La generación de la apatía

Son ya varias las nuevas generaciones de consolas las que llevo a mis espaldas, y no me cabe duda de que la recién estrenada es la que menos ilusión, curiosidad y expectación me ha generado. Es difícil analizar y comparar cada nueva generación con la anterior ya que sucede en circunstancias y preceptos dispares y, por leyes de la naturaleza, nosotros las hemos vivido a distintas edades.

Hay que asumirlo, por mucho que a los que superamos la treintena nos guste ir de veteranos y “viejunos” en esto de los videojuegos, somos todavía unos imberbes que hemos vivido cada uno de los cambios generacionales consoleros en ciclos de nuestra vida muy distintos como para compararlos. La nostalgia aplica generalmente un filtro sobre nuestros recuerdos que hipnotiza nuestros sentidos, evitando que podamos comparar en igualdad de condiciones el pasado y el presente.

Princess_Peach's_Castle_-_Inside

Tengo el mejor recuerdo de un cambio generacional con la Nintendo 64. Tenía 14 años cuando arranqué por primera vez ese histórico Mario 64 y contemplé atónito cómo podía desplazarme en todas las direcciones de pantalla y mover a mi antojo a mi querido Mario. Sin duda es el shock tecnológico más grande que recuerdo en cuanto a videojuegos.  Por aquel entonces, tener 14 años significaba ser todavía un niño, y la impresión que suponía para un niño que había empezado a jugar a videojuegos a la misma edad que había empezado a ir a la escuela descubrir esa inmensidad tecnológica es difícilmente equiparable a la de un adulto.

Ahora que lo pienso, creo que el salto de 8 a 16 bits no fue tan impactante como el de 16 a 32/64. Es curioso cómo los saltos generacionales han sido exponenciales hasta alcanzar un culmen donde empiezan a ser cada vez más sutiles. O al menos eso es lo que siento yo con cada nueva generación. Pero volviendo a mis remembranzas de nuevas generaciones, creo que la siguiente que más me impactó fue probablemente la de 128 bits, es decir, abandonar mi Nintendo 64 para coger el mando de una PlayStation 2 y estrenarla con un Gran Turismo 3 que me dejó de nuevo con la boca abierta. Tenía entonces 19 años y mi vida estaba en pleno climax adolescente. Entonces ya valoraba otros parámetros que probablemente no llegaría siquiera a apreciar en mi anterior salto generacional: sonidos, voces, doblajes, música, físicas, partículas, colisiones…por supuesto por aquel entonces a muchos de esos parámetros no sabría ponerles nombre o simplemente compartimentarlos como lo puedo hacer ahora, pero sin duda era capaz de apreciarlos en su conjunto y sentir que marcaban la diferencia. Eran nuevas sensaciones que nuevamente sintetizaban una nueva experiencia tecnológica distinta y distante de lo vivido hasta entonces.

picture0184ojEl siguiente, y más reciente cambio generacional fue el de 2006. Todavía exprimiendo PlayStation 2 y GameCube al fin di el salto a Xbox 360. Parece que fue ayer y ya han pasado 7 años. Y 7 años, estimados camaradas, representan un cambio importante en muchas vidas. No obstante, el verdadero cambio generacional lo di cuando me deshice de mi televisor CRT de 17 pulgadas y me hice con una pantalla plana HD de 27 pulgadas, conectando mi consola mediante un cable por componentes. Esa primera partida en alta resolución a Lost Planet sí supuso ser consciente de que estábamos ante una nueva generación, al menos en el plano visual, que es generalmente el que más marca la diferencia. Pero esta vez no se trataba sólo de lo visual, había nuevas experiencias al mando de una consola que marcaban un antes y un después. En mi opinión la principal ha sido la explosión de los servicios online para consolas: descarga de juegos, conexión permanente con amigos, unirse con facilidad y rapidez a partidas online, contenidos descargables…en definitiva un enorme abanico de posibilidades que se abrían por primera vez en una consola.

