Notas españolas

España es un país en el que las ilusiones se van rápido, las decepciones se acumulan, y en el que cualquier español se da cuenta de que hay algo que está fallando desde hace siglos, lo que produce un cansancio histórico.

Arturo Pérez-Reverte.

Van ustedes a permitirme una pequeña dosis de auto-bombo para poder introducir el tema a tratar. Administro una página web llamada DeVuego, centrada exclusivamente en dar cobertura a videojuegos desarrollados en España. Este proyecto incluye entre otras cosas una base de datos de videojuegos que recopila, entre otros muchos datos, análisis publicados en diversos medios de cada videojuego y hace una media de la nota entre todas aquellas que incluyan una puntuación. Una especie de Metacritic, en esencia, pero con la particularidad de calcular, además de la nota global, una nota media parcial diferenciando medios extranjeros y medios españoles.

El caso es que tras añadir más de 1400 críticas, análisis, reseñas o como quieran llamarlas (su denominación adecuada daría lugar a otro debate), y aunque por supuesto no las he leído todas -ni siquiera un porcentaje decente de ellas- , a golpe de vista he extraído frases y comentarios que me han llamado poderosamente la atención. Y por supuesto del estudio de las diferencias -a menudo muy notables- entre las notas otorgadas por medios extranjeros y las otorgadas por medios españoles a un videojuego español puede uno extraer muchas conclusiones, o cuanto menos en mi caso, hacerse muchas preguntas.

Fuente: DeVuego BD

Fuente: DeVuego BD

Es importante hacerse a la idea de que España nunca ha sido una gran productora de videojuegos. Lejos queda ya esa célebre era dorada que vivió a caballo entre los 80 y los 90 -enaltecida en demasía, según algunos, por la nostalgia- donde los medios de prensa especializada, en cantidad puramente testimonial, trabajaban de una manera radicalmente diferente a como lo hacen hoy en día. La producción durante los 90 fue muy escasa, con Dinamic Multimedia como mayor protagonista y Bit Managers, Exelweiss o Revistronic como actores de reparto. Aunque en los 2000 se sumaron Pyro Studios, Rebel Act, Pendulo Studios, Virtual Toys o Enigma como estudios destacados, y si bien no solía faltar calidad, durante dos décadas la producción española de videojuegos ha sido prácticamente anecdótica.

Hablo de cantidad porque me imagino que es difícil para la prensa especializada de un país hablar con normalidad de videojuegos creados dentro de sus fronteras cuando esta situación es a todas luces extraña. Y creo que esta situación extraña hace que los periodistas -profesionales o no- se encuentren en una difícil tesitura a la hora de enfrentarse con el análisis o la reseña de un videojuego español. Parece surgir una mezcla de ilusión y desconfianza que suele dar como resultado valoraciones que rayan desde la condescendencia al asombro, pasando por el desprecio absoluto o la exaltación desmedida. Parece que no hay un modo neutro, imparcial, desinfectado, de manifestarse ante la crítica del videojuego patrio.

Este juego es tan bueno que no parece español.

Un medio cualquiera.

Esta frase, igual o parecida, pero con el mismo significado, me la he encontrado en más de una ocasión durante mi periplo en la búsqueda de valoraciones para incluir en mi web. Como se suele decir se dice el pecado pero no el pecador, aunque puedo decir que pecadores en este caso me he encontrado bastantes. Parece representar un sentir extendido no sólo entre la prensa, sino también entre los jugadores de este país. ¿Y por qué?

Podríamos entrar ahora en una reflexión que va mucho más allá de los videojuegos, y que penetra en lo más profundo de nuestra esencia como habitantes de este país llamado España. Se trata de la percepción que tenemos de nosotros mismos: “vagos”, “jaraneros”, “pícaros”, “trepas”, “país de pandereta”, “país de chorizos, etc, etc. Por lo general tendemos a despreciarnos como seres humanos entre nosotros. “Lo que se hace aquí no se valora, lo que viene de fuera sí”, y múltiples sentencias similares las hemos escuchado a menudo durante toda nuestra vida. Es, al mismo tiempo, una recriminación por ser como somos y una condena por esa recriminación. Somos así, quizás.

Este es un país de delincuentes y chorizos.

Julio Anguita.

