Entrevista a Miguel Ángel “Aureal”, creador de Perspectiva Cenital

Pelo corto, barba, 1,90 de estatura, abrigo negro y vaqueros: estas son las cinco pistas que Aureal nos ofrece para localizarle en el lugar que hemos acordado como punto de encuentro. De otro modo la cuestión no sería fácil, ya que el anonimato que ha mantenido desde la aparición de Perspectiva Cenital, la web centrada en la industria del videojuego que dirige, impide saber quién es en realidad o qué aspecto tiene. Aunque accede a charlar con nosotros sobre su proyecto -relanzado hace apenas escasos días con renovado aspecto y contenidos- quiere seguir manteniendo oculta su apariencia tanto para sus seguidores como para su también buen número de detractores. Voz autorizada para algunos,  troll de Internet para otros, lo cierto es que ni su web ni sus cuentas de Twitter dejan indiferente a nadie en la industria o el medio.
Hoy charlamos con Miguel Ángel (su nombre real, o al menos el que nos indica) para comprender los porqués de este peculiar y sorprendente proyecto y conocer un poco mejor a la persona -y hasta cierto punto personaje- que maneja los hilos de Perspectiva Cenital.
Fotografía de Ricardo Lázaro.

Miguel Ángel

Debido a tu anonimato se sabe poco de ti a nivel personal. Empecemos por ahí. ¿De dónde eres?  

Soy de Vallecas, es donde vivo. Soy de Madrid, aquí he vivido toda la vida.

¿Y cuántos años tienes?

38 años.

¿A qué te dedicas profesionalmente?

Soy periodista, es mi trabajo actual.

¿Y cómo deberíamos llamarte? ¿Perspectiva Cenital? ¿Aureal?

Me llamo Miguel Ángel, ese es mi nombre. Aureal y Perspectiva Cenital y Miguel Ángel, aun sin ser lo mismo exactamente, acaban confluyendo en la misma persona.

¿Por qué estudiar periodismo? ¿Qué te atrajo de ello en su día?

Cursé esos estudios porque siempre me ha gustado el periodismo de investigación. Tenía como referente a J.J. Benítez, siempre he sido muy fan de los temas sobrenaturales y de misterio que él trataba como nadie. Cuando era pequeño era algo que me fascinaba, y ahora ya más mayor continuo siguiendo ese tipo de periodismo pero desde un punto de vista más cultural o folclórico, como si estas historias y fenómenos fueran nuestros cuentos de hadas o de fantasía tradicionales. La parte más oscura, la de los crímenes reales o crónica negra es una corriente alternativa de ese periodismo que me encanta. Conocías cosas que no sabías si eran reales o no, y ahí J.J. Benítez era el que mejor se movía, era el tío más aventurero que había en aquel entonces. Cogía el coche y se iba a un pueblecito de Badajoz a preguntar y a entrevistar a la gente que se encontraba por allí para saber qué habían visto, qué era ese círculo que se había quemado, qué creían que eran aquellas luces que se veían por la noche… y luego lo escribía para algún diario de la época, como Diario 16, por ejemplo.  Aquello me encantaba, era periodismo de investigación puro y duro. Eso despertó mi interés por temas como el G.A.L., el aceite de colza, las niñas de Alcásser… y otros sucesos que me atraían por las investigaciones que se hacían al respecto, ya fuera por sórdidas, raras o marcianas.

¿Encontraste lo que buscabas eligiendo esos estudios?

En la carrera de periodismo encontré amigos, encontré experiencias, pero en absoluto nada de lo que buscaba de cara a ser periodista profesional en unos años. Tengo raíces clásicas y me gusta el periodismo de antaño… ¡Pero con la tecnología de hoy! Que a mí me llegaron a enseñar a manejar un tipómetro para contar los puntos de la fuente, cuando hasta el diario más modesto ya tenía maqueta informatizada… Periodismo aporta lo preciso, me abrió los ojos en determinadas cosas que no conocía pero como carrera no sirve para mucho.

¿Y como ves tu profesión a día de hoy?

Yo puedo decir que soy periodista no tanto por haber hecho la carrera, sino porque trabajo como tal en la actualidad. Lo cierto es que la profesión está muy diluida, hay mucha gente que no es periodista y trabaja como tal, y también hay muchos periodistas que han estudiado la carrera y ahora se dedican a hacer otras cosas totalmente distintas. Por desgracia el periodismo, en su esencia y valores, es un concepto que se percibe como trasnochado. Un periodista no hace lo mismo que un comunicador, un crítico, o un analista cultural. Considero que, si eres periodista, tienes que atenerte a ciertas reglas, a una ética, a un estilo, algo que ya está muy pasado de moda y que casi nadie mantiene ya. Solo tienes que ver a los periodistas más mediáticos, a los de la tele, por ejemplo, y comprobarás que ninguno de ellos se ajusta a los valores de los que hablo.

¿Entonces cómo se hace uno periodista?

El periodismo es algo que se aprende haciéndolo. La carrera es más una optativa que otra cosa.

No parece que te animaras a hacer estos estudios para ser periodista de videojuegos directamente, ¿verdad?

No, yo quería ser periodista y los videojuegos se cruzaron en mi camino posteriormente. Lo hicieron bastante adelante, la verdad. Nunca fui chico de ordenadores de 8 bits, no tuve ni Spectrum ni Amstrad, esa etapa no la viví. Llegué directamente a la época de los salones recreativos, y a la de ir a casa de los amigos que, afortunados ellos, tenían aquellas primeras consolas. Mi primera consola fue una Mega Drive, y a partir de ahí he ido desarrollando una evolución bastante lógica dentro de los videojuegos: Super Nintendo, los 32 bits, los 128 y las posteriores generaciones.

¿Qué le veías tú a esto de los videojuegos? ¿Por qué te llamaban la atención?

Había un par de aspectos que me interesaban y me interesan mucho de los videojuegos. A nivel artístico me gustan mucho, me encanta admirar el trabajo de la gente que trabaja creándolos; como por ejemplo los grafistas, los músicos, o los animadores. Me fascina el resultado de su trabajo, ver si respetan la apariencia de ese personaje de cómic en el que se basa el videojuego, comprobar qué innovaciones técnicas han inventado para el juego… Por otro lado, siempre me ha atraído la capacidad de inmersión que producen los videojuegos. Si eres una persona con mucha imaginación los videojuegos son un vehículo perfecto para evadirte, para escaparte. Yo soy muy así, no tengo problema en aportar un componente emocional a los personajes o historias de los videojuegos a los que juego, y lo mismo me ocurre con lo que leo o veo. Sin embargo, los videojuegos tienen una capacidad de abstracción mucho más elevada, y por eso se disfrutan tanto.

Seguro que, como nos pasa a casi todos, habrás hecho trabajos que nada han tenido que ver con el periodismo.

He hecho muchas cosas, como todos. He trabajado de repartidor de publicidad siendo muy pequeño, de ayudante en almacenes, como teleoperador, en un cine… Hasta trabajé en un Blockbuster.

Muchos de esos trabajos han sido de cara al público. ¿Es algo que te gusta o que se te da bien?

Para hacer esos trabajos hay que tener desparpajo. Yo lo he hecho y creo que lo hice bien, pero también te digo que puede ser duro trabajar así. Te tiene que gustar trabajar de cara a la gente y se te tiene que dar bien. Si yo tuviera que vivir de eso, de trabajar de cara al público, aun sabiendo que es un trabajo que podría hacer sin problema, creo que preferiría buscarme otra forma de ganarme la vida.

¿Y como periodista? ¿Has hecho cosas no relacionadas con videojuegos?

Sí, de hecho es lo que hago ahora. Suelo hacer trabajos muy concretos, aunque no diría que hayan sido trabajos o encargos como periodista per se. He hecho cosas más funcionales, como redactar unas memorias para un ayuntamiento, hacer una guía de viajes para una empresa aseguradora, redactar noticias de actualidad para portales, temas de entretenimiento…  Por suerte me adapto a hacer de todo.

