Organ Trail, holocausto zombie entre amigos

Una noche cualquiera en un bar con tus mejores amigos. Las cervezas caen una tras otra y uno hace esa pregunta para crear un pequeño debate a pesar del estado algo ebrio de los participantes.

Ante un holocausto zombie, ¿a quién os llevaríais con vosotros en vuestro equipo para sobrevivir?

No sé si vosotros, queridos lectores, habéis tenido largas conversaciones sobre este tema. En mi caso han surgido grandes discusiones, con peleas y amistades que se afianzan, risas, malas caras, algún que otro “¿por qué yo no te valgo?” y más de un “choca esos cinco”. Cierran el bar, todos se acaban sus botellines de cerveza y toca volver a casa. Pero esa no será la última vez que se discuta ¿Qué pasaría si hubiera un holocausto zombie?

Organ-Trail-Wagon-Leader

Está claro que los zombies están de moda. Sólo hay que mirar alrededor y ver carteles de compañías de teléfonos que anuncian The Walking Dead en las paradas de autobús, películas absurdas sobre no muertos que se enamoran o libros que te narran cómo hordas de zombies se desplazan por las calles de Málaga. Desde luego ya no forma parte de un mundillo oscuro dentro del cine raro de terror. Y por supuesto en los videojuegos no iba a ser diferente. Pero no quiero hacer el enésimo texto sobre títulos que usan zombies o infectados (ay, la eterna discusión absurda). Todos sabemos que tenemos desde divertidas experiencias multijugador con Left 4 Dead o esa preciosa joya con la que Telltale Games consiguió sacarnos más de una lágrima: The Walking Dead.

Podría decirse que estamos algo saturados con este tema y que más que estar de moda, está sobreexplotado. Yo debo reconocer que a pesar de su exagerada aparición en videojuegos y películas, siempre fue un tema que me pareció fascinante, desde mi más tierna infancia, haciendo que cualquier título relacionado con el tema me resulte como mínimo llamativo, consiguiendo captar mi atención.

organTrailPoster

Entonces llegó a mis oídos cierto juego indie con un aspecto totalmente retro llamado Organ Trail (The Men Who Wear Many Hats, 2011). El típico título que llega a ti y no conoces muchos detalles, pero irremediablemente quieres saber más, necesitas saber más. Porque lo que escuchas no es solamente que la temática sea sobre muertos vivientes o que tiene ese estilo retro que te llama poderosamente. Puedes hacer tu propio equipo. Sí, vale, no de una forma muy personalizada, no es más que ponerle el nombre a tus compañeros. Llamadme idiota si queréis, pero eso hizo que no dudase un instante en comprarlo. Sé que puede parecer un detalle insignificante y estúpido para desear un juego, pero era una forma de llevar a la práctica aquello de lo que hablaba en un principio, formar tu propio equipo con tus amigos y hacer un largo viaje para sobrevivir a las hordas zombies. Para mí encontrar este juego es como si hubiese hallado un simulador de todas aquellas conversaciones acompañadas de cervezas y risas sobre a quién elegiríamos para que estuviese a nuestro lado ante esa terrible situación. Aunque sí, más de uno acabaríamos como Shaun encerrándonos con nuestros amigos en nuestro pub de siempre acabando con esos seres a ritmo de música de Queen.

Pero comencemos desde el principio, puesto que Organ Trail no es un título totalmente original. Está basado en Oregon Trail. Este título fue desarrollado en 1974 para los colegios para que los niños aprendiesen cómo era la realidad que vivían los pioneros americanos del siglo XIX que recorrían la ruta de Oregón, una de las principales rutas de migración por el continente norteamericano. El jugador lleva una carreta que parte desde Missouri hasta el valle Willamette siguiendo la mencionada ruta. Posiblemente muchos no han oído hablar jamás de este título, pero como curiosidad puede que sí hayáis visto por ahí cierto meme que se hizo muy conocido que decía “You have died of dysentery” (has muerto de disentería). 

ORGA

Este Oregon Trail inspiró a Ben Perez, Michael Block y Ryan Wiemeyer para que en 2011 desarrollaran Organ Trail. Al principio no fue más que un juego para navegador y luego una aplicación para Facebook. Y todos sabemos la fama que tienen estos títulos que aparecen en la red social, que acaban apartados a una liga inferior, un saco de juegos totalmente olvidables. Por suerte, en agosto de 2012 consiguió escapar a un horrible destino en el olvido y lo sacaron para dispositivos móviles Michael Block y Ryan Wiemeyer, fundadores de la compañía The Men Who Wear Many Hats, con el nombre de The Organ Trail: Director’s Cut. También apareció en Steam Greenlight, recibiendo finalmente el apoyo suficiente para salir en Steam el 19 de marzo de este año.

