sin embargo a finales de los 90 iba muchas veces a jugar a la casa de un amigo que tenía una PlayStation e imagina que juego tenía…Ace Combat 3: Electrosphere

    Lo jugué muy pocas veces pero me encantaba y siempre que iba a su casa me viciaba. Una gran saga de juegos.