¿Y con videojuegos? ¿Cuál ha sido tu experiencia profesional en este sentido?

Pues empecé en los 90, el final de la década, y estábamos en pleno boom de las revistas de videojuegos. Yo tenía ventipocos años, estaba acabando la carrera y había muchos editores interesados en hacer revistas sobre videojuegos; pero no porque el tema les atrajera, sino por ganar dinero fácil. Como era un tema que tenía mucha atención en ese momento, normalmente no se lo pensaban y sacaban tantas revistas como hiciera falta. En esas editoriales te formabas de una manera tremenda, porque en la mayoría de casos te tocaba hacer casi toda la revista por tu cuenta, sin ayuda de nadie. Tenías mucha libertad pero también estabas muy solo, sin nadie que te orientara o te dijera cómo perfeccionar tu trabajo. Ese tipo de revistas me sirvió para entrar en contacto con el sector, con distribuidoras, productoras y gente de otros medios.

¿En cuáles has trabajado, si se puede saber?

He trabajado en varias. Las primeras eran revistas horribles, revistas que sólo publicaban guías de juegos o trucos como Trucos Consolas. También trabajé en Play Top, una de esas revistas que nacieron al albor del éxito de la primera PlayStation. ¡Eran terribles! Estas revistas las sacaba un editor portugués que era un personaje muy sombrío, le daban igual los juegos, pero le gustaba mucho la pasta… También he trabajado como colaborador en editoriales serias, como Axel Springer o Grupo Zeta durante varios años (pero no recuerdo cuántos, tengo memoria de pez con  las fechas). Lo mejor de aquellos trabajos fue toda la gente que conocí, personas geniales a las que debo muchísimo. Con el paso del tiempo me vi mezclando trabajos en revistas del gremio con otros en cosas que no tenían nada que ver. Y a partir de ahí y hasta el momento, he estado ocupado en temas no relacionados con videojuegos. Desde hace años lo que haya podido escribir sobre juegos lo he hecho para mi web.

¿Cómo se busca un freelance la vida? ¿Cómo encuentras a tus clientes?

Las empresas que necesitan a un periodista suelen recurrir a agencias que te conocen y que se ponen en contacto contigo para que les ayudes en alguna campaña, que puede ser a corto, medio o largo plazo. Es un tipo de trabajo en el que me siento bastante cómodo, la verdad, siempre que me permita ganarme la vida sin problema, claro: hay que trabajar mucho para sacarte un sueldo decentillo.

Perspectiva Cenital

¿Por qué Perspectiva Cenital? ¿De dónde sacas el nombre para la web?

Es tan solo un juego de palabras que evoca una perspectiva que se usa en algunos juegos.

Alguien podría pensar que evoca el que te crees por encima de todo y de todos…

Perspectiva Cenital trata de ver todos los elementos desde otro punto de vista y en su conjunto, verlo desde arriba y no desde el suelo como lo vemos habitualmente. Yo no me siento superior a nada ni a nadie con lo que hago, pero entiendo que alguien pudiera pensarlo. Para mucha gente soy una persona que no conocen y que da caña sin parar a todo lo que se mueve, así que es normal que piensen que lo hago porque me creo muy importante o superior, pero la verdad es que es todo lo contrario.

¿Qué te lleva a crear esta web?

Me decido a crearla porque veo que este tipo de crítica era algo que no se hacía en España. Ya existían páginas como la desaparecida Trollstation o Games Ajare, pero o bien estaban más dedicadas al cachondeo, o no era su tema principal ni profundizaban en él demasiado. Yo quería llevar eso un paso más allá.  Las polémicas se sucedían, pero casi nada de lo que se podía criticar tenía repercusión. Lo poco que podías encontrar estaba o bien en corrientes subterráneas, invisibles para la mayoría de personas, o como mucho en alguna página inglesa o extranjera. Comenté todo esto con Ben Paddon, un periodista inglés que tenía un blog sobre el tema, enfocado a sacarle los colores a la prensa anglosajona. Su web era una especie de “Cómo puedes decir esto si luego dices esto otro” y la verdad es que se le daba fenomenal. Pero un día se cansó de llevar el blog, así que me animé a recoger su testigo y expandirlo (con su beneplácito; de hecho me dejó traducir alguna pieza suya, que se publicó en su día en Perspectiva Cenital). En resumen te diría que el objetivo de Perspectiva Cenital es poner, a la vista de todos, aquellas cosas que no se comentan en los medios generalistas.

Aureal-8

¿Cómo se hace este trabajo de investigación? ¿Tienes una metodología concreta para hacerlo?

Intento estar al día de los follones que se producen en la industria, procuro contrastarlos y ver cuáles son las versiones oficiales de los implicados en el lío. Es fácil encontrar unos ocho o diez temas al día, pero no todos tienen cabida en Perspectiva Cenital; los que me interesan son los que dan juego, los que puedo expandir posteriormente. Prefiero eso antes que hacer piezas cortas sobre asuntos que no van a dar mucho más de sí. Me gusta aportar nuevos datos, enfocarlo desde mi experiencia, ampliar la historia… Ahora los escándalos del medio salen a la luz al minuto, y cobran mucha más difusión gracias a Internet y las redes sociales. Los usuarios ayudan a darle luz a estos asuntos, y además tenemos Reddit o 4chan, que son buenas herramientas para la difusión de todo esto.

No creo que puedas llamar a mucha gente diciendo que eres Perspectiva Cenital y que quieres contrastar una información. Tu fama te precederá.

No, claro. Tiro de otros hilos, pregunto a gente que conozco en el sector, compañías… me busco la vida como puedo.

Sabiendo que tienes experiencia en el sector, ¿crees que alguna persona podría adivinar que  Perspectiva Cenital eres en realidad tú?

Hay gente que sabe quién soy, bien porque se lo he dicho yo, bien porque lo han comentado entre ellos. Pero también sé que hay personas del sector que se han molestado en averiguar quién estaba detrás de Perspectiva Cenital, seguramente porque en algún momento les he pisado un callo y querían saber de quién se trataba. Ya sabes que hay gente que tiene la piel muy fina… No sé si será fácil o difícil saber quién soy, tampoco hago muchas cosas para evitar que se sepa, básicamente ser discreto y poco más.  No he tenido una presencia activa como otros periodistas del medio, ni soy un rostro conocido en el sector… En mi “identidad civil” es difícil que alguien pueda reconocerme, y menos sospechar que Perspectiva Cenital es obra mía.

Así que en algún momento has confesado y has dicho que eras tú a alguna persona.

A la gente más cercana, con lo que hay una amistad más profunda, a esos se lo dices al minuto porque como te conocen tan bien, si no lo haces te van a acabar pillando, te van a acabar reconociendo en los textos y en los comentarios. Normalmente vienen y me dicen: “¿A que eres tú?” [Risas].

¿Y en qué crees que te reconocen?

Siempre he sido muy amigo de dar caña, muy crítico, muy ácido en mis comentarios. En algunos trabajos que he tenido he sufrido algún veto justo por esto que digo, me decían que no podía hablar así de determinado videojuego o de determinada compañía porque era muy lanzado, y escribía lo que me parecía antes de que me pararan los pies. Ese espíritu criticón (más que crítico) yo ya lo traía de serie, siempre ha sido mi estilo en este y en muchos otros aspectos de la vida. Soy de los que dicen lo que piensa, a veces diciendo de más. Es una mezcla un tanto peligrosa a veces…

Parece que eso de decir lo que piensas define bien lo que haces en Perspectiva Cenital…

En Perspectiva Cenital intento ser cañero y  hacer algo de pupa, es verdad. Pretendo decir lo que otros no se atreven a decir, pero también intento ser un poco consecuente con mi idea del periodismo y la ética profesional, intentando no caer en el troleo fácil ni en la crítica destructiva, (eso es más de Aureal, con él me despendolo mucho más). Además trato de hacer todo esto de una forma amena y divertida. Hay gente en los medios, no tanto en la industria del videojuego pero sí en medios de comunicación, que tiene un buen espíritu crítico pero no saben hacerlo de una manera divertida, y eso para mí es un poco triste porque acaban siendo aburridos. Por ejemplo, no me gustan las páginas de crítica de cine donde a todo le ponen pegas, solo ven lo negativo y encima lo escriben sin gracia ni estilo. Yo siempre he intentado dar rienda suelta al sarcasmo, ser más vitriólico, hacer las cosas con gracia. Me esfuerzo en hacerlo así porque es justo lo que me gustaría leer.

