La guerra de los mandos

Si tuviéramos que elegir qué parte es la más importante del diseño de una consola de videojuegos esa debería ser su mando. A fin de cuentas los mandos, pads o controladores son el elemento que nos conecta al juego, el que manejamos para disfrutar con esta actividad.
Su disposición y ergonomía han sido objeto de estudio durante muchos años, lo que ha provocado grandes innovaciones y avances en su diseño: del joystick al pad, de la cruceta al analógico, del cable al wireless.
En la actualidad – exceptuando a Nintendo, que siempre hace la guerra por su cuenta – parece existir un estándar de diseño aceptado tanto por las compañías (Sony y Microsoft) como por los jugadores. No se espera que los nuevos mandos de XboxOne y Playstation 4 aporten grandes novedades en este sentido, lo que de alguna manera parece indicar que estamos llegando a la definición del mando definitivo.
Sin embargo en Deus Ex Machina tenemos ganas de discutir acerca de qué mando de los de la actual generación ha sido el vencedor, ahora que todos llevamos muchas horas de juego en nuestros pulgares. ¿Hay un ganador en esta batalla? ¿Es mejor el Dual Shock o Microsoft le ha ganado la partida a Sony con el rediseño de su Xbox 360 Controller? Elijan su bando y pulsen start.

Xbox 360 Controller, por Yova Turnes

Partiendo de la base de que el DualShock3 es la “evolución” –por decir algo- de un mando que tiene ya más de 17 años, cabe esperar que su diseño esté desfasado, mientras que el gamepad de Xbox 360 sí ha representado un cambio y una mejora respecto a un diseño mucho más moderno.

Comenzando por el agarre, el diseño del DualShock 3 pueden estar bien para un chaval de 10 años -que fue para quien se diseñó inicialmente este mando-, pero para unas manos adultas de tamaño estándar, la zona de agarre del mando de Xbox 360 es inmensamente más ergonómica y cómoda. El mando de X360 se ajusta perfectamente a la forma de nuestra mano, y sentimos que estamos sujetando un mando de control robusto y fiable, no un juguete.

Un claro ejemplo del obsoleto diseño del DS3 es la situación del stick analógico izquierdo. Su posición viene dada de un tiempo donde los juegos 2D todavía dominaban y la cruceta digital necesitaba una posición igualmente dominante, sin embargo hace años que el control principal es el analógico, y por tanto debe ser éste el predominante y el que esté en una situación normal para nuestro pulgar, como lo está en el gamepad de la consola de Microsoft. La cruceta digital, que hoy en día tan sólo sirve para ejecutar acciones puntuales, está mucho mejor en un plano secundario pero a la vez accesible.

El diseño de los gatillos es otro punto donde el mando de Xbox 360 deja en pañales a su oponente, y es que si este tipo de botones se llama “gatillo” es por algo. Mientras que Microsoft ha diseñado verdaderos gatillos para su mando, con una curvatura interior que sujeta nuestro dedo y permite un total control y fiabilidad sobre la acción, las curvaturas invertidas del DS3 hacen que en muchas ocasiones el dedo “resbale” y perdamos el control. Todo ello sin mencionar el recorrido de los mismos, que es inmensamente más suave, controlado y progresivo en el pad de 360. Para los amantes de los shooters, no hay color.

Hay quien habla de una mayor durabilidad del mando de PS3. Sin embargo, yo sigo jugando con el mismo mando que venía con mi primera  Xbox 360 y tras 7 años jugando y más de 100.000 puntos de logros se puede decir que ha tenido un uso exhaustivo. Eso sin mencionar otros aspectos secundarios como que mi cable de carga llega de la TV al sofá sin problemas y que éste sigue cargando con la consola apagada.

En definitiva, creo que el mando de Xbox 360 es claramente superior en todos los aspectos a su homónimo de PlayStation 3, que ha quedado anclado al pasado.

22222

Dual Shock, por Retromaquinitas

Voy a declararme. Amo el Dual Shock. El uno, el dos, el tres, y a este paso, amaré hasta el veintitrés. Y empiezo sabiendo que mi argumentación – o defensa – es inútil desde este momento. ¿Por qué? Pues porque los argumentos a favor de uno u otro mando van a empezar a girar en torno a su “confort”, su comodidad. Es decir, un argumento totalmente subjetivo, contra el cual no hay nada que hacer – todo depende del observador.

Podría decir que, para mí, el DualShock 3 es cómodo. Quizás el 2 lo era incluso más (¡hola gatillos traseros!), pero el 3 no ha dejado de serlo. No voy a meterme en esa batalla, porque no toca y porque no acabaríamos en la vida, así que voy a hablar de pedigrí. A toda velocidad.

El DualShock es la culminación de los mejores diseños de controladores de cuantos hemos conocido. Del mando de NES – el primer mando que puso de acuerdo a la industria en torno a un diseño – nació el de Super Nintendo, que quizás sea el diseño más equilibrado que hayamos visto en una consola. De ese, nació el de PlayStation, que no es más que una adaptación (recordemos que Sony había trabajado con Nintendo en un proyecto común que se truncó, provocando el nacimiento de PlayStation). Con la salida de la Nintendo 64 y su analógico quedó claro que el stick era una necesidad. La adaptación de Sony al DualShock fue exquisita. Si le añadimos las evoluciones – especialmente el inalámbrico – podemos estar frente al controlador definitivo, al menos tal y como les conocemos ahora.

Sus detractores dirán que el stick analógico izquierdo está “donde no debería”. Mi pregunta es, ¿entonces, el analógico derecho tampoco está donde debería en los otros mandos? ¿Por qué esa asimetría en el criterio? Lo importante, al fin y al cabo, es la distancia entre la base del pulgar y el stick, y técnicamente, esa distancia es constante a lo largo de todo un círculo cuyo radio es la longitud del pulgar. Poner el analógico izquierdo por delante del resto de características es admitir que estamos completamente condicionados a los First-Person Shooters. ¿O no?

Radio del dedo

Radio del dedo

Y en criterios objetivos, la superioridad es incontestable. Batería Li-ion, carga por cable USB estándar, Sixaxis, botones con sensor de presión, 10 bits de precisión en el analógico (vs 8 de otros mandos), bluetooth – otro estándar frente a tecnologías propietarias. Y sí, también tiene D-Pad. Y de los de verdad.

  1. DavidG

    Estoy más con Yova. De hecho los señores de Micro$oft aprendieron bien de sus errores con la XBOX predecesora y sus mandos para manos de gigantes. Es más me atrevería a asegurar que para el mando de la 360 se “inspiraron” en el inalambrico que sacó Logitech para la XBOX original. Mando Logitech del que soy afortunado poseedor y que superaba a los mandos oficiales ampliamente: Aