¡Te quiero mucho, cartucho! (I): El de Megadrive

¡Te quiero mucho, cartucho! es un sentido homenaje al primer formato físico que conocieron los videojuegos y un extenso recorrido que profundiza en sus formatos y variaciones que convierten a algunos en verdaderas rarezas.
Acompáñennos en este viaje al pasado y desempolven sus recuerdos más antiguos para rememorar como eran aquellos entrañables soportes jugables, los más vetustos y anticuados, totalmente desfasados, a los que alguna vez les hayamos soplado.

¡Te quiero mucho, cartucho! (I): El cartucho de Mega Drive

El cartucho de Mega Drive se desmarcaba mínimamente del de la anterior consola de Sega, la Master System. Sus formas redondeadas le daban un aspecto más moderno y vanguardista, lo que también se consiguió incluyendo imágenes de las portadas de los juegos en sus adhesivos. Destilaba estilo y seriedad, algo que la máquina más potente del momento quería potenciar como imagen de marca.

El color que predominaba era el negro, tanto en su carcasa como en su diseño gráfico. Todos recordamos aquella cuadrícula de línea blanca en fondo negro que reinaba en las portadas de los juegos y de los manuales siempre en varios idiomas.

1234567889

Los cartuchos más característicos que poblaron el catálogo de la consola – y que seguramente más y mejor recuerdan – fueron estos:

Los primeros

Me apuesto todas mis rupias a que el primer cartucho de Mega Drive que metieron en su consola tuvo que ser el de Altered Beast (Sega, 1989) o el de Sonic (Sega, 1991). Si no, es que llegaron muy tarde a la generación de los 16-bits o, peor aún, esperaron para comprarse una Súper Nintendo. Altered Beast era el juego que regalaban con la consola en su lanzamiento, que fue sustituido por el del erizo años después, en una inteligente decisión de Sega, de las pocas que se le recuerdan hacia el erizo azul. Llevaban el logo original de Mega Drive.

sonic

El restyling

Años después Sega decidió cambiar el logo de la consola y aprovechó para cambiar la imagen de los juegos. El negro que predominaba en los cartuchos y cajas cambio a un azul algo más moderno pero menos majestuoso. No sé por qué tengo asociado este cambio al juego Rise of the Robots (Mirage, 1994), pero vaya usted a saber qué juego fue el primero lanzado en este formato. Kudos para el que lo sepa.

rise

El cartucho japonés

Muy parecido al que conocimos por aquí, pero con alguna variación muy llamativa y estilosa en sus laterales y una utilidad que con el tiempo se fue perdiendo. La hendidura que tenía en el borde servía de sistema de seguridad: evitaba que se pudiera sacar el cartucho con la consola encendida. Como solo salió un juego de Dragon Ball – y además llegó a España – se importaron muy pocos.

1234

El cartucho Lock-on

Sonic & Knuckles (Sega, 1994) fue el primero y el último en usar esta tecnología, que permitía conectar los juegos Sonic 2 (Sega, 1992) y Sonic 3 (Sega, 1994) a una segunda ranura en la parte superior del cartucho; de esta forma se podía jugar los niveles de estos dos juegos con Knuckles en vez de Sonic/Tails. El cartucho era mucho más alto que los habituales de Mega Drive y tenía un reborde decorado para la ocasión. Distribuidos en cajas de cartón a día de hoy una copia de Sonic & Kunckles cuesta un dinerete en Ebay y similares. No sé si alguna vez lo han pensado, pero ¿ y si se conectaba un Sonic & Knuckles a otro cartucho de Sonic & Knuckles? Nadie se atrevió a hacerlo, por si aparecían más niveles. Ojo que esta tecnología era la que usaban también aquellos Game Genie para meter trucos en los juegos.

uuuuuu

El cartucho SVP

Virtua Racing (Sega, 1992) se presentaba en su edición casera contenido en un cartucho de tamaño similar al de Sonic & Knuckles, pero con distinto contenido. Dentro escondía el llamado SVP (Sega Virtual Processor) que permitía mover entornos completamente poligonales en la 16-bits de Sega. Fue desarrollado únicamente para lanzar Virtua Racing en la consola y para medirse la chorra con el FX de Nintendo. Ellos fueron capaces de aprovechar su chip para algún juego más.