Hablemos de los grandes escándalos de los que trataste con bastante profundidad en Perspectiva Cenital. ¿Qué tal el Doritogate para empezar?

Ese tema estuvo muy bien, pero estaba muy centrado en lo que se hacía en EE.UU. Se podría extrapolar a España, si bien aquí hay muchos menos medios, menos dinero, etc… Quizá ahora no tanto, pero en el pasado todo esto sí que se daba en España, y a lo grande. Hablo de la época de las fiestas locas, una época en la que hasta un juego de golf tenía su mega-evento, sus copas y su juerga. Ahora ya no se hace tanto porque la crisis aprieta y las empresas no están para tirar el dinero, pero es verdad que en casos puntuales se sigue haciendo. Ahí se retrataba lo peor de unos y de otros, prensa y compañías.

Como en la presentación de Halo 4 en el E3.

Con ese asunto lo gocé mucho. Y de paso, me granjeé muchos enemigos también. Vi el vídeo y me quedé pasmado, ya era bastante elocuente por sí solo: gente pasada de rosca diciendo insensateces sobre un juego, que sólo habían probado un rato en modo multijugador; opiniones interesadas por hacerle la rosca a la compañía que les invitaba al evento; confesiones sobre el amor que sentían por el Jefe Maestro… Era un vídeo de total pleitesía hacia una compañía, algo lamentable.

¿Y por qué se produce eso?

En aquel caso concreto porque mucha de esa gente iba invitada por Microsoft al E3, y de alguna manera había que darles las gracias. Es el problema de los estómagos agradecidos. Tú le pones un micrófono delante a cualquiera y lo mismo le pillas con la guardia baja y te dice algo demasiado laudatorio del juego… Puede pasar. Pero joder, es que este caso era distinto. Ese vídeo ya estaba editado, era una gran felación a Halo 4 (y por ende a Microsoft), con elogios e hipérboles. Cuando decidí sacarlo en Perspectiva Cenital pensé que no pasaría de ser un espectáculo bochornoso; pero a través del gran Mr. Pink de Games Ajare supe algo más jugoso sobre todo aquello, y es que uno de los “mejores periodistas del sector” que salía en el vídeo hablando de las maravillas de Halo 4 era también el que lo había grabado. ¡Le habían contratado para hacerlo! Es más: ¡solía hacer vídeos de ese tipo para Xbox Live y Microsoft! Es lo que tiene ser muy amigo de los responsables de producto de las compañías, tienes que contentarles si quieres recibir sus prebendas. Se intentó hacer que pareciera algo espontáneo, para dar la sensación de que el juego de verdad molaba, pero al final se supo todo. El tema tuvo bastante repercusión, hubo una reacción furibunda de la comunidad y de otros medios contra este tipo de actuaciones, y la verdad es que yo seguí dando caña con ese asunto hasta que se enfrió. Dio bastante juego, la verdad.

¿Pero no es esto de los videojuegos un negocio? ¿No es lógico que la prensa y las empresas se ayuden entre ellas?

Yo creo que no. Voy a poner como ejemplo al diario El País, aunque actualmente sea una parodia de sí mismo. Si tú escribes en la sección de Economía, y hablas de bancos al alza o que triunfan en bolsa, no puedes aceptar dinero o regalos de las entidades financieras de las que hablas en tus artículos. No puedes porque tu independencia se vería cuestionada, no estarías dedicado al 100% a tu trabajo. Si alguien pensara que en algún momento dices o dejas de decir algo pensando en tu propio interés, ¿no tendría razón al desconfiar de ti? Tienes que estar a una cosa o a otra, si estás a las dos no puedes ser objetivo ni tener credibilidad.

Aureal-7

Teniendo en cuenta que las publicaciones de videojuegos viven de la publicidad de las empresas de videojuegos, ¿cuál sería entonces el modelo de negocio ideal? ¿Ser independiente como tú?

Pues sí. Lo mejor sería un modelo que es bastante utópico, el de la autogestión. El ideal es no depender de nadie, si te es posible. Sé que lo que digo es algo bastante complicado, y que yo lo puedo hacer en Perspectiva Cenital porque es una página personal, sin publicidad ni ingresos. Ese modelo tiene una aplicación imposible en un medio grande.

Es que no es lo mismo una web como la tuya que un medio de comunicación con cien personas en nómina.

Es muy difícil, pero estamos hablando de ideales. Obviamente, lo idóneo sería poder contar con anunciantes relacionados con tu materia, y poder hablar con libertad, sin temor a que te retiren la publi. Ahora, imagina un gran portal como IGN o Gamespot, que no necesitase publicidad de juegos para ser rentable: los redactores podrían decir de verdad lo que les pareciera acerca de los videojuegos que sacaran en sus páginas, porque si molestan a alguien de alguna compañía eso no va a afectar ni a su trabajo ni al devenir económico de la empresa. Teóricamente, no habría injerencias en el contenido, ni Sony o Capcom, por decir alguno, amenazando con quitarte la próxima campaña de publicidad… Sería mi modelo ideal: un medio que no esté sujeto a patrocinadores que influyan en su contenido.

Como la web lleva en preparación unos cuantos meses nos hemos perdido tu opinión acerca de algunos temas recientes. ¿Cómo viste las distintas polémicas sobre el feminismo en los videojuegos?

¿Hablas de lo de Anita Sarkeesian? He pensado mucho sobre el tema. Mi primera reacción acerca de lo que pasó, la más visceral, hubiera sido la de atacarla. Pero el hecho es que Sarkeesian sí que señala problemas reales y aspectos interesantes sobre los roles, referentes a la representación de la mujer en los videojuegos. El problema es cómo plantea todo lo que denuncia.

Pero eso es muy tuyo, ¿no? Algo criticable y además demostrable. ¿Por qué sugieres que Sarkeesian falla en lo que hace?

Expone cuestiones muy interesantes, aunque a veces toma atajos falaces para llegar a sus conclusiones. Pero creo que sobre todo falla en el ruido que genera la propia Anita, como persona. No me gusta ponerme como ejemplo, pero lo haré para tratar de explicar esto. Yo puedo tratar sobre un tema, ser más polémico o menos, pero lo que yo digo está centrado en el tema en cuestión, no hablo de mí. Lo que cuento no es mi experiencia, yo no soy el centro de lo que intento denunciar, ni presto mi imagen. Yo doy mi opinión o cuento una historia y hablo del asunto en cuestión. Lo que veo en el caso de Anita Sarkeesian es que ella, cada vez más, se pone por delante del mensaje, y eso me parece lo peor que puede darse en el periodismo, del tipo que sea. Si quieres denunciar algo lo ideal es que no seas tú el protagonista. Hablar del acoso que sufre, relatar que se ha tenido que ir de su casa, las amenazas que han proferido contra ella… Es evidente que debe denunciarlo. Pero al centrarse en eso, en ese ruido, se convierte en protagonista por encima de su trabajo.

¿Es una cuestión de ego entonces?

