Neverwinter. No es otro Free to Play

En una época donde los MMO con cuotas de suscripción mensual están decayendo poco a poco, los únicos que parecen mantenerse en pie son el hijo mimado de los publicistas Blizzard, y el más que recomendable Rift, de Trion Worlds. Recordemos que la mayoría de estos títulos acabaron por ceder al nuevo modelo de mercado, el Free to Play, es decir, no pagamos un duro por jugarlo, aunque algunas compañías europeas se quieran pasar de listas, como Innova o Gameforge.

El pasado fin de semana tuve la oportunidad de participar en la tercera Beta Cerrada de D&D Neverwinter, un MMORPG desarrollado por Cryptic Studios, que no hay que confundir con la obra de los fallecidos Bioware, aunque cuenta, cómo no, con la colaboración de Wizards of the Coast, quienes nos muestran las Reglas de la 4ª Edición de Dungeons & Dragons.

D&D Neverwinter es un MMORPG para PC basado, como ya todos deberíamos de conocer, en la ciudad de Neverwinter (o Noyvern), y ambientado cien años después de la segunda parte de una de las obras más adoradas por los fans de Bioware: Neverwinter Nights. Nos situamos en la Costa de la Espada, en el continente de Faerûn, en una ciudad que fue desolada por las llamas, la llamada Joya del Norte, donde los peligros parecen no terminar todavía… y para eso estamos nosotros, para ayudar a combatir las fuerzas que amenazan la región.

A nivel 20 adquieres una habilidad para monturas.

Como en cualquier juego de rol online, al empezar creamos a nuestro personaje. Nos ofrecen siete razas a elegir: Humanos, Elfos, Semi-Elfos, Enanos, Medianos, Tieflings y Semi-Orcos, además de un bonito “coming soon” que TODO el mundo sabe que son los Drow, o Elfos Oscuros, la raza a la que pertenece Drizzt Do’Urden, el elfo más famoso de los Reinos Olvidados. A continuación elegimos la clase de nuestro personaje, aunque de momento sólo tenemos confirmadas cinco de ellas: Guardian Fighter, Control Wizard, Trickster Rogue, Devoted Cleric y Great Weapon Fighter. Más adelante también nos mostrarán una nueva clase de la que se barajan múltiples posibilidades, entre ellas la más “solicitada”: el Ranger o Arquero.

Por supuesto nos hacen tirar los dados al más puro estilo D&D, para confirmar nuestras características: fuerza, constitución, destreza, inteligencia, sabiduría y carisma (¿recordáis cuando sólo nos subíamos puntos de carisma para que los mercaderes nos vendieran las cositas más baratas? Qué cabrones listos éramos).

En Neverwinter podemos personalizar nuestro personaje de mil maneras distintas, tanto usando las predeterminadas como en el menú de personalizar, donde le podremos estirar las orejas o agrandar los ojos de ese elfo o humano al que le queda fea la cara predeterminada. Estamos ante un MMO, así que podemos encontrar las más variopintas combinaciones de cabellos y rostros, así como nombres cachondetes o más serios, siguiendo el ritmo de lo que estás a punto de jugar. También se nos ofrece la posibilidad de generar un nombre automático, si andamos cortos de ideas.

Nada más empezar, aparecemos en una playa, donde un soldado nos encarga la primera misión, que básicamente es “familiarízate con tu entorno, así como con tu teclado y ratón”. La interfaz es muy simple, pero a la vez ordenada y para nada sobrecargada, donde en todo momento podemos estar al tanto de nuestra vida, el tiempo de recarga de las habilidades, la vida de nuestro compañero en la party, y por ejemplo de las misiones que tengamos activas en ese momento. Evidentemente podremos sustituir unas habilidades por otras, según la situación, para colocarlas en el acceso que les adjudiquemos. Como todo o casi todo MMO, tenemos un amplio árbol de habilidades, que desbloquearemos según avancemos de nivel, aparte de algunas diarias que durante determinado tiempo nos ofrecerán algunas ventajas.