Pero dejémonos de presentaciones y orígenes, puesto que cuando decidí que quería hablar de este juego me empujaban las ganas de enseñar al resto este título que a pesar de su simpleza consiguió sorprenderme y además, llenarme de hambre de más, de querer rejugarlo para ver nuevos detalles. Así que es momento de entrar en detalle y que sepáis bien qué encontraréis cuando os enfrentéis a Organ Trail. Importante que sepáis que no os revelaré detalles de juego porque no hay ningún elemento sorpresa del que os pueda hacer un spoiler.

Nada más empezar ya nos ponen en situación y escopeta en mano debemos de librarnos de las criaturas que en algún momento fueron seres humanos y ahora desean engullirte. En un principio estamos solos con nuestra arma, pero pronto podremos elegir ese equipo que nos acompañará en esta mortal aventura y responder a esa eterna pregunta de etílicas noches entre amigos.

orga wagon

Organ Trail consiste básicamente en recorrer el camino hasta un destino ya a salvo de zombies subidos en una ranchera. Parece muy sencillo pero el viaje no será tan fácil como parece en un principio. El grupo hará muchas paradas en diversas ciudades de la ruta, pero a veces nuestro coche no querrá seguir funcionando y tendremos que usar los repuestos para cambiar una batería rota, por ejemplo. Por supuesto muchas veces no tendremos esos repuestos, sobre todo cuando vayamos más avanzados, y tendremos que esperar a que pase alguien con quien hacer un intercambio o hacer una búsqueda entre los no muertos, poniéndonos en peligro. También podremos perdernos, gastando más combustible o ser atacados por motoristas con ganas de juerga.

A su vez, habrá momentos que al más puro estilo de aquellos libros que devorábamos de pequeños de “Elige tu propia aventura”, tendremos que decidir cuando una horda de zombies esté en mitad de nuestro camino, sabiendo que la decisión que tomemos puede cambiar el destino de los miembros de tu equipo. Y este es el detalle que más me atrae del título, el ver qué pasa con mis compañeros. Lo mismo en esos ataques uno del equipo es herido o durante las largas travesías que recorreréis juntos alguno de ellos puede enfermar (por supuesto, la disentería no podía faltar como guiño al original). Incluso puede que uno de tus amigos sea atrapado por un bandido y tengas que salvarle teniendo una única oportunidad.

organtiro

Y no todo serán problemas con enfermedades, bandidos o zombies que te muerden. También veremos cómo un compañero se sienta encima de una batería y la rompe, otro cuenta un chiste mejorando el humor del grupo o incluso alguno tirará torpemente parte de nuestra comida por la ventana.

En el camino hacia nuestro soñado destino podremos parar en ciudades para arreglar nuestro coche, comprar más suministros o simplemente descansar con nuestros compañeros sabiendo que estamos a salvo de terribles criaturas. Además podremos hacer pequeños trabajos para conseguir dinero y comida, algunas veces más sencillos y otros con dificultad suicida, como te indican en el anuncio del encargo. De ti depende hacer esos pequeños encargos, aunque la mayoría de las veces los harás por pura necesidad.

A medida que pasan las horas y los kilómetros, nuestra situación irá a peor. Seguramente hayamos perdido a algunos amigos en el camino. Las enfermedades son inevitables pero es posible que el destino de tus compañeros esté en tu mano y debas tomar la difícil decisión de ser tú quien acabe con su vida. Unas veces, aún siendo complicado, será necesario que cojas tu arma ante un amigo mordido por un zombie. Es duro, pero alguien debe hacerlo para poder sobrevivir y, como líder del grupo, tú tomas las decisiones. Pero otras veces será aún más difícil. La salud que va empeorando a la vez que cuesta repartir los botiquines o la escasez de alimentos harán que el tener varios integrantes en el grupo no facilite la supervivencia. En el caso anterior al menos sabíamos que aunque acabar con uno de tus amigos era duro, se hacía porque pronto sería una criatura hambrienta y peligrosa. Pero cuando tienes que poner una bala en la cabeza de un amigo sano, la cosa se complicará mucho más y puede que incluso decidas no hacerlo y arriesgar la supervivencia del grupo. Como todo en este juego, estará en tus manos.

organ_trail4

Ahora imaginad todo lo que os he contado pero con el nombre de vuestros mejores amigos, de vuestra pareja o simplemente de cualquier conocido. Obviamente nadie se tomaría totalmente en serio lo que pasa en el juego de forma que le afectase, aparte de que los gráficos del título no te provocan precisamente una gran inmersión en él. Pero el saber que debes disparar a tu novia porque ha sido mordida o ver cómo tu amigo de toda la vida acaba muriendo por una enfermedad hace extrañamente más disfrutable este juego.