La crítica de videojuegos españoles desde medios españoles sufre, como no podía ser de otra manera, de esta crítica del español medio y por tanto es difícil encontrarse, por lo general, con una valoración estándar, normalizada, similar a las que se hacen de los juegos extranjeros. Ya sé que la “crítica objetiva” es prácticamente un oxímoron, pero sí creo que al menos esa subjetiva objetividad del crítico no debería verse tan impregnada del apartado terrenal, sea para bien o para mal.

Llevo años escribiendo análisis de videojuegos y aunque con los años he cambiado la forma de enfocarlos y -quiero creer- he mejorado en su calidad, hay un apartado que creo he intentando mantener: la crítica constructiva. No soy desarrollador ni un gran conocedor del mundo del videojuego, pero como jugador veterano sí creo que puedo aportar mi visión no sólo de en qué falla un videojuego, sino también de qué podría haber hecho para ser mejor.

Un juego hecho por 4 gatos españistanes, que posee unos graficos mierder, un desarrollo de juego que va ‘a trompicones’ y en donde tienes que dar mas vueltas que una peonza para avanzar en el desarrollo le encasquetais una puntuación de 8’5?

Tocate los cojones ni la hobby controlas bufa tanto sus puntuaciones se nota que os han pasado un maletín a la hora de hacer el analisis…

El usuario medio español [Nota del editor, se han respetado las faltas de ortografía originales de la cita].

Esta parte de la crítica ha cobrado especial importancia desde que me he centrado en el videojuego español desde el enfoque de alguien que quiere apoyarlo de algún modo. Es común que la gente que colabora conmigo me pregunte “¿Y si el juego es malo?” Mi respuesta es sencilla: si el juego es malo, hay que decirlo, pero sobre todo, hay que decir por qué es malo y cómo podría mejorarse. De hecho, en el medio que dirijo creo que podemos estar orgullosos de ser críticos con los videojuegos que no nos han gustado, de decir abiertamente que no son buenos juegos, pero al mismo tiempo exponer claramente esos motivos.

Todas estas flores vienen a colación de cómo creo que debe enfocarse la crítica de videojuegos en general, pero especialmente si lo que estamos tratando es un producto que pretendemos apoyar. En el caso del videojuego español para mí no es una cuestión de patriotismos, es la mera búsqueda de un denominador común y cercano que pueda usarse como punto de apoyo para impulsar de un modo controlado y eficaz un medio artístico que me apasiona. Siempre he preferido centrarme en un núcleo pequeño que ayude a expandir la periferia.

El que lo vea de un modo ciegamente patriótico y pretenda enaltecer el videojuego hecho en España por esta mera característica estará haciendo un flaco favor a nuestra industria. La prensa especializada debe crecer de la mano de la industria, madurar a su lado y ser capaz de apoyar de un modo visible pero crítico -más todavía si cabe- al videojuego de su país. De hecho, creo que es mucho más productiva la indiferencia ante el hecho de la procedencia o la nacionalidad de sus desarrolladores, que tratar de disimular vagamente una adulación forzada.

Uno de los mejores halagos que te pueden hacer aquí en España es “hostia, este juego no parece español”. ¿Sabes? Es un halago fantástico.

Antonio Iglesias (Kraken Empire)

Para los del otro bando, aquellos que pretenden hundir, difamar o ridiculizar un videojuego por el anecdótico hecho de ser español, poco puedo decir. Sí puedo dirigirme a aquellos que se sorprenden de la calidad de un videojuego realizado dentro de nuestras fronteras. Creo que está sobradamente demostrado que en España hay un gran talento para la producción artística y que, a pesar de los clichés, sí tenemos una enorme capacidad de trabajo. Las mayores barreras que tenemos son generalmente de tipo gubernamental, de un sistema burocrático arcaico y entorpecedor que bloquea la iniciativa de muchas personas talentosas que se ven sobrepasadas por las barreras de acceso y ceden ante la desesperación. Pero sí, aquí tenemos la materia prima para realizar excelentes trabajos en cualquier medio, incluido el videojuego.