jl_blog_svp_02

Los de Electronic Arts

A los de EA ya les gustaban mucho las perras en los 90 y por ello, para ahorrarse unas cuantas, decidieron fabricar sus propios cartuchos para no tener que ser licenciatarios de Sega, vaya. Hay cartuchos de este tipo que no funcionan en algunas Mega Drive modelo 2 y 3, lo que ya nos hacía ver cómo se dirigía a su público Electronic Arts; todo por ellos. Aunque al final se pusieron de acuerdo con Sega en lo de los dineros, EA decidió mantener la producción de estos cartuchos, seguramente porque pensaron que aquella pieza amarilla era ya su marca de la casa.

$T2eC16V,!zQE9s3ssVw7BQN+!D,W5w~~60_35

Los de Accolade

La empresa de Bubsy the Bobcat (Accolade, 1992) fue otra de las que se subió al carro de EA y también se dedicó a hacer sus propios cartuchos. Muy parecidos a los de los americanos en su diseño, pero mucho mas sosetes, nadie se acuerda de ellos. De sus juegos, menos.

3344444

El cartucho J-Cart

Codemasters también por la labor de fabricar sus propios cartuchos, y, aprovechando el esfuerzo que ello suponía, se le ocurrió que podría inventar  uno que permitiera potenciar el juego multijugador, básico en muchos de sus títulos. Propusieron un cartucho que permitía conectar dos mandos adicionales en el frontal para que 4-players pudieran divertirse sin necesidad de usar un Multi Tap. La saga Micromachines (Codemasters, 1994) y Pete Sampras Tennis (Codemasters, 1996) son los juegos más recordados en esta categoría.

cartusega02

El de 40 megas

Anunciado con todo lujo de detalles en la caja del único juego que llegó hasta esta cifra de locura en aquella época. Super Street Fighter II (Capcom, 1995) fue el único cartucho que llevó hasta el límite el soporte físico de Mega Drive. Muchas megas para un muy buen resultado, empañado por el hecho de que la versión 32 megas de Super Nintendo se veía un poco mejor. ¡Perfect!abc

El Master System Converter

Un cartucho adaptador que nos dejaba usar juegos de Master System en nuestras Mega Drive. Tenía también ranura para tarjetas de juego del modelo I de Master System, que muy poca gente pudo ver en su día. Este adaptador costaba un verdadero dineral, tanto que te salía casi más rentable comprarte una Master System de segunda mano para seguir jugando con los viejos cartuchos.

1234

El super cartucho

No sé ustedes, pero yo supe de este tipo de cartuchos hace bien poco. Con un poquito de maña y una conexión a Internet, pueden ser capaces de meter todos los juegos que quieran en una tarjeta SD y jugarlos en su Mega Drive como si fueran los originales y poder disfrutarlos con su pad original, como Dios manda. Olvídense de emuladores, que eso es de tristes y pobres de espíritu y hagan las cosas bien. Si les interesa pueden conseguirlo aquí.

55555555

Ricardo Suárez

Psicólogo especializado en tecnología y seguridad que se gana la vida hablando sin parar. Aficionado a los videojuegos y a cualquier cosa que implique pura y sencilla competición. Colaborador ocasional en Spherasports.com y Jot Down Spain. Siempre lleva traje.

  1. Mapashe

    Algunos aún la tenemos enchufada para jugar con los colegas a joyas como Street of Rage II 🙂

    Responder
  2. Mith

    Qué recuerdos.

    Yo creo que la Mega Drive la pillé con el pack ese que incluía Columns+ Super Hang On + Italia 90, que estuvo bastante tiempo. Luego me iría a casa de amigos a jugar al otro pack que salió, con Shinobi + Streets of rage + Golden Axe.

    Recuerdo el cartucho de Rise of the Robots (no así el juego) así como el súper cartucho del Sonic&Knuckles, que te permitía combinarlo con el Sonic 3 y ya es que lo petabas todo. Curiosamente podías combinarlo también con cualquier otro cartucho, dando como resultado una fase extra de bonus (ese que era recorrer un mundo de bolitas azules que tenías que tocarlas para convertirlas todas en rojas para llegar a la esmeralda).