HD, servicios online y, cómo no, nuevos sistemas de control (Wii, Move, Kinect) han marcado a fuego esta generación que está dando sus últimos coletazos, y que considero una de las más importantes de la historia, por todo lo que ha representado a muchos niveles, sobre todo por “normalizar” más que nunca los videojuegos en la sociedad, aunque todavía quede camino por recorrer.

Quizás por haber sido la que cierra una generación tan importante e innovadora en muchos aspectos, la que acaba de abrirse parezca tan poco atractiva.

Nintendo ha querido usar la baza de innovar nuevamente con el control sacrificando la potencia técnica, pero la idea de la tableta-mando parece estar condenada al fracaso desde su inicio: una idea poco inspirada que parece ser un corta-copia-pega por un lado de ideas rescatadas de otros proyectos y por otro de las modas reinantes en el momento del lanzamiento. Ni siquiera la propia Nintendo parece saber qué hacer con su invento, y desde luego no serán las third parties las que le saquen las castañas del fuego.

3215a0893b1383c5872110521e348521f9914a91

¿Esto es lo que define la nueva generación?

Sony y Microsoft por su parte han sido totalmente conservadoras. Básicamente han recopilado todo lo que han ido incorporando a sus anteriores consolas y lo han vendido en un nuevo pack vitaminado y mineralizado con un paquete muy atractivo pero con un contenido muy justo. Si la máxima novedad de esta generación es poder compartir mis gameplays con todo el mundo –otra moda del momento-  entonces es que alguien está muy falto de ideas, o muy falto de agallas. O yo soy muy raro, que lo soy, pero esa es otra historia.

Con el paso de los años hemos aprendido que los juegos de lanzamiento no son base fiable para juzgar el potencial técnico de una consola, pero también hemos aprendido que en cada arranque de generación hay nuevas experiencias o servicios que definen los pilares de lo que está por venir, más allá del puro aspecto visual y que son las que verdaderamente nos presentan un nuevo y prometedor futuro. Yo de momento no las he visto. Vale, quizás tampoco me he fijado. A lo mejor no me interesa. Vale, lo admito, la nueva generación me resbala. Obviamente como jugador dedicado que soy terminaré por unirme a ella para no quedarme fuera de juego, pero será más por inercia que por impulso.

Image3

No soy el único que muestra apatía ante esta nueva era en el mundo del  videojuego, y me niego a creer que sea por la edad, como parecen alegar algunos. Si recién superada la treintena ya he perdido la ilusión por una nueva generación de consolas es que a lo mejor no soy tan “hardcore gamer” como me creo. Más bien, se están perdiendo las ideas, o se están perdiendo las ganas. Esto siempre ha consistido en ganar dinero, por más románticos que nos pongamos con los viejos tiempos, pero las tácticas para hacerlo han cambiado con los años y cada vez son más rastreras e invitan al conservadurismo. Más si cabe en esta mala etapa económica, otro factor que condiciona la comparación entre generaciones.

No sé si ésta es la generación de la apatía, pero desde luego no está la cosa para globos y confeti.

Yova Turnes

Informático enamorado de Internet y la tecnología, gamer core y cantante de Metal Extremo. Colabora en diversos medios y es creador de Doblajevideojuegos y Gamerdic entre otras.

  1. De la Hoz

    Bueno, no es tanto por edad como por pura matemática y exceso de epifanía.

    Dos apuntes:

    -“Por aquel entonces, tener 14 años significaba ser todavía un niño”

    Sí y no. Un poco arriesgado (e ingenuo) soltar esa frase, que de todo hubo.

    -“Ahora que lo pienso, creo que el salto de 8 a 16 bits no fue tan impactante como el de 16 a 32/64”

    Sí que lo fue. Imagina pasar de Phantis a Gunstar Heroes, por ejemplo.

