Yo soy gamer. Esta es mi confesión

Yo, que adiestro abductores, flexores y extensores de mis manos cual gimnasta olímpico de la era digital desde la comodidad de mi trono de recreo.

Yo, que defenestro a progenitores y familiares cuando el éxito me rechaza, suplico salvación a los guías de la red, exijo desafío y abdico ante el más hacedero.

Yo, que he respirado el viciado aire de sombríos locales llenos de artilugios estridentes al son que me marcaban los tintineantes caudales de mi bolsillo.

Yo, que he insuflado mi propio aliento sobre los circuitos electrónicos con el fin de aliviarlos de la inmundicia y resucitarlos de su disfunción cual boca a boca de salvavidas digital.

Yo, que he destinado días enteros sin más pausa que las fisiológicas, que he repetido incesantemente rutinas y acciones, y he rebuscado en cada rincón los tesoros más banales con el único fin de obtener un pedazo de orgullo estadístico.

Yo, que he renunciado a mis interacciones sociales a cambio de unas horas extra de dedicación al mando de control en la soledad y oscuridad de mi rincón, y he acabado por compartirlo con millones de renegados como yo.

Yo, que me sumerjo en océanos de píxeles y polígonos texturizados, y que al salir escupo verborrea anglicista inconexa y esputo acrónimos y aféresis cual infecto zombi digital.

Yo, que he sentido la fría daga de la censura raspando mi yugular, el martillo de la proscripción despedazar mis sueños, y por ello defiendo a capa y espada cada centímetro de mi pasión a la más ínfima provocación.

Yo, que reniego del mercantilismo, suplico la innovación y la independencia creativa, y aun así tropiezo año a año con las mismas piedrAAAs, condeno a los indiegentes y doy la razón a los dictadores de las cifras.

Yo, que me creo en la razón suprema de mi especie, que esculpo palabras y frases cual tablas de la ley, y considero que mi código es único y verdadero, para luego impactar brutalmente contra el muro de masa que me devuelve a mi pequeño oasis del desierto mercantil.

Yo, que desprecio las casualidades, sucias envenenadoras de mi arte con sus pezuñas de ignorancia, con las que lo sacan de su acogedor rincón oscuro la reluciente y baboseada vitrina de la massmedia.

Yo, que adquiero más entidades de ocio de las que todo mi tiempo de asueto podría resolver en varias existencias seguidas.

Yo, que no soy hombre ni máquina, ni ángel ni demonio, ni mártir ni santo.

Yo, que vivo más allá de la realidad y aun así me alimento de ella.

Yo, que he elegido vivir muchas vidas.

Yo, que existo cuando pulso Start.

Yo, soy gamer.

Yova Turnes

Informático enamorado de Internet y la tecnología, gamer core y cantante de Metal Extremo. Colabora en diversos medios y es creador de Doblajevideojuegos y Gamerdic entre otras.

  1. RetroMaquinitas

    “Yo, que he insuflado mi propio aliento sobre los circuitos electrónicos con el fin de aliviarlos de la inmundicia y resucitarlos de su disfunción cual boca a boca de salvavidas digital.”

    Es que con la NES costaba eh.

    Y hablando del botón Start, ¿cómo os habéis tomado que el mando de la PlayStation 4 se lo cargue?

    ¡Bienvenido!

    Responder
    • Yova Turnes

      En la NES y en tantas otras, el soplamiento de cartucho era una “feature” xD

      El botón Start es mítico, no debería desaparecer!

      Gracias por la bienvenida 😉

      Responder
  2. Mith

    “Yo, que he respirado el viciado aire de sombríos locales llenos de artilugios estridentes al son que me marcaban los tintineantes caudales de mi bolsillo.”

    Ya van quedando pocas zonas de recreativas.

    El botón Share sustituye al botón Start. Podremos compartir el momento en el que empecemos a jugar. EVOLUCIÓN.

    Responder
    • Yova Turnes

      Todo gamer que se precie debería haber pisado un salón recreativo y conocer su flora y su fauna

      Responder
  3. Sunwolf

    Aplaudiendo, en pie, solo puedo decir, ¡Bravo!

    Responder
    • Yova Turnes

      Sonrojado, respondo ¡gracias!

      Responder
  4. jmartinreporter

    Me encantado y me he sentido totalmente identificado. Dentro de algún tiempo les contaremos a nuestros hijos que un día nosotros fuimos los raros, y no nos creerán.

    Responder
  5. DavidG

    El otro día me encontré en un pantalón añejo una moneda de 25 pesetas. Inmediatamente me puse el Out Run en el MAME…

    Responder
  6. Anxobc

    BRUTAL caballero: “Yo, que adquiero más entidades de ocio de las que todo mi tiempo de asueto podría resolver en varias existencias seguidas.”

    “Yo, que reniego del mercantilismo, suplico la innovación y la independencia creativa, y aun así tropiezo año a año con las mismas piedrAAAs, condeno a los indiegentes y doy la razón a los dictadores de las cifras.”

    Responder

Comentar

  • (will not be published)