A continuación cito algunos ejemplos de videojuegos que han sufrido una visión netamente diferente en base al origen de la crítica.

cslof

En el caso de Castlevania: Lords of Shadow, la diferencia es resaltable tanto en la primera como en la segunda parte, pero especialmente en la segunda, donde creo que todos, tanto jugadores como críticos, coincidimos en la clara bajada de calidad respecto a la primera incursión de MercurySteam en la saga de Castlevania. No obstante, parece que esta es más marcada para la prensa extranjera que para la española. ¿Duele criticar un videojuego español o simplemente duele criticar un juego triple A? Es difícil valorar la razón, pero a mi juicio me parece más que obvio que nos ha costado no valorar positivamente el que ha sido uno de las producciones más importantes de la historia de nuestro videojuego.

randals

En lo que respecta a la aventura gráfica independiente de Nexus Game Studio, Randal’s Monday, muchos aluden a un sentido del humor de gusto claramente español -una de las principales bazas del juego- como razón de que el juego no haya triunfado fuera de aquí. No obstante, una diferencia de 20 puntos es muy significativa como para achacarla únicamente a una percepción diferente del humor, y más cuando, curiosamente, algunas de las notas más altas han venido precisamente de medios extranjeros. A mi juicio, y es precisamente lo que critiqué en mi análisis, se trata de un homenaje tan fiel a las aventuras clásicas que no aporta prácticamente nada. Para muchos medios nacionales esto ha sido un acierto, mientras que la gran mayoría de los foráneos han castigado duramente esta falta de innovación.

zaczero

El cuanto al videojuego Zack Zero, del estudio independiente Crocodile Entertainment, nos encontramos uno de los casos más dramáticos que he encontrado. Las críticas se polarizan claramente hacia un lado u otro en base a su origen. A mi juicio, y sin entrar a juzgar la calidad del título, que personalmente no he jugado, creo que podríamos achacar esta aparente generosidad con las notas a la fecha de salida del juego. En 2012 nos encontramos ya en plena ebullición del videojuego independiente a nivel mundial, pero en España, aunque la producción era ya excelente en cuanto a cantidad, se centraba principalmente en dispositivos móviles. Zack Zero fue de los primeros videojuegos independientes españoles en lanzarse en PC, aparecer en Steam, etc. y además contaba con el pedigree de haber sido desarrollado por varios ex-Dinamic Multimedia (Carlos e Ignacio Abril, y Alberto Moreno) lo que lo convertía en una perita en dulce para la prensa nacional, que masivamente lo valoraba con notables altos, contrastando con los aprobados y suspensos de los medios foráneos.

 fallen

Antes de triunfar a nivel comercial con su saga multimedia InviZimals, el estudio barcelonés Novarama debutaba en la industria del videojuego que mezclaba acción y estrategia, con un look radicalmente diferente al de sus posteriores trabajos: Fallen Lords: Condemnation. En este caso, y aunque el número de críticas no es tan significativo como en los casos anteriores, llama clamorosamente la atención la polarización de las notas. Es justo indicar que sólo uno de los medios españoles le otorga una nota superior al 8, y que el resto se mantiene entorno al 6-7, por tanto la diferencia no sería tan exagerada como muestra la media final. No obstante, parece bastante coherente pensar que la incursión en el año 2005 de un videojuego español con el aspecto de Fallen Lords en una época tan “triste” para el desarrollo en este país, habría “ilusionado” especialmente a los medios. Siendo el juego mediocre -como parece que es- y siendo suspendido por la práctica totalidad de los medios extranjeros, parece que hay una leve condescencia con el título por parte de la prensa española haciendo que la apreciación pase del suspenso o el aprobado raspado hasta el “bien” o el notable alto.

ark

AR-K, el videojuego del estudio Gato Salvaje, parece otra aventura gráfica que sufre de las diferencias de criterio en este género en concreto, tan querido dentro de nuestras fronteras, pero cuya fuerte carga narrativa, de diálogos y sobre todo de diversas convenciones del humor parece influir negativamente cuando los trabajos realizados aquí son analizados por la prensa extranjera. Aunque entre la propia prensa nacional hay disparidad de opiniones que van desde el notable alto al “bien”, los medios foráneos parecen más claramente centrados en suspender el videojuego del estudio gallego.

