DmC : Un nuevo comienzo para Dante

11 años han pasado ya desde que disfrutamos del primer Devil May Cry en PS2. El juego, que nos presentaba como personaje principal al carismático Dante, destacó por su frescura, sus espectaculares combos y su ambiente gótico, y resultó todo un éxito tanto para la prensa como para el público.  No es de extrañar que se sacaran varias entregas posteriores hasta situarnos en la que ha llegado en este 2013, la quinta. En Devil May Cry 4, Dante cedía cierto protagonismo a Nero en el intento de hacer el juego más variado. Ya podíamos empezar a intuir que Capcom se iba quedando sin ideas originales, aunque a pesar de todo el resultado fue bastante bueno.

img2

Sin embargo, quizás motivados por esta falta de ideas o por algún otro motivo, se anunciaba hace alrededor de año y medio que el próximo juego de la saga iba a ser desarrollado por el equipo de Ninja Theory (Enslaved, Heavenly Sword….) y que iba a suponer un cambio argumental completo. Por tanto, nos encontramos con un nuevo Dante que tratará de derrotar de nuevo a Mundus con la ayuda de su hermano, Vergil. Coinciden los nombres pero es como si todo el argumento hubiera empezado de 0.

Todo hace pensar que, en principio, se iba a tratar de una precuela contándonos los orígenes de Dante, pero ante el rechazo de los fans de la saga ante el nuevo aspecto del protagonista, los chicos de Ninja Theory argumentaron que todo transcurre en “un mundo paralelo”, que no tiene nada que ver con las entregas anteriores.  Pues bien, una vez puestos en situación, vamos a pasar a comentar el juego en sí.  ¿Es tan repugnante el nuevo hijo de Sparda como parece? ¿Han conseguido traernos algo de frescura a la saga? ¿Estamos ante un buen juego? Como siempre, vamos a ir viéndolo poco a poco.

img4

En esta nueva entrega, vamos a tener que recorrer un mundo que está controlado bajo la sombra por los demonios. La reencarnación de Mundus controla a todos los humanos y los atonta con una extraña bebida demoníaca.  Manipula todos los medios de comunicación y lo tiene absolutamente todo bajo su control. Sin embargo, hay un extraño grupo en contra del Gobierno llamado La Orden, que se pone en contacto con Dante para aclararle su pasado y así convencerlo para que ayude en la misión de liberar a los humanos de esta tiranía.

Para ello, recorreremos un total de 20 misiones en las que nos enfrentaremos a enemigos recién sacados del mismísimo infierno que nos las harán pasar canutas. Para librarnos de ellos, dispondremos de todo un arsenal de armas, con distintas habilidades cada una, que harán nuestro paseo más divertido. A lo largo de las misiones, también podremos liberar las almas que encontremos perdidas en el Limbo, recoger orbes rojos que nos servirán de moneda de cambio en las tiendas  (estatuas divinas), encontrar llaves que nos permitirán acceder a misiones secretas…Al finalizar cada misión obtendremos una puntuación que servirá para mejorar nuestras armas. Como veis, poco cambio respecto a lo visto durante toda la saga.

img1

El control del nuevo Dante es de lo mejor del juego. Podremos acceder sin problemas a todas nuestras armas, cambiando entre ellas a la velocidad que queramos y pudiendo ejectutar unos combos espectaculares sin ensayar demasiado. El juego básicamente consiste en matar, matar y matar (al fin y al cabo es la esencia de este género), así que la importancia de unos controles bien ajustados es especialmente relevante en este caso. Sin embargo, también contiene elementos plataformeros, como es habitual en la saga. Se sigue manteniendo el “gancho” de Devil May Cry 4 (Nero). Los escenarios destruidos en varios pedazos entre los que tendremos que ir saltando para avanzar son muy frecuentes, aunque la dificultad del plataformeo es bastante corta. Caeremos de vez en cuando pero no nos supondrá demasiados problemas. El elemento de exploración ha aumentado respecto a entregas anteriores, y tendremos que estar pendientes de no saltarnos ninguna alma perdida o ninguna llave para las misiones secretas.

Como ya nos han demostrado en sus trabajos anteriores (sobre todo, a mi gusto, en Enslaved), los chicos de Ninja Theory son unos auténticos expertos en realizar los “decorados” por los que nos iremos moviendo durante todo el juego.  Lo han vuelto a conseguir en esta ocasión y, aunque quizás algo monótonos, los escenarios gozan de un nivel visual espectacular. El colorido y los efectos de luces son magníficos.

Pero no todo es tan bonito, el aspecto chulesco del protagonista y la nueva apariencia de Vergil apestan. No sólo físicamente, si no que no se les coge cariño alguno durante el desarrollo de la historia. Esto todo desde mi punto de vista personal, claro está. Pero el “viejo” Dante ES chulo. Este Dante se hace el chulo a base de palabrotas y pamplinas varias. Desde luego no consigue estar al nivel. Eso sí, esto no tiene por qué ensombrecer el gran trabajo que se ha realizado, en mi opinión los fans de la saga y de los juegos de este tipo no deben perderse esta entrega sólo por el cambio del personaje.

img3

La banda sonora acompaña en todo momento, con algunas melodías pegadizas y con ese estilo duro que ha caracterizado a toda la saga.  Se agradece el doblaje al español. Un fallo bastante gordo es que a veces el vídeo y las voces no están bien sincronizados. Esto no influye por supuesto a la hora de jugar, pero es molesto y aparece con mucha frecuencia.

En definitiva, DmC es de los mejores juegos dentro de su género. Acción por un tubo, demonios, saltos, exploración….El nuevo diseño de los personajes influye negativamente, pero creo que no debería impedirnos disfrutar de la diversión que puede llegar a proporcionarnos. Algún fallo técnico sin importancia a la hora de jugar,  y unos controles bien ajustados para que podamos repartir de lo lindo.

Francisco Pérez

Trabaja como Ingeniero Informático en una empresa de desarrollo de software sevillana. Especializado en Matemática Computacional.

  1. mith

    El primer DmC me encantó. Esa música pesada combinada con espadazos…y los combates, que por la estructura de la isla eran más bien cerrados, como los encuentros con el azulado Virgil, con el ave, y sobre todo con la araña. Además lo jugué subtitulado, que mola más.

    Gran juego.

    El 2 lo pasé por encima, tras leer críticas no demasiado generosas. El 3 jugué y sí, pasable, pero me mataban esas escenas de Dante subiendo en moto a la torre. No me enganchó. De hecho me desenganchó, y pasé de la saga.

    Cuando oí lo del reboot, me esperaba la clásica maniobra recaudatoria de marketing, pero parece que no es así, y seguramente lo compruebe cuando lo vea de segunda mano 🙂

    Responder

Comentar

  • (will not be published)