Sí, entiendo que pueda resultar algo macabro esto que acabo de decir. Pero el hacer que tu equipo esté formado por tus conocidos hace que dé muchísimo juego. De hecho he de reconocer que este juego llegó a mis oídos por un comentario de una partida en la que uno de los integrantes del grupo llevaba mi nombre. Me llamó tanto la atención el poder comentar entre bromas qué ha hecho y cómo ha acabado cada uno que por eso quise probarlo. Y es lo que probablemente os enganche más si os decidís a probarlo. Además, tiene sistema de logros, tan de moda hoy en día como forma de gritar al mundo “¡Eh, mira lo que he conseguido!” y cada partida será distinta y pasaréis igualmente muchas penurias, pero cada viaje será diferente. Como curiosidad, probad a recorrer alguna vez esa ruta tomando como compañeros a Chuck Norris o George Romero. Y si llegáis al final de la aventura a salvo, como premio tendréis unos créditos muy curiosos, no os los perdáis.

Como decía en un principio, los zombies están en todos los tipos de ocio, acechando e infectando series y videojuegos. Pero a pesar de que más de uno desee ser mordido por un no muerto de verdad antes que jugar a otro título de zombies, les recomiendo que al menos prueben una vez a hacer esta ruta con sus amigos. Responderá por fin a cómo sería sobrevivir con el grupo de amigos que entre trago y trago decidiste que te acompañaría si ocurriese un holocausto zombie. Porque ya sabemos que no hay nada más legítimo que las decisiones tomadas en una noche de cervezas, incluso si se trata de elegir quién estaría a tu lado en la lucha contra hordas de zombies.

  1. Azlinraeh

    necesito ya el bar, la cerveza, los amigos y la pregunta clave… y el juego en cuanto llegue a casa!

    Gran articulo!

    Responder
  2. Lukas ThyWalls

    Yo, como ligera influencia en este artículo, tengo que decir que lo que me gusta de este juego es el hijoputismo intrínseco del mismo, cómo en cualquier momento te puede pasar cualquier cosa y te tienes que joder con ello. Al principio me dio cosa poner nombres de conocidos porque se me morían de las formas más irremediables posible… pero una vez le coges el truco ya no es tan así, aunque se te sigan muriendo de vez en cuando sin que puedas hacer nada por evitarlo.

    Y después es rejugable a tope. Llevo casi 30 horas y en la última partida he descubierto 3 situaciones nuevas que no había visto nunca en mis anteriores partidas. Sí, claro, el resto es igual, pero teniendo en cuenta que una partida normal hasta el final son 3-4 horas, deja claro que hay mucha variedad, y más que dicen que le van a añadir.

    También ha influido a que me guste más su historia. El saber que esta basado en un juego anterior a la era de los microordenadores, cuando un ordenador era una cosa muy rara que sólo se veía en escuelas, y uno nada más, te ver lo antiguo que puede ser el concepto. Un concepto de juego que, claro, es básico y algo arcaico, pero incluso hoy puede ser divertido por lo que he dicho, el hijoputismo, y he podido probar el The Oregon Trail original de Apple II y juegos derivados del mismo tipo de juego (Freedom, por ejemplo) y Organ Trail es igual y funciona.

    Y cuesta 4€ en Steam para todas las plataformas, y también está para móviles. Yo lo conseguí por 1€, y se pudo conseguir en un Humble Bundle. Y hasta la Banda Sonora está bien. Es mi descubrimiento del año sin duda.

    Responder
  3. Musedoom

    Pues la pregunta que siempre me han echo a mí es la de a quién te llevarías a una isla desierta, jajaja. Pero sólo con ver el artículo ya me he puesto a pensar quién estaría conmigo sobreviviendo al fin del mundo.

    El juego se ve muy simple pero al mismo tiempo entretenido. Sin duda el poder darle el nombre de tus allegados a los personajes hace que de algún modo la aventura sea mucho más personal y llegues a empatizar con ellos.

    Muy interesante, si puedo lo probaré.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)