invizimals

Volvemos con Novarama, y en este caso con la primera edición de su conocida franquicia. InviZimals es un tipo de juego muy particular, con un público objetivo muy concreto, y que quizás no es el típico juego que analiza -o deba analizar- cualquier redactor. Probablemente las críticas sean dispares por este motivo, pero aunque vemos algún medio extranjero dando muy buenas -y muy malas- notas al juego de PSP, en conjunto se aprecia una tendencia hacia el notable bajo y el aprobado, mientras que la prensa española apuesta por un notable alto tirando hacia el sobresaliente. Estamos en el año 2009, la antesala de la explosión de juegos indie en España. El juego de Novarama, con el apoyo de una grande como Sony, está teniendo una repercusión mediática inédita para un videojuego hecho en España, y es entendible que esa ilusión por ver un videojuego patrio alcanzando cuotas de popularidad tan grandes haya motivado especialmente a la crítica. No obstante, tampoco tenemos una muestra de críticas españolas significativa como para tener una visión más amplia.

Hasta aquí algunos ejemplos que decidido destacar, pero tenemos más:

hiddenrunawayfenimore

blade patton

cubit commandos3

clash scourge

Repito -por si no ha quedado claro en mi introducción- que no pretendo hostigar a la prensa, ni dar clases ni ejemplo de nada -no soy quien para ello-. Soy un mero espectador que, por interés y por coincidencia, ha podido observar una situación que le ha parecido llamativa, y que sinceramente creo que no es infundada -a los hechos me remito-: la prensa española tiene un claro problema para analizar videojuegos españoles con la neutralidad adecuada. A veces por exceso y otras por defecto, a menudo con buenas intenciones y en no pocas ocasiones con ánimo de escarnio, no hemos conseguido dar con el baremo adecuado para juzgar honestamente a nuestro vecinos a la hora de desarrollar videojuegos.

Yova Turnes

Informático enamorado de Internet y la tecnología, gamer core y cantante de Metal Extremo. Colabora en diversos medios y es creador de Doblajevideojuegos y Gamerdic entre otras.

  1. Alejandro Redondo

    Interesante artículo, muy bien escrito y con las ideas claras. Felicidades.

    Yo también estoy en el mundo de la prensa especializada, he jugado mucho y he analizado también unos cuantos títulos, aunque que recuerde así a bote pronto nunca me ha tocado un juego español. Creo que la inflada de notas general es fruto de la añoranza de tiempos pasados y del deseo de que la escena independiente (y no tan independiente) mejore en España, porque como bien dices potencial hay de sobra y nos da rabia no estar en la escena desarrolladora mundial.

    Los males de nuestra prensa son muchos y, aunque no sirva de consuelo, algunos de ellos también son propios de los medios internacionales. Desconozco si una web polaca le casca un 10 a The Witcher porque es una obra maestra o porque quiere apoyar a sus estudios nacionales (y un buen análisis ayuda a las ventas), pero también daría para un artículo interesante para contrastar.

    Lo que esta claro es que el hecho de poner un numerito al final del análisis no ayuda a nadie: ni al redactor, porque no leen; ni al medio, porque casi siempre lo desacredita; ni al usuario, porque a veces va a comprar un Bloodborne cuando lo que quería era un Call of Duty. Yo también soy partidario de hacer más subjetivos los análisis, de decir qué creemos qué es bueno, qué creemos que es malo y qué se podría mejorar, y que sea el lector crítico quien llegue a las conclusiones que estime oportunas. Al final somos jugadores, con gustos distintos en una redacción y con mayores o menores expectativas respecto a un juego. La objetividad no existe. Lo que hay que ser es honrado con uno mismo y con el lector.

    Paro aquí que me enrollo 😛 Un saludo compañero!

    Responder
    • Yova Turnes

      Yo también estoy de acuerdo en que la objetividad no existe en un análisis, y que en éste debe primar un espíritu constructivo desde nuestra propia e inevitable subjetividad.

      Seguro que en otros países sucede algo parecido, pero eso ya es trabajo para otro 😉

      Muchas gracias por tu comentario!

      Responder
  2. Isra

    Efectivamente, todo en este artículo es una verdad clara y demostrable. Pero, a modo de anexo, aunque no con mucha validez, me gustaría añadir dos puntos:
    1º. Esta práctica es común en casi todo el mundo. Es habitual encontrar juegos franceses valorados en medios franceses con especial predilección (y los menos, como sucede aquí, con una inquina particular) y
    2º. Los medios españoles no pocas veces sufren el boicot de algunas cabeceras extranjeras. No me gustaría citar nombres pero no es difícil dar con ellas.