    Por otra parte, el error es pensar que la generación actual se define exclusivamente por PS4 o Xbox ONE; la actual generación también está en mi PC (independientemente de que sea superior o no a esas máquinas) cuando juego a Papers Please o la suegra se vicia al Candy Crush.
    La generación actual es todo, porque tienes lo que la precedió junto al músculo dando pasitos.
    Pasitos que cada vez hacen menos ruido para los que ya estamos un pelín sordos.

    Igual sí es la edad, eh.

    Responder
    • Yova Turnes

      Bueno, lo de ser un niño con 14 años quizás es porque yo me crié en un pueblo y allí sí que éramos niños.

      Y para mi la generación -de consolas- sólo atañe a las consolas, lo demás va más con las modas y las tendencias en el mundo de los videojuegos y el entretenimiento en general. Y el PC va por libre.

      Responder
  2. Raul Factory

    Aunque con la diferencia de edad mediante, ya que un servidor contaba con 19 años para la N64, me siento totalmente identificado con su texto.
    De hecho, considero que esta nueva generación de consolas ha llegado demasiado pronto y sólo obedece a una necesidad consumo.
    Excelente reflexión.

    Responder
  3. salore78

    Totalmente acertada y compartida reflexión.
    A mis 35 años no me ha aparecido ni un ápice de hype para las nuevas consolas y sus supuestas virtudes que nos llevará a un mundo totalmente interconectado para saber todos el momento que vamos a defecar.

    Aún recuerdo cuando me compré la PS2, precisamente con el pack del Gran Turismo 3, con 23 años. Al llegar a casa y enchufarla metía unos saltos de alegría y unos gritos de alucine que no veas.
    Incluso recuerdo la noche anterior de comprar la PS3, y ya con 29 años, no poder dormir de los nervios sabiendo que el día siguiente me iba a comprar la consola.

    Personalmente creo que la edad influye un poco, incluso me pasa con los juegos de estreno, en esta generación si me he comprado 5 el día de estreno ya son muchos. Me hago con los juegos al cabo de bastante tiempo de que hayan salido y no porqué no haya juegos que no valen la pena comprarlos recién salidos, sino por varios factores; falta de tiempo para jugar, esperar que sean más económicos, esperar la edición GOTY con todos los DLC,etc.

    Creo que la falta de apatía por la nueva generación es un combinado de varios ingredientes, donde la edad es el que menos cantidad aporta. La situación de crisis galopante, la falta de catálogo inicial convincente, el no comprar un aparato electrónico nuevo a la espera de solución de los fallos iniciales, la espera de la rebaja de precio de las nuevas máquinas, el no tener claro lo que nos va ofrecer la nextgen y todos los juegos pendientes de jugar de la generación que nos deja son otros de los ingredientes de este cóctel explosivo.

    Responder
  4. Anxobc

    Estoy bastante de acuerdo con Yova.

    Todavía tengo interés/hype con determinados títulos, pero son cosas contadas como Thief o Dark Souls 2 que caerán de salida en donde sea (si solo salen para nueva generación será en PC). Lo que no tengo ni se atisba a corto plazo es interés alguno por la nueva generación, no sé si por los títulos presentados, si por las características de la consola… no encuentro nada que me llame la atención lo suficiente como para hacerme con ellas.

    En cuanto al comentario sobre Papers Please, no creo que eso pueda considerarse como nueva generación ya que si sale hace 2, 3 o 5 años podríamos haberlo jugado con los compatibles del momento.

    Responder
  5. De la Hoz

    Lo que quiero decir es que la nueva generación está sólo en vuestras cabezas. Los paradigmas no se inyectan en vena, pues son consecuencia lógica y natural de emociones que dependen del aprendizaje previo y es imposible reproducirlos artificialmente, de ahí que surja la decepción cuando queremos tener otra primera vez por milésima vez.