    Y recuerdo los de EA. Me comí algún FIFA con ese pegote amarillo.

    Y qué potencia la de Super Street Fighter II.

    Resumiendo, maravilloso artículo, cuánta melancolía, diantre.

    Responder
  3. RetroMaquinitas

    Vaya repaso. A mi siempre me había impresionado el “multitap” del cartucho de Pete Sampras.

    De los juegos tipo Bubsy the Bobcat también recuerdo por ejemplo Aladdin, que tengo en algún cajón, y los recuerdo precisamente por ser títulos que no llevaban su nombre en la pegatina – a no ser que el arte lo incluyese. A parte de soso, poco práctico, la verdad.

    Responder
  4. salore78

    Grandioso artículo.
    A mi me la regalaron unas navidades con el pack de Sonic. Disfruté muchísimo jugando a la Mega Drive.

    Hace dos fines de semana la volví a enchufar y le enseñé varios juegos a mi hija de 7 años. Le puse el Sonic, Aladdin, Earthworm Jim, El Rey León, Castle of Illusion, World of Illusion y algún otro, no veas cómo le gustó y disfrutó (yo más que ella).

    Curioso los datos de los diferentes tipos de cartuchos. Artículo que pasa directamente a mi carpeta de indispensables.

    Responder
    • anchuela

      Usted es un buen padre, se lo digo yo. Y con buen gusto, oiga, porque vaya juegazos conserva!

      Responder
  5. anchuela

    Tal y como prometí,quiero dejar esta nota para hablarles de la conversacion que he tenido con el amigo Kapisketo (@rarok) hoy en twitter.
    Existe un cartucho que superó los 40 megas del Super Street Fighter II, pero la cosa tiene truco. Hablamos de Pier Solar (http://www.piersolar.com/), un RPG lanzado en el año 2010 cuyo cartucho llegó hasta los 64 Mb.
    ¿Por que no se ha incluído? Porque el espitiru de este articulo era invitarles a recordar los juegos de la época de Mega Drive cuando aún estaba en activo. Pier Solar es posterior.
    Pero por otro lado, si le damos cabida a cartuchos como el Everdrive, que es de hace nada, es de recibo que por lo menos comentemos el caso del juego de Watermelon Development.
    Dicho queda!

    Responder
  6. _~lee~_

    Me ha encantado! Con mi primo jugamos prácticamente todas las “piezas indispensables de Mega Drive”. Gran consola para mi, pero no conservo nada de ella T_T.

    Por otro lado, Tulio Gonçalvez va a pasarse por la edición del iDeame de este año, y va a hablar del juego que hicieron, que ahora van a sacar en HD. Tengo ganas de ver que cuenta en su charla.

    Responder
  7. Cristina

    Hasta a mi que no me gustan los videojuegos salvo el tetris y poco más, recuerdo con mucho cariño el sonic de la MegaDrive y las peleas con mis hermanos por poder jugar. Hasta a escondidas y robando la consola lo hacía.

    Responder
  8. Musedoom

    Qué recuerdos. Tras la Game Boy (a la cual seguía jugando) mi familia me regaló la Mega Drive con el pack de Shinobi + Streets of Rage + Golden Axe y mi vida cambió para siempre en ese momento.

    Es lógico, pasar de una consola como la GB, muy cuca ella, pero no tan impresionante como la MD me emocionó enormemente.

    Cómo disfruté de esos títulos. Y luego llegaron más como Sonic y algunas de sus secuelas (cuando he visto la foto arriba casi me salen unas lágrimas), Ghouls ‘N Ghosts, Columns (hola nuevo Tetris), Mutant Ninja Turtles: The Hyperstone Heist (vaya título, me vicié de lo lindo), los tres Mortal Kombat, el Street Fighter II: Special Champion Edition y otros tantos más que ni recuerdo.

    Aunque he de decir que mi favorito fue “The Adventures of Batman and Robin”. Salió también una versión para SNES y creo que Game Gear aunque en mi opinión la versión de MegaDrive fue la mejor con una banda sonora magnífica de Jasper Kyd.

    Este gran artículo me ha traído muchísimos buenos recuerdos.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)