Y de oportunismo. Esto enlaza con el problema del feminismo que hemos tenido recientemente. Es increíble el ruido que se ha generado, el que han generado una parte y la otra. Por culpa de unos cafres, de unos auténticos desechos sin vida y por culpa de unas pocas mujeres emocionalmente inestables se ha creado una polémica tan grande que no permite tener un debate sano. La verdad, la mentira, las denuncias de uno, las de otro… todo se ha mediatizado tanto que al final sólo hay dos posturas posibles: o son todos unos machistas asquerosos o las mujeres son todas idiotas.  No hay término medio, no puedes decir que no todos los hombres son machistas, o decir que estás de acuerdo con la opinión de esas mujeres: si lo haces, ya se supone que estás al 100% con uno de los bandos. No se critica a la persona, se critica en base al sexo, y eso no me gusta nada de nada. Lo que he dicho de Anita lo he criticado también en otras ocasiones refiriéndome a hombres, así que he sido consecuente en mi planteamiento. Pero claro, caes en la profecía autocumplida: criticas a una mujer porque hace algo que no te gusta y de repente ya eres un machista; no se te permite aislar el hecho, no te dejan criticar a Anita persona.

¿Lo poco que has hablado del tema se puede deber a esto último que dices?

No, Perspectiva Cenital es poco permeable a la crítica en este sentido, me da igual lo que la gente pueda pensar sobre si soy machista, feminista o amante de los animales de granja. Es cierto que al principio de la polémica tuve algún problema en Twitter por ejemplo, cuando critiqué que Anita pidiera fondos justo cuando el tema de Zöe Quinn estaba en su punto álgido. Me pareció oportunista por parte de Sarkeesian, pero a muchas otras personas les pareció bien. Alguna chica vino a enmendarme la plana por Twitter y todo. Reconozco que es un tema complicado. Decir que el problema no es del todo real, o que no es para tanto, es algo que hará que recibas una crítica feroz. A Anita le ha salido bien, recaudó más que nunca, salió en programas de televisión a lomos de la polémica del Gamergate… eso es un hecho objetivo: le encanta figurar y ser estrella. Pero hay gente que no lo quiere ver.

¿Y Zöe Quinn? Ese tema es ya más complicado, ¿no?

Este tema es muy, muy complicado. Han puesto en el ojo del huracán a una persona con muchos problemas, que no tienen relación con nada de todo esto. Han salido testimonios de mujeres que han vivido o trabajado con ella, y se ve que esta chica nunca ha estado bien. A raíz de una movida personal se generó una polémica, que sacó a la luz a lo peor de unos y otras. Creo que lo que le pasó es asqueroso (todo lo que hizo su exnovio), pero las actuaciones de unos y otros después, Zöe incluida, han sido ya aberrantes. Me genera más lástima que otra cosa.

¿Y lo de Leigh Alexander? ¿Cómo viste eso?

Le gusta la grandilocuencia, pero me gusta mucho casi todo lo que dice, y no tengo problemas en posicionarme a su lado. Me gusta cómo escribe. No me gustó nada cómo se la crucificó cuando quiso opinar sobre estas polémicas: que si loca, que si oportunista, falsa; hasta la llamaron alcohólica por grabar un par de podcasts borracha… Alexander no me genera antipatía porque no la he visto jamás con ganas de inventarse cosas, ni buscando un protagonismo excesivo. Realmente le gusta escribir sobre videojuegos, le gusta lo que hace y eso me basta.

Bueno, ¿y a ti qué te pasó con Gina Tost? ¿Te cansaste de meterte con ella, te denunció o qué pasó al final? Porque le diste mucha caña.

Es que lo de Gina era una cosa muy tremenda: se movía en esferas importantes, se presentaba como “periodista”…  y luego tuvimos lo que dijo de Dishonored, aquello sí que fue bochornoso. No es una persona por la que sienta animadversión, tan sólo me parece que ha hecho cosas criticables que hay que señalar y ya está.  Ha sido un poco el Pequeño Nicolás de la industria.

¿Y cuando te reías de su acuerdo publicitario con aquellas clínicas dentales? ¿Qué crítica había ahí?

Eso era la mofa por la mofa, lo admito. Busqué un poquito, encontré aquello y me pareció muy gracioso. Pero evidentemente cada uno puede hacer publicidad de lo que quiera.

¿Qué opinión tienes de los grandes portales de videojuegos nacionales?

Los veo como infotainment, una oferta de contenidos entretenidos que gusten a su público, sin tener mucho rigor periodístico. En casos como los de Meristation, Alfabetajuega y similares son famosos los disparates que han cometido muchas veces. Ya no me parecen portales ni mejores ni peores, quizá porque no les presto atención. Ahora mismo hay un modelo muy homogéneo para este tipo de webs, el que se basa en que, como la cosa está muy mal, no pueden centrarse sólo en videojuegos, sino que tienen que tocar todos los palos posibles para generar cuantas más visitas mejor. Ya sea poniendo en portada series, ropa, mujeres semidesnudas…  O una cosa que me hizo mucha gracia y que comenté con los responsables de Hobby Consolas, como fue la muerte de Pedro Peña, el abuelo de la serie Médico de Familia. Eso me pareció ya el súmmum del “todo vale”. Pues nada, si genera visitas, hablemos de que se ha muerto el pobre señor Manolo.

¿Tiene Perspectiva Cenital alguna web favorita o pasa de todas por igual?

Creo que 3D juegos es la mejor web generalista que hay ahora mismo. Me gusta remarcar que no creo que tenga mucho que ver con lo que hace Meristation o IGN, para mí son cosas distintas. Tiene algo muy funcional, y es que todo está muy bien posicionado, encuentras lo que buscas al instante y eso, para mí, vale mucho.

¿De dónde sacas tú tu ración diaria de información del medio?

Sobre todo de páginas anglosajonas. Me doy una vuelta por la propia IGN, Gamasutra, Rock Paper Shotgun, Gamespot… incluso Joystiq, por ver los distintos puntos de vista. A mí Joystiq me parece una publicación egocéntrica. EDGE es otra que tiene lo suyo, le gusta mucho ponerle notas muy bajas a los “AAA” para generar polémica, que derive en visitas… Aun así yo las visito todas, es como comprarte varios periódicos para contrastar las opiniones y las noticias.

Alguna de esas webs nacionales que comentabas se definen como webs de entretenimiento,  que focalizan en los videojuegos porque a día de hoy son el ocio principal de su público. ¿Eso está mal?

Dentro del desbarajuste que suelen ser este tipo de portales (en cuanto a que no tienen una línea editorial clara), me parece que buscar la visita por la visita a base de poner cualquier contenido traiciona a sus raíces “jueguiles”, pues tradicionalmente han hablado única y exclusivamente de videojuegos. Vienen de ahí, que a nadie se le olvide.

Aureal-2

Si yo te contratara a ti para dirigir una publicación generalista de videojuegos, ¿cómo lo harías?

Tendría que cambiar el chip totalmente e intentar hacer el menor “cacharreo” posible, porque ganas no me faltarían de revolucionarlo todo. Creo que lo primero que haría sería quitar lo que más chirriase, los contenidos de visita fácil, y estaría atento a los desmanes del sector, cosas que no se suelen tratar en estas publicaciones generalistas.

¿Y eso tendría público? Porque a lo mejor lo que ofrecen es lo que en realidad su público quiere.

Esa es la típica excusa que se pone, que ellos mismos ponen, para defender lo que hacen. Es como cuando dicen que el programa Sálvame es algo bueno porque lo ve mucha gente… Pues no, es que si no le das a la gente otra alternativa no van a poder elegir otra cosa. De acuerdo: esos contenidos gustan; pero no sabrás si de verdad es así hasta que no pruebes a darles otra opción y que elijan.

Pero hoy en día hay un montón de canales de televisión, tantos como portales de videojuegos. ¿En realidad se obliga a la gente a ver o leer algo?