    Así que no es gratuito mencionar Papers Please o cualquier otro juego que se sirva en mayor o menor medida de los avances tecnológicos o narrativos, del músculo puro o ecuaciones que años ha se consideraban ciencia-ficción
    .
    Las generaciones se dictan también por corrientes, actitudes, modelos, tendencias y un largo etc que no tiene nada que ver con el mero progreso tecnológico aunque éste sea a veces el centro de gravedad legítimo.

    Por ello insisto, la generación actual lo es todo, porque todo está al alcance de nuestras manos.

    Responder
  6. Blissy

    Estoy con Raúl cuando dice que la nueva generación ha llegado más bien por una necesidad de consumo, pero no olvidemos que esta industria es ante todo eso, un negocio. Poco puedo hablar por mi corta edad de perspectiva en cuanto a generaciones, pero como de toda la vida he jugado en PC, realmente las generaciones en sí para mí no existen. Por otra parte, ayer leí que PS4 ha vendido ya 80.000 en los pocos días que lleva a la venta, así que en general no diría que hay poca expectación con la nueva generación, sino más bien que la gente ahora mismo está poniendo por encima el “nueva generación” que el producto en sí (los juegos).

    Responder
  7. Ricardo

    ¿Pero hay alguna generación de consolas que haya llegado por algo que no sea necesidad de consumo?

    Responder
  8. Ricardo

    ¿Y cuándo nos referimos a necesidad de consumo? ¿Nos referimos a la necesidad de la compañía porque consumamos o el impulso del consumidor por consumir? Supongo que ambos impulsos se retroalimentan y los videojuegos como cualquier bien de consumo entran en esa dinámica.

    Responder
  9. raul

    Yo como veterano en esto ,tengo 37 años , si creo que influye la edad en el interes que te puede despertar la nuevas generaciones de consolas.
    Aunque yo el verdadero cambio lo he notado en la sobresaturación de juegos que hay en el mercado, hay tanta cantidad de tan distintas calidades y tan poca variedad (juegos que parecen clones de otros que a la vez son clones de otros) ,que a mi personalmente me abruma y me desconcierta ,tanto que me genera apatia. Y esas es una de las razones por las que yo creo que estan triunfando juegos que se podrian haber hecho hace muchos años (como por ejemplo paper ,please ,que se esta hablando aqui) simplemente por jugar a algo diferente.
    Creo que ya no prima tanto los avanzes tecnologicos como la jugabilidad o buscar experiencias diferentes

    Responder
  10. DavidG

    Aquí otro viejuno (41 tacos)

    En mi humilde opinión lo que ha marcado cada salto generacional ha sido lo técnico, el tema gráfico y sonoro. A mi todo esto, aunque soy capaz de admirarlo y valorarlo, personalmente, muy personalmente, me es indiferente, en su momento me divirtió lo mismo tanto un Sir Fred como un Doom, un Half Life o un GTA IV, así que los saltos generacionales jamás me emocionaron demasiado, las maquinas que he ido adquiriendo han sido más por algún juego que me interesaba de la nueva generación o por un generoso regalo de mis allegados.

    Dicho todo esto, fuera aparte de mis sentimientos personales, es obvio, claro y diáfano que cada salto generacional ha sido menos “necesario” que el anterior y que en concreto el actual, cambia tan poco en lo técnico que es casi una extensión de la misma generación. El salto es mucho más comercial que técnico. Lo cual no es tan lícito de hacer como el salto de 8 a 16 bits. Las compañías están ahí para ganar dinero.

    Y todo lo dicho no tiene que ver con la edad que tuvieramos en cada salto sino con la curva de progresión de una generación a otra que cada vez es una pendiente menos inclinada.

    Y todo esto es normal, sólo pensad lo que avanzó la tecnología en los años 90 y lo que ha avanzado en lo que llevamos de siglo XXI. Seguimos avanzando, sí, pero a menor velocidad.

