Heaven and Earth Saga – Parte 2

En la primera parte de este repaso a la saga hablamos sobre Soul Blazer. En él recordamos que fue un juego “secundario” y bastante modesto, pero debido a las buenas críticas que tuvo, en la segunda entrega se puso mucho más empeño. En Japón y en América es conocido como Illusion of Gaia, y los europeos lo conocimos como Illusion of Time. Enix lo distribuyó en territorio nipón, pero fue Nintendo la que se encargó de distribuirlo en occidente y para sorpresa de todos, llegó con textos en castellano, ya que en aquella época solo se traducían en Multi3 (inglés, francés y alemán).

Si Soul Blazer salió en Japón en 1992 y llegó a nuestro territorio en 1994, esta entrega fue lanzada en 1993 y llegó aquí en 1995. La edición PAL de este juego es muy impresionante, y aunque era muy cara (unas 12.995 pesetas) venía en una caja más grande de lo normal. En ella venía el juego e incluía un mapa y un libro de pistas para buscar algunas cosas bastante escondidas como una búsqueda secundaria de joyas rojas. Gracias a este juego se podría decir que el géneró RPG más clásico caló en países como España donde hasta entonces no era muy popular (y eso que no llega a ser un RPG propiamente dicho, es un A-RPG).

Se acabó la clase de historia, vamos a sumergirnos en la ilusión.

Edición PAL

Edición PAL

Illusion of Time

Esta vez la historia es bastante más compleja, pero sin dejar de ser simple para tener la excusa y seguir jugando. Nos encontramos en un planeta Tierra parecido y distinto al nuestro a la vez. Los exploradores se lanzan a conocer mundo y descubren ruinas ancestrales donde hay unas estatuas que contienen espíritus. El protagonista de la historia es Will, un muchacho con raros poderes que vive con sus abuelos porque sus padres desaparecieron en una expedición. En los primeros compases de la aventura Will será salvado por el dios Gaia y le informará de que él es el elegido para salvar el mundo de su destrucción. La conexión con Soul Blazer es mínima pero ahí está, pero no siendo importante y pudiendo jugarse por separado perfectamente.

Y con típica y normal excusa comienza nuestra aventura. La historia está bien y el número de personajes secundarios que aparecen (principalmente los amigos de Will) está bien y se les puede llegar a coger algo de afecto, pero también es cierto que a veces a la historia le falta estar mejor hilada y en algunas partes del desarrollo te limitas a viajar de un lado a otro superando las ruinas sin ninguna razón aparente. Esto no quiere decir que sea malo, de hecho las ruinas son lo mejor del juego, pero se podría haber trabajado algo más la historia para que no dé una sensación de quiero y no puedo.

La traducción facilitaba entender la historia.

La traducción facilitaba entender la historia.

La mayoría de las ruinas del juego están basadas en diferentes civilizaciones o mitos de la historia, por ello visitaremos localizaciones como Ruinas Incas, Las Lineas de Nazca, La Gran Muralla China o el continente perdido de Mu. En estas mazmorras aparte de luchar contra un buen número de enemigos, habrá algunos puzles que se agradecen para no caer en la monotonía de luchar todo el rato como su hermano anterior. No son muy dificultosos, pero algunos hay que pensarlos y planificarlos bien para acceder a la siguiente zona. En la mayoría de ellas tendremos también un enemigo final que superar.

Pero aparte de las habilidades propias de Will, puede transformarse en dos personajes distintos y hacerse increíblemente fuerte. Para transformarse en estos personajes se tendrá que acceder a las salas de guardado y allí elegir cuál ser. De nuevo cada uno tiene sus pros y contras y tendremos que alternarlos para superar diferentes puzles y zonas. También a lo largo del juego se obtendrá alguna habilidad para estos personajes al igual que la obtiene Will. Aunque no tengamos total libertad en el juego, a veces podremos salir al mapa del mundo y visitar diferentes localizaciones a nuestro antojo, pero el juego sigue siendo bastante lineal.

Viajaremos acompañado en la mayoría del juego.

Viajaremos con nuestros amigos en la mayoría del juego.

Esta vez tendremos un inventario donde guardaremos objetos importantes para el desarrollo u otros como hierbas curativas, pero los espacios serán limitados. Gráficamente el juego sorprende, ganando en algunos aspectos a juegos de la época como en el detalle de los personajes o de enemigos. Los escenarios también están recreados con mucho detalle y son variados y coloristas. Para adornar todo el conjunto visual sobresaliente se le aplica una banda sonora compuesta por Yasuhiro Kawasaki, que se podría decir que es su pieza maestra, ya que otros trabajos suyos no han sido tan mencionados por critica y público.

Jugablemente es una evolución de su hermano mayor cambiando y encontrando su propio estilo. Esta vez no tendremos experiencia ni niveles, para mejorar a nuestro personaje tendremos que acabar con todos los enemigos de una zona. De esta manera se nos recompensará con una subida de vida, fuerza o defensa que son las únicas tres características de nuestro personaje. Para facilitar la tarea, al igual que en Soul Blazer, pausando podremos ver cuantos enemigos nos faltan en la zona en la que nos encontramos. No solo estás “obligado” a derrotar a los enemigos por la subida de estadísticas, en muchas zonas al derrotar a ciertos enemigos se nos abre el pasadizo a la siguiente.

Illusion of Gaia/Time OST – The Age of Exploration

El juego cuenta con una búsqueda secundaria de encontrar 50 joyas rojas, y sin una guía es muy fácil saltarse alguna y no poder regresar a cogerla. Hay diferentes recompensas según vas encontrándolas, pero al conseguir las 50 se accede a una mazmorra extra (bastante difícil) con un enemigo final reciclado de Soul Blazer como detalle especial. La dificultad está mucho más ajustada, pero cerca del final hay un pico de dificultad bastante duro, haciendo que muchos jugadores se desesperen en esta parte. Con todo ello la duración puede variar dependiendo de nuestra habilidad en los combates o en los puzles, pero no es muy distinta de la de Soul Blazer, siendo algo más largo pero no mucho más. Se podría decir que está entre las 7-10 horas.

Si Soul Blazer gustó, Illusion of Time lo hizo mucho más. No es un juego perfecto, pero es una apuesta diferente y original y que logra su gran cometido, entretener superando mazmorras con puzles y enemigos. Visualmente impactante para la época, pero se le echa en falta que la historia sea algo más completa, ya que tampoco explican con mucho detalle y exactitud por qué el mundo va a ser destruido y los motivos del “malo” (no lo nombraré para evitar spoilers) para hacerlo. La traducción era un punto a su favor en su época aunque no era perfecta y tenía sus errores. Aún así Quintet no tiró la toalla y se puso manos a la obra con una tercera entrega, que se podría llamar su obra maestra. Continuará.

  1. Musedoom

    La historia de “eres el único que puede salvar al mundo” es un topicazo pero bien desarrollado puede ser genial, jeje. Me ha sorprendido que tuviese una traducción, sin duda ayudaría a entender la historia.

    También me ha resultado muy curiosa la OST porque es que me ha recordado tremendamente a Warcraft 2 en determinados momentos, no sabría explicar porqué, quizás por el sonido.

    Responder
    • _~lee~_

      Gracias por comentar en las dos entradas, dentro de poco tendrás la de Terranigma.

      Lo que comentas ahora que lo dices… es cierto que se da un aire a Warcraft 2, ¡que curioso! Nunca me había dado cuenta.

      Espero que puedas disfrutarlos aunque sea tarde como dijiste en la otra entrada de Soul Blazer.

      Responder

Comentar

  • (will not be published)