Yo creo que sí, pero no por el momento actual, sino porque es y ha sido un gusto que nos han ido formando, que hemos adquirido a lo largo de los años. Hemos recibido un bombardeo constante durante años de cara a moldearnos el gusto. Llevábamos años sin tener culebrones en televisión, y cuando volvieron sí que hubo un trasvase de público a estas series. Se reactivó una necesidad que ya existía, pero que no podía ser satisfecha porque a la gente no le ofrecían ese contenido. En prensa de videojuegos pasa lo mismo: han educado el gusto de la gente que les sigue, y ahora creen controlar lo que les gusta, algo que les sirve de coartada perfecta para seguir haciendo lo que hacen. Necesitaríamos a alguien que fuera valiente y pensara en contenidos distintos para las webs más generalistas, que generase otros gustos e intereses.

Quizá lo que hay ahora mismo es homogéneo, pero antes ha habido otras cosas que no han funcionado.

Necesitas hacerte el hueco, esto no es como la televisión. Una web o revista necesita aguantar, darse a conocer y llegar cada vez a más gente, y eso ahora es un problema porque es un desembolso tremendo que no todo el mundo se puede permitir. Sin embargo tenemos webs como Eurogamer o Anait Games, ejemplos de proyectos que poco a poco y a base de estar ahí han ido cambiando sus contenidos, y ahora son capaces de ofrecer a sus lectores cosas diferentes, evitando el encasillamiento en lo que sería una web generalista al uso.

Como por ejemplo no poner notas, algo que Eurogamer ha decidido hacer hace poco. ¿Cómo ves tú eso? ¿Las notas te gustan con o sin decimales?

¡Ay, las notas! Los sectores, prensa e industria, son a fin de cuentas vasos comunicantes. En muchas ocasiones la gente que trabaja en un lado salta al otro sin problema. Hay amistades, lazos, relaciones sentimentales… Todo eso habla ya por sí solo. Pero que haya notas o no en los análisis de los juegos es algo que a mí me da igual. Valen para lo que valen.

¿Se ponen de manera interesada en muchos casos?

Totalmente. El tema es que las notas no valen para nada. Coge por ejemplo un juego de futbol americano. Aquí nos dan el último Madden, o un juego de béisbol, y lo mismo le ponemos un 5 porque el juego (también el deporte) nos parece un coñazo. Al mismo juego, en EE.UU., le cascan un 9. ¿Quién se equivoca, ellos que están flipados con el mejor juego de fútbol americano de la historia, o nosotros que lo menospreciamos porque no nos gusta ese deporte? No tiene sentido.

Otro tema que has criticado ferozmente es que la prensa española trata muy bien, a veces mejor de lo que se merecen, a los juegos hechos en España. ¿Hay chovinismo en el sector?

Siempre se ha notado un deje, una tendencia a pensar distinto sobre el producto patrio: “Este juego es español, no le puedes poner un tres, tan malo no será”, y ahí ya caes en el error, empiezas a retocar lo que escribes, cambias de opinión de manera forzada… Eso lo ves cuando analizas las notas que le han puesto a un juego español, aquí bien valorado, en los medios extranjeros. Es una cuestión estadística, ves rápidamente cómo aquí, en muchas ocasiones, los sobrevaloramos sólo porque son españoles.

¿Qué piensas de los blogs?

Pues que hay de todo. El tiempo ha ido poniendo a cada uno en su sitio. Hay blogs que han aguantado mucho tiempo, así que si siguen ahí es por algo. Esos son los que merecen la pena, no los que se crearon para que, básicamente, las compañías les enviaran juegos gratis. Hay blogueros que solo quieren decir bien alto que son periodistas, cuando no lo son, o simplemente buscan un beneficio y no sienten pasión por lo que hacen. Actitudes como esas dejan en mal lugar a quienes hacen un buen trabajo.

¿Son medios como tal o no lo son? ¿Qué opina un periodista de este tema?

En realidad no considero a los blogs un medio como tal. Salvo que tengan contenidos propios realmente elaborados o exclusivos, lo que haga un blog frente a una web generalista no tiene razón de ser. Pueden ofrecer una opinión distinta a la de las webs habituales, pero no tiene sentido acudir a un blog a informarte cuando puedes acudir a la fuente o estar suscrito a comunicados de prensa. Si yo ya leo en un portal las noticias del día, ¿qué me aporta un blog que se limita a repetir (incluso copiar) esos contenidos?

¿Cómo ves la situación de las revistas de videojuegos? Ya no queda casi papel en los kioscos.

No veo que el papel pueda perdurar, más allá de cabeceras que sigan adelante por nombre y por tradición. No te hablo ya de videojuegos, sino de la prensa en general. A lo mejor dentro de veinte años se sigue editando El País, por clasicismo e inercia, y tal vez entonces sólo tenga quince hojas mal grapadas… Antes o después todas las revistas entran en el negocio online, pues a día de hoy no hay otra forma de sobrevivir.

¿Para un periodista eso es algo que da pena o te da igual?

Para los que nos hemos criado con el papel es una pena, ya estamos acostumbrados y si acaba desapareciendo lo echaremos de menos. Pero es el signo de los tiempos, es algo inevitable. En España se da que, en el caso de las revistas de videojuegos, no ha habido una conversión adecuada al mundo online. En las grandes esferas de las editoriales siempre ha habido rechazo hacia la web por desconocimiento, por falta de miras, por edad… No ha habido un trasvase adecuado. En Axel Springer llegaron por los pelos, y en Zeta ni pudieron. Se refleja en cosas como que, por ejemplo, haya mucho director editorial que, al cambiar de la revista a la web y ver que los textos eran más cortos, quiere pagar menos, aunque el volumen de trabajo sea el doble o el triple. ¡Fíjate qué manera de entender el cambio de formato! Ahora se valora más la cantidad que la calidad, se paga “al kilo”. Tú te pones delante de un ordenador unas cuatro horas a generar contenido y noticias, y luego viene otro como tú y sigue con lo mismo. En las revistas se hacían las cosas con más sentido, con más pausa, con más tiempo. Los redactores se repartían las tareas, y no eran “chicas para todo” bajo un estajanovismo forzado. Pero esa época ha pasado.

¿Qué papel juegan ahora mismo las redes sociales en el medio?

Son fundamentales, y muy eficaces porque por suerte no se pueden dirigir, no están sujetas al dictado de unos pocos. Mira lo que pasó con Assassin´s Creed Unity, lo de sus bugs y las caras “pochas”. Si esto hubiera pasado cuando sólo existían las revistas, a lo mejor la noticia habría tardado más de un mes en conocerse, o se habría pasado muy por encima del asunto. Sin embargo, con las redes sociales y su inmediatez el asunto se potencia hasta el infinito, y se consigue que los comentarios sean mucho más afilados. Y lo mejor de todo es que no puede venir Ubisoft, a llamarnos a cada uno de los que nos hemos reído del tema y lo hemos comentado en Internet, a decirnos que no lo hagamos, que no les demos caña. Eso sí que ocurría antes, cuando llamaban a las redacciones de las revistas porque una nota les parecía injusta o cosas así. Internet es incontrolable, es global. Las cagadas y los fallos se viralizan muy rápido. El tema de Assassin´s Creed Unity fue estupendo, porque se veía cómo las webs de videojuegos generalistas se debatían entre hablar o no del millón de fallos que tenía el juego: si tocaban el tema podían mosquear a Ubisoft, pero si no lo hacían perdían mucho tráfico porque era el tema del momento.

¿Tú has tenido problemas con alguna cosa que hayas publicado en Perspectiva Cenital? ¿Alguien te ha llamado para decirte que te repensaras lo que ibas a decir o habías dicho?

He tenido algún problema, sí. He tenido líos con gente importante del sector, y roces con personas que eran a la vez amigos míos y  blancos de mis críticas. Lo que hago, a fin de cuentas, no es algo que guste a todo el mundo. Pero eso no ha hecho que yo me replantee sacar o no algo en Perspectiva Cenital. Siempre he publicado lo que he creído conveniente, guste o no guste.