    Responder
  11. Rodri

    Voy a dar mi opinión desde mis escasos 22 años, :P.

    Yo sigo manteniendo la ilusión (cierta ilusión, no es la misma que cuando jugué a Mario 64 la primera vez, sin duda). Soy consciente de la falta de innovación y “revolución” de la que hablas, pero no sé, mantengo esa cierta ilusión.

    Creo que gran parte de la culpa es cosa de la edad y de las circunstancias que van parejas a ella. Seguro que no es lo mismo que yo me compre una consola nueva, que estoy estudiando y no tengo grandes responsabilidades, que alguien en la treintenta con mujer, hijos, trabajo, etc.

    Responder
  12. Fernando

    Yo a mis 36 años si que tengo ilusión y estoy seguro que todos la vas a recuperar a base de juegos.

    Porque no nos engañemos todo se basa en eso, juegos, y es cierto que está generación ha arrancado muy escaso de ellos y todo por carretera ser primera poner su máquina el mercado.

    Aún así, no estoy de acuerdo con que la generación no ha innovado nada.

    La gestión de la conexión, descargas, instalaciones en segundo plano mientras jugamos, integración con redes sociales, todo se ha llevado más allá.

    Es más, está generación no ha innovado más porque nosotros los jugadores no hemos querido. Negandonos a dar este paso hemos frenado a la industria ya que la Xbox one en sus orígenes si tenía ideas nuevas y de haber salido adelante ps4 hubiera seguido mismo camino.

    Responder
  13. SR PAQUITO

    40 años y jugando desde los 12… casi siempre recuerdo el cambio de plataforma de la misma manera.

    Quise un C64 y me trajeron un spectrum. Vi strider, rainbow islands y flying shark y quise un Amiga que trajeron los reyes. Ahorré dinero porque vi super ghouls and ghosts y quise una snes. Vi doom, y quise un pc. Vi battle arena toshinden y tomb raider y quería una psx. Lo mismo ocurrió con Mario 64, Jet set radio, Ninja Gaiden, Gears of War, God of War, Mario Galaxy, … En casa hay varias generaciones de consolas, pero creo que de momento por mucho tiempo, paradójicamente ahora que puedo permitírmelo, me planto, al menos por un buen tiempo.

    Hay dos razones importantes.

    1) Tengo en la estantería, muchos juegos sin abrir, Ni no kuni, Red dead redemption, bayonetta, bioshock infinite, starcraft II, y así como otros 30. No tengo mucho tiempo.

    2) No tengo absolutamente ninguna ilusión por jugar a ninguno de los nuevos? juegos que la generación trae. De hecho, el juego que más espero a día de hoy es el remake de Gabriel Knight y que se decidan a un port de pinball illusions para ios…

    Innovación? Yo sólo quiero un buen gameplay con/sin (preferiblemente con) una buena historia.

    Y estoy cansado de refritos de lo mismo, de clichés y de ultragráficos con jugabilidad mediocre. Respecto al multiplayer y los kinect, en casa me sobran ambos dos.

    Responder
  14. Musedoom

    Yo viví un gran cambio aunque no de generación en sí. Pase de la cuarta generación de portatiles con la Game Boy a la cuarta generación de las no portatiles con la Sega Megadrive. Pero como si lo fuera porque una era de 8 bits y la otra de 16 bits y el cambio fue notable.

    Ya apartir del 94/95 tuve mi primer Pc y no volví a poseer una consola asi que no he palpado más cambios de ese estilo como otros puesto que en Pc la cosa evoluciona gradualmente y no a “saltos”.

    Aun así me gusta informarme lo que puedo y la verdad es que desde que vi esta nueva generación y toda la pomposidad que le ha acompañado no me ha parecido para nada revolucionaria. Ha sido algo más continuista de lo que ya había que un salto cualitativo. Yo tengo claro que me seguiré quedando con mi Pccito xD

    Responder

Comentar

  • (will not be published)