    En lo personal creo que la clave está en una frase justo arriba, en la honestidad, pero no confundida con una grosería gamberra de barraca, en un todo-vale porque, en fin, “estoy siendo sincero”. Hay que ser honrados, con la obra primero y con uno mismo después (aunque difícilmente puede separarse la una de la otra), y hay que apelar al sentido común y evitar ese tipo de interferencias que el artículo señala acertadamente, a golpe de crítica y analítica, no de amiguismos o corsés intelectuales. Si de algo pecamos los españoles, mal que nos peses, es de prejuiciosos. Tanto para los excesos como para las deudas. Y toda obra, como el lógico, debería ser tratada como una entidad independiente, de su nacionalidad o su prestigio comercial.

    Responder
    • Yova Turnes

      Como decía más arriba, estoy convencido de que en otros países sucede lo mismo, y a buen seguro a la inversa: otros países han criticado nuestros juegos duramente (quizás alguno de los casos que he expuesto se vean afectados por eso).

      Gracias!

      Responder
  3. Daniel Muriel

    El artículo me ha gustado mucho y apunta a lo que parece un hecho: los medios españoles tienden a dar de media notas más elevadas a juegos españoles que las que reciben esos mismos juegos en medios extranjeros. Ahora, más allá de cuestiones puramente estadísticas (si hay suficiente muestra, si las diferencias que se observan son estadísticamente significativas, etc.), sí que sería interesante plantear al autor algunas cuestiones que podrían ayudar a dar mayor plausibilidad a sus afirmaciones o, por el contrario, introducir matices. O al menos entender mejor por qué ocurre.

    1ª Pregunta: Cuando los medios españoles evalúan obras extranjeras, ¿hay también una tendencia a evaluar al alza en relación con lo que hacen los medios extranjeros? Si es así, podría ser que después de todo los medios españoles tienden a dar puntuaciones más alta. Si no, estaría validando la hipótesis.
    2ª Pregunta: ¿Hay casos de que un determinado juego español mejor puntuado en medios extranjeros que en españoles? (Esta es una pregunta que puso en Twitter @RetroMaquinitas, Marçal Mora). Si es así, igual nos da ciertas pistas sobre en qué casos (tipo de juego u otras cuestiones) lo español no pesa tanto y nos ayuda a explicar por ejemplo qué elementos no pasan por alto los medios españoles bajo ningún concepto.
    3ª Pregunta: ¿Cuando los medios extranjeros evalúan las obras de su país, presentan el mismo sesgo al alza? Esta parece ser una “justificación” generalizada. Si fuera afirmativo lo cierto es que tampoco justificaría el caso español, pero al menos daría una explicación transversal, que al final cada uno tiende a barrer para casa. No estaría diciendo gran cosa de los medios en general.

    Me imagino que la defensa de lo propio, el orgullo del producto de casa, o las propias relaciones más cercanas y próximas que se puedan establecer entre los responsables de los medios y los desarrolladores (por dios que nadie saque a relucir el GamerGate, por favor!!!) pueden influir en estas diferencias que observa Yova. La verdad es que el análisis es interesante y los datos están ahí. ¿Qué más datos podrían aportar más información?

    Responder
    • Yova Turnes

      Pues me parecen interesantísimas las cuestiones que aportas, y a buen seguro podrían influir en mi “estudio” pero por desgracia este no ha ido tan lejos como para darle apropiada respuesta.

      A la primera sí puedo decir -sin datos delante- que mi opinión es que en general los medios españoles tienden a dar notas altas a todos los juegos, pero no suelen suponer una diferencia significativa respecto a las notas de otros países.

      Respecto a la segunda, y tal como le he respondido a Marçal por Twitter, si existe algún caso donde la tendencia se invierte pero no me han parecido significativos porque son muy pocos y con un número de críticas muy bajo como para tenerlos en cuenta.

      Para la tercera ya sería necesario un estudio apropiado, pero me imagino que tendríamos que tener en cuenta países con una producción cuantitativamente similar a la nuestra para poder equipararnos.

      Gracias por tu comentario!

      Responder

Comentar

  • (will not be published)