Insultos sí que recibes.

Es normal. En Twitter me zumban bastante. Deberíais ver también los comentarios que no he publicado en la web. Algunos se quedan en el clásico “No tienes ni puta idea”, otros son mucho más creativos…

¿Qué tal te lo tomas tú? ¿Eres un crítico que recibe bien la crítica?

Intento serlo [Risas]. Depende de cómo critiquen lo que hago. Si me critican de forma razonada y con respeto suelo responder y dar las gracias; a los de la lanza en ristre no les hago mucho caso, la verdad.

Aureal-6

A ti las redes sociales te están ayudando mucho a la hora de lanzar tu mensaje.

Ayudan, sí, pero también son un arma de doble filo. Es cierto que las informaciones más críticas escapan al control de las compañías, y que si ha habido una cagada se va a acabar sabiendo antes o después, pero al mismo tiempo hay muchas críticas desatinadas o injustas que cobran fuerza sin merecerlo. Ahí tienes el último Devil May Cry,  el de Ninja Theory. Muchos lo pusieron a parir sólo por el rediseño de Dante: antes de haber probado siquiera el juego ya lo tenían crucificado por los cambios que habían metido. Si repites una mentira mil veces se convierte en verdad, dando lugar a corrientes de opinión sin fundamento. En videojuegos pasa una cosa muy curiosa también, y es que cuando se genera una opinión negativa basada en una verdadera idiotez, repetida por mucha gente, el que se posiciona en el otro lado acaba arrollado por la corriente, la del punto de vista mayoritario, sea correcto o no. Si lo que se cuenta es cierto, es genial que la gente lo sepa; si lo que se comenta es mentira o no tiene fundamento y se viraliza, es una putada, que muestra el lado más feo de las redes sociales.

¿Que una empresa o alguien importante critique tu trabajo es un aliciente para seguir o sirve para que te replantees las cosas?

Yo no consigo ninguna satisfacción por joder a nadie, de verdad. Reconozco que soy muy trol, que me gusta mucho hacer sangre con las cosas, y que me encanta el cachondeo por el cachondeo, sobre todo en Twitter, pero no lo busco premeditadamente. No me siento orgulloso de que Menganito de no sé qué compañía entre a la pelea conmigo, para decirme que lo que he dicho no es cierto o que me lo invento.

¿Qué le dirías a alguien del medio que pensara, teniendo en cuenta que no te conoce, que quizá no seas la persona adecuada para criticar esos temas de los que hablas?

Me lo han dicho más de una vez.

¿Y cómo te sienta eso teniendo el bagaje que tienes, sabiendo ahora que has formado parte del sector?

Intento que lo que digo hable por mí. Intento que lo que escribo aporte datos y ofrezca un punto de vista crítico, lo bastante interesante como para que la gente, sin saber quién soy o qué hago, vea que no soy un hater que le da por escribir furibundo todas las tardes. Trato de respaldar lo que digo y que eso sirva para calificarme tanto a mí como a mi trabajo. Tampoco soy yo mucho de enumerar méritos, me da igual lo que puedan pensar sobre mí o sobre lo que puedo o no decir.

¿Crees que la gente entiende bien lo que intentas hacer en Perspectiva Cenital?

Cuando empecé con Perspectiva Cenital me di cuenta de que había una percepción errónea de mi trabajo. La gente pensaba que yo me postulaba como un héroe de la ética, de la corrección y de la profesionalidad. No me las doy de tío perfecto, es casi más es al contrario, porque cuando yo era activo en prensa de videojuego hice muchas de las cosas que después he criticado. Mi idea con Perspectiva Cenital era poder hablar con conocimiento de causa, no erigirme en alguien libre de manchas.

¿A qué cosas te refieres?

He cambiado notas bajo presión, he hecho juegos a matacaballo sin haberles dedicado el tiempo suficiente, me he dejado influir por lo que me decían otros… Si hablo de esas cosas no es sólo porque las conozca o las haya visto, es porque las he vivido en primera persona. Sé bien lo erróneo de esas conductas (de las que siempre me arrepentiré),  y por eso creo que hablo con conocimiento de causa. Es más, pienso que alguien que contara que ha visto esas cosas pero que él no las ha hecho debido a su ética profesional… para mí sería un testimonio poco fiable, no me acabaría de creer que ha sido capaz de estar por encima de las circunstancias, de no verse metido en ello, no sé si me explico… Es que es muy difícil escapar a todo eso cuando te dedicas a este sector;  pero eso no quita que debamos señalar lo que no está bien. Y ojo, cuando he escrito sobre estas cosas y las he denunciado nunca me he puesto de ejemplo de nada. Denunciar algo no significa personalizar.

¿El anonimato te ayuda a hacer lo que haces? ¿De otra forma sería imposible?

El anonimato es más cómodo, me ayuda a separar facetas. Creo que no pasaría nada si firmara con mi nombre, pero de esta forma puedo hablar en nombre de la página y no en el mío propio. No me gusta personalizar, creo que sería lo más cínico que podría hacer por mi parte.

Con la de caña que le das tú a los que escriben personalizando.

Pues eso, no voy a ponerme a hacer yo lo mismo.

Hay personas que piensan que la esencia del análisis de un videojuego reside en la experiencia propia de quien lo juega y escribe sobre él. Doy por hecho que tú no estás de acuerdo con el subjetivismo.

A mí no me parece mal que se haga eso, pero creo que hay que contarlo sin hablar de ti. Lo otro es egocentrismo puro y duro. Cuando me interesa leer la opinión de alguien es porque me gusta cómo escribe esa persona, me gusta lo que dice. Si acudo a leerle es porque me gusta su estilo, y eso también es subjetivo: me cuenta lo que quiere desde su perspectiva. Lo que no quiero es leer a una persona que, en vez de abordar un tema, se desvíe para contarme sus cosas y hacerse protagonista. Yo no quiero leer un texto sobre Ninja Gaiden y que el autor me cuente que ese juego fue un regalo de su novia, y que se puso a jugarlo en pelotas… [Risas]. Me dan ganas de decirle que si me va a contar su vida, le cuento yo la mía: que ese día me levanté con diarrea, por ejemplo [Risas]. Si se supone que me estás hablando de un tema que me suscita interés, ¿a cuento de qué sales con esas historietas?  ¿Acaso aporta algo al lector? A no ser que seas un puto premio Nobel de literatura y puedas contarlo de una forma asombrosa, amena, e impactante, no sé a quién leches le va a interesar tu vida.

Muchos dirían que Perspectiva Cenital es un trol a fin de cuentas. ¿Qué les dirías?

Sí, está claro que muchas veces lo es, sobre todo en Twitter. Sería imposible negarlo viendo lo que hago. No me da vergüenza decirlo.  Pero se quedarían sólo en la superficie.

Aureal

¿Quién es Aureal?

Es un personaje que se dedica a trolear y a cachondearse de la gente.

¿Entonces no eres tú?

No, yo lo considero un personaje, como te digo. Es verdad que a veces se me escapa algo más personal, pero no es habitual. Lo que hace Aureal es un 60% troleo y un 40% hablar de lo que me gusta.

¿De dónde sale el avatar que usas siempre?

De Penny Arcade, es mi tira favorita, la que más me gusta de ellos.

Hablemos de esas aficiones, porque una es la caspa. ¡Cómo le gusta la prensa rosa a Aureal!

Me encanta desde siempre, es como si llevara dentro una portera de 57 años. Los personajes de la prensa rosa son increíbles, me encanta seguirlos y reírme de ellos. Hay que reconocer que este tipo de programas son una verdadera mierda, pero es “mi mierda”. Me jodería que los cancelaran, pero el duelo me iba a durar poco.

También te gustan mucho Los Simpson.