Neverwinter nos muestra también las adoradas instances, aquí llamadas Skirmish, que cada ciertos niveles se nos aparecerán automáticamente en forma de misión. Si alguien ha jugado a Lord Of The Rings Online, verá que estas instances actúan del mismo modo: puedes crear tu propio grupo con amigos o bien puedes anunciarlo, y la gente se irá uniendo. Cuando todo el grupo acepte su invitación, entraréis automáticamente en la Skirmish. En estas instances normalmente es conveniente participar en grupo, y en ellas podemos encontrar desde un libro contándonos un poco de historia hasta un cofre enorme con diferentes tesoros. También encontraremos objetos individuales para cada clase, ya que dependen de una habilidad pasiva propia, aunque también pueden ser recogidos si dispones del kit de herramientas necesario.

Lo más llamativo y original que ofrece Neverwinter es The Foundry. ¿The Foundry? Sí, The Foundry. ¿Recordáis la Aurora Tool del Neverwinter Nights? La herramienta Aurora era un creador/editor de módulos de campaña, es decir, podíamos crear nuestros propios mapas y misiones, independientes de la historia. The Foundry nos regala esa misma función, el poder crear un mapa de aventuras, con misiones que ideamos nosotros mismos, que podremos ver en el tablón de anuncios de las ciudades y distritos, y para los cuales existe un tiempo de espera para poder participar. En estos tablones de anuncios se nos dará la posibilidad tanto de probarlas como de puntuarlas, manteniendo así los mejores puntuados en los puestos más altos.

D&D Neverwinter es, gráficamente, una maravilla, nada tiene que envidiar a otros Free to Play, es cuidadoso con los detalles en los diferentes escenarios, aunque no tanto en los personajes, pero ¿quién se fijaría en tu cara de elfo-retromongo cuando le estáis dando de palos a algún jefecillo de una mazmorra?

Hablando de detalles, la tipografía del juego es exactamente la misma que la de Lord Of The Rings Online, así como muchos aspectos en la interfaz y jugabilidad. La banda sonora es un aspecto importante a añadir, ya que se adapta totalmente al entorno en el que nos encontramos, y aunque no sea de Jeremy soule, le da un aspecto más que épico medieval al juego. Otro aspecto muy llamativo son la cantidad de npc (personajes no jugadores) que podemos encontrar en las ciudades y distritos, y la gran mayoría con los cuales interactuamos tienen su propio diálogo con voz, una voz para nada forzada.

La única pega casi importante que puede tener este juego es el idioma, ya que está en francés, inglés y alemán, y ya sabemos todos que se habla alemán en muchas partes del mundo fuera de Alemania, no como el español… En resumen, Neverwinter es un juego que puede agradar a cualquier fan de los RPG, por supuesto a los seguidores de Dungeons & Dragons y Neverwinter Nights, donde no tenemos que abonar cuotas mensuales ni adquirir ventajas mediante pagos, y donde una gran historia nos puede tener enganchados y con ganas de conocer aun más.

Esa sensación al volver a visitar el distrito de Lago Negro no se puede describir con palabras. Neverwinter es mucho más que eso, no es otro Free to Play más.

  1. _~lee~_

    Ufff, que bien me lo pasé con NWN en su día, lastima que lo poco que he visto de este no me atraiga.

    Aún así tu eres mucho mas experta que yo en este genero, lo mismo le termino dando una oportunidad.

    Responder
  2. carlos

    juegazo solo le falta crecer un poco mas, misiones, clases y esas cosas que se van haciendo con el tiempo, pero reusmiendo todo deje de pagar al wow para engancharme a este.
    Definitivamente esta muy por encima de la media de los f2p y además ambientado en D&D, eso si es una joya, y que decir del sistea de combate muy dinamico y el arte de sus graficos, una joyita muy infravalorada este juego por falta de publicida y porque la gente no sabe ingles.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)