Los Simpson llevan muchos años conmigo, forman parte de mi forma de pensar, de mi forma de ser. No lo veo de otra manera.

¿Crees que podrías contestar a cada mensaje que te enviaran con un gif animado de Los Simpson?

Estoy seguro de que podría. Es más, me encantaría intentarlo.

¿De dónde sacas tanto GIF de los Simpson? Porque tienes uno para cada ocasión.

Normalmente de Tumblr, y cuando no me los hago yo mismo. Si veo una escena en la tele y se me ocurre algo gracioso al verla me pongo delante del ordenador, me fabrico el gif y lo guardo para usarlo más adelante.

Y también te encanta Marvel.

Eso de siempre, consiguen poner en marcha mi capacidad de abstracción, de evasión, de dejarme llevar de una forma increíble. No admito que, con el paso de los años,  se te quite la ilusión por lo que de verdad te gusta. Me siento orgulloso de que, después de haber pasado por varias etapas de mi vida, siga teniendo esa especial ilusión por cosas como Marvel. Leer que van a hacer una película de Civil War y que automáticamente eso me cree un cosquilleo en el estómago es algo que me encanta sentir.

¿De qué series eres fan?

En cómic me gusta especialmente Spider-Man, pero en el cine no me gustan nada sus películas. Prefiero las del estudio Marvel, son mucho mejores.  DC da muchos palos de ciego, Fox tiene muchos manierismos, y las películas que se han hecho de Spider-Man son de Sony, con eso te digo todo. Le tienen ya dando las “boqueas” y no sabemos qué acabará pasando con él.

Háblanos de tu faceta literaria: has colaborado en libros, como por ejemplo, los de Mondo Pixel.

Participé con ellos en los primeros volúmenes.

¿Por qué no participaste en los siguientes libros?

Hubo cuestiones personales que hicieron que dejara de colaborar con ellos. De todos modos, se veía venir: después de dejar de colaborar, ellos mismos tuvieron un giro hacia lo comercial.

¿Hablas de su inclusión en Fotogramas? ¿De nuevo está feo intentar ganar algo de dinero haciendo una cosa que ya hacías antes? 

Te diré que no creo que les deje dinero suficiente como para rentabilizar su trabajo, algo que si es así yo no haría por conservar mi independencia. Lo que me pareció feo en realidad fue que, con el cambio, desapareciera de la web todo el anterior contenido que se había creado en Mondo Pixel.

Entonces, si a ti mañana te ofrecieran incluir Perspectiva Cenital en otra web estarías obligado a decir que no.

No lo haría; y si por cualquier razón tuviera que hacerlo, dejaría de ser Perspectiva Cenital.

No sé si entiendo eso. ¿Es que acaso tienes un precio?

Claro que lo tengo, pero es de varios millones de euros [Risas]. No, ahora en serio… Aunque ya he dicho que no me pongo de ejemplo de nada, si aceptara algo así sé que no sería lo correcto.

¿Pero por qué está mal eso para ti y tu ética profesional?

Que cada uno haga lo que quiera, pero vamos, yo no lo haría. Si yo aceptara algo así mi discurso se desmoronaría, y cualquier crítica que me pudieran hacer en ese sentido sería lícita. Para mí vale más el no derrumbar la credibilidad o el respeto que haya podido ganarme en estos años en Perspectiva Cenital, que el dinero que me pudieran dar por hacerlo para otro. Todos tenemos momentos de debilidad y lo mismo viene alguien y te ofrece algo que no puedes rechazar. Todos somos humanos y además necesitamos dinero para comer, pero yo, poniéndome en el caso de aceptarlo, a corto plazo sentiría que todo habría quedado emponzoñado. Y además se notaría que ya no lo haría ni con gusto ni satisfecho, se notaría rápidamente que me habría traicionado a mí mismo.

Aureal-1

¿Eso que se dice de que ser freelance en esto del periodismo es una mierda es verdad? ¿Por qué no trabajáis en otra cosa entonces?

Ser freelance es, a grandes rasgos, un fastidio. Para sacarte un dinero tienes que currar como un cabrón, pero lo que se suele comentar de esta forma de trabajo es todo pose. Para estar lloriqueando continuamente es mejor que te vayas a trabajar a Mercamadrid o a una cantera, digo yo. También te confirmo que no vivo en un piso compartido, ni me come la mierda, ni bebo Red Bull constantemente, ni me creo Truman Capote. Soy un freelance que a veces escribe sobre juegos y a veces sobre otras cosas, y me gano la vida tan dignamente como puedo.  No me quejo.

¿Tienes mascota? Nunca te hemos visto poniendo fotos de tu gato o tu perro en Internet.

No tengo mascota, pero me encantan los animales. Si la tuviera no sé si estaría todo el santo día poniendo fotos de ella en Internet, o lo mismo sí, yo qué sé. Yo soy más de perros, la verdad, pero si me pones un gatito chico me encanta. Pero vamos, lo de los gatos no deja de ser algo que viene en el manual del tuitero moderno.

¿Hablamos de política? Porque también te gusta zurrarles a todos, a los de un lado y el otro.

Yo me posiciono a la izquierda, lo reconozco abiertamente. Lo que pasa es que ahora mismo la izquierda hace mucho más ruido mediático, y es inevitable darles cera. Que el PP es lamentable es algo que tengo asumido, así que prefiero chotearme de los partidos del otro bando.

¿Qué opinas de Pablo Iglesias y Podemos? Te reíste mucho de su cara en la papeleta en las europeas y fíjate cómo va ahora.

No creo que sacara ese resultado porque pusieran su cara en la papeleta… Creo que Podemos responde a la necesidad de ilusionarse de mucha gente en este país, pero vamos, a mí no me convencen. Yo si pudiera y si sirviera para algo le mandaría mi voto por correo a Julio Anguita. En general no me gustan los personalismos de ningún partido, y es justo lo que nos zampamos a diario con Podemos y con otros tantos.

Hablemos de videojuegos. ¿Eres muy de Mega Drive, verdad? ¿Qué juegos te marcaron en su día?

Recuerdo especialmente los RPG de aquella época, títulos como Shining Force o Soleil. Por entonces yo asociaba el rol a libros, tableros y dados, algo que no me acababa de convencer, y esos juegos me ofrecieron una visión muy distinta y atractiva, me encantaron. Los Streets of Rage, Story of Thor, Alien Soldier, Syndicate… Por supuesto, me gustaron mucho los juegos sobre cómics para Mega Drive, con Maximum Carnage a la cabeza.

¿Eras de ir a recreativos?

Claro. Era muy bueno al arcade de las Tortugas Ninja. También al de Robocop, aunque era dificilillo, y a la recreativa de X-Men de Konami, que era también muy chula.

También te gustan mucho los juegos de miedo. ¿Qué te ha parecido el experimento de Kojima con P.T.?

¡Aún no lo he podido disfrutar porque soy muy cagón!

¿Qué juegos de miedo y sustos te gustan?

Soy fan irredento de la saga Silent Hill, y también me gustan los Project Zero. De los últimos juegos aparecidos en PC tipo Amnesia y demás no he jugado tanto, me decanto más por esos clásicos. Los primeros Resident Evil también me gustan mucho, pero siempre me he mantenido fiel al estilo de Silent Hill, bueno, hasta la versión de Vita, ahí ya no tuve más remedio que renegar porque no le veía el sentido a ese juego…

Eres fan de Kojima, lo has reconocido alguna vez.

Me gusta su obra y me gusta él, para mí es casi un personaje de tebeo. Me encanta que se preste a hacer tonterías, a comentar sus manías, a mostrarse como un canalla mujeriego… Es como si se hubiera creído su propio personaje. Sus juegos me gustan mucho, pero eso hace que sea más crítico con algunas decisiones que toma.  Por ejemplo: hubo cosas en Metal Gear Solid 4 que no me gustaron, y eso que el juego tiene muchos méritos. Pero me cuesta definirlo como obra maestra, sobre todo con ese planteamiento tan cansino, esa narrativa tan extensa y sus interminables secuencias de vídeo.

También te gusta mucho Swery. Te gusta la gente rara.

Más que raro diría que es un poco gafe, el pobre. Le han hecho la púa los de Microsoft con su último juego, D4. Ni se lo han publicitado ni nada, y ahora le dicen que sólo van a sacar el primer capítulo, otro ejemplo más de la política absurda de Microsoft, la de ir tirando el dinero probando cosas a ver si algo funciona. Es una pena porque Deadly Premonition se sale. Le salió un poco de coña pero es un juego alucinante, incluso en el sentido psicotrópico del término.

¿Con qué plataforma juegas habitualmente?

De las nuevas tengo Wii U y PS4, pero también me pongo al día con juegos pendientes de PlayStation 3 y Xbox 360. Juego mucho con el PC, a títulos multiplataforma que tienen su mejor versión en el ordenador.

¿Cómo valoras tú esta nueva generación? ¿Va bien o va mal?

A esta nueva generación le está costando arrancar, no hay penetración porque aún no ofrece suficientes alicientes; y como el precio es elevado, la gente se lo piensa mucho a la hora de aflojar la mosca. Tú ves una consola de las nuevas y tienes la sensación de que no te estás perdiendo nada: en lo gráfico hay diferencias pero en general no son espectaculares, y por eso las compañías siguen sacando sus nuevos lanzamientos en 360 y PS3. Nadie quiere abandonar ese modelo de negocio por el parque de consolas que tienen instalado, pero eso hace que la nueva generación no vuele alto.

Ya se anunció el nuevo Assassin´s Creed, debes estar muy contento.

Lo del Unity fue un ridículo importante. A mí me da vergüenza ver cómo la editora impone un plazo de entrega draconiano, que no deja hacer bien su trabajo a los desarrolladores. Yo estoy seguro de que muchos de ellos se habrán quejado, que habrán dicho que ese juego no se podía sacar como estaba, pero al final lo sacan y aunque el resultado sea catastrófico, consiguen que se venda bien.  Con lo del nuevo Assassin´s Creed lo que han querido hacer es soltar la bomba de humo, para que la gente ponga las miras en otro lado, y que así olviden todos los errores y fallos que tiene Assassin´s Creed Unity. Es lo que ha ocurrido.

¿Qué te parecen los juegos de simuladores de cabras, tostadas, piedras y tal? ¿Son juegos de verdad o son bromas?

A mí no me parecen mal, no son mi tipo de juego ni les doy importancia, pero no deja de ser algo distinto y parece que tiene su hueco…

¿Y lo de Hatred, el juego de los neonazis?

Eso ha sido de traca. Yo no sé cómo nadie se anima a hacer algo así. Vivimos en un clima moral en el que hacer un juego relacionado con cuestiones xenófobas no va a ninguna parte, hay un control cada vez mayor con esas cosas. Mira lo de las prostitutas en el último Grand Theft Auto. Estoy seguro de que el próximo no tendrá prostitutas, ya verás como a Rockstar ni se le ocurre…

¿Le darías dinero a Tim Schafer en uno de sus crowdfundings?

Tengo mis reparos con lo que hace Tim Schafer y otros grandes del sector. Si eres un desarrollador harto de las compañías, desencantado con lo que conoces y quieres iniciar un proyecto que mola y necesitas pedir dinero a la gente, a mí me parece bien, cada uno hace lo que quiere con su dinero y el que quiera se lo dará. Pero a veces ocurren cosas más criticables, como en algunos casos de crowdfunding para cine: hay gente que tiene un proyecto en mente, pide fondos a la gente, consigue lanzarlo y si es realmente bueno puede ser que acabes siendo contratado por una compañía que te da un pastón considerable, pastón que te llevas para ti y los tuyos, no para la gente que te ha apoyado en el inicio. O sea, tú me diste tu dinero porque querías ver mi proyecto finalizado, y tu apoyo inicial me ha aupado para que ahora yo pueda trincar más. Eso está feo, eso no se paga con una pegatina, un autógrafo, una cena o lo que hayas puesto como recompensa.

¿Harías un crowdfunding para llevar adelante Perspectiva Cenital si te hiciera falta?

Yo no podría, eso lo puede hacer gente como Jim Sterling que ya tiene un público y miles de seguidores, no alguien como yo. Además no me sentiría bien pidiendo dinero a nadie para eso.

¿Qué tiene Portal que no te gusta?

No tiene nada que no me guste. El juego en sí no es un juego que me llame la atención, pero no tiene nada de malo. Me aburrió todo lo que se dijo de él en su día. Creo que es el comodín hipster por excelencia.

¿Qué veremos en Perspectiva Cenital en 2015?

Sin destripar mucho y por no ser esclavo de mis palabras por si luego no lo hago, voy a intentar que la página tenga un aspecto más profesional, con más secciones y con más contenidos.

¿Seguirás tú solo o contarás con ayuda?

Seguiré solo ante el peligro, pero puede que cuente con colaboraciones.

¿Te vas a imponer plazos de publicación más estrictos?

A eso aspiro. Espero que se convierta en una página con contenido diario, en vez de mensual [Risas]. El objetivo es el mismo, hacer lo que me gustaría leer. No voy a centrarme sólo en la crítica, eso va a ser un 60% de lo que haré, pero quiero añadir nuevo contenido, como señalar cosas que se puedan haber pasado por alto desde la opinión, no sólo desde la crítica.

¿Pensabas que alguna vez te harían una entrevista por tu trabajo en Perspectiva Cenital?

Sinceramente no, nunca pensé que Perspectiva Cenital pudiera alcanzar la suficiente fama o reputación, llámalo como quieras, para que se diera esto. No tengo un número de visitas o de páginas vistas tan alto como para pensar que despierto un interés muy elevado; pero lo cierto es que desde que se produjo el parón en la web me he dado cuenta de que había mucha más gente que seguía mi trabajo que la que pensaba en un inicio. Mucha gente me contacta para saber cuándo volverá Perspectiva Cenital, y es algo estupendo. Todo ese interés es halagador y se agradece, claro que se agradece. Yo lo agradezco mucho.

¿Qué gif de Los Simpson usarías para dar por finalizada una entrevista?

Este.

Aureal-3

Ricardo Suárez

Psicólogo especializado en tecnología y seguridad que se gana la vida hablando sin parar. Aficionado a los videojuegos y a cualquier cosa que implique pura y sencilla competición. Colaborador ocasional en Spherasports.com y Jot Down Spain. Siempre lleva traje.

  1. LO EM SI

    La parte Cenitalia es suprema, buena entrevista, felicidades.

    Responder
  2. Malleys

    ¡Interesantísima entrevista!, me ha gustado mucho.

    Responder
  3. Yova Turnes

    Un placer conocer al señor Aureal, me olía su background en la prensa especializada. Todo un crack! Gran entrevista como siempre señores.

    Responder
  4. Pep Sànchez

    ¿Cuánto tiene de nota el GIF al final?

    Interesante charla, enhorabuena a las dos partes.

    Tal vez la respuesta que más me ha chirriado es la de “lo subjetivo”. Seguramente el problema es mío, porque me cuesta mucho ver un debate ahí. La cuestión no es si la opinión tiene o no cabida en una crítica, si la hace mejor o peor; no hay crítica sin opinión. Estaríamos hablando, en cualquier caso, de si aquello o lo otro es una crítica o un análisis o una reseña o un manual o, desde luego, una mala mezcla de todo que –pienso yo– sirve de muy poquito.

    Y, por la parte que nos toca, las anécdotas no sirven para dar importancia a quien escribe, sino para empatizar con el lector, quizás encontrará cosas con las que se identifica y le servirán para sacar conclusiones más útiles. ¿No?

    Responder

Comentar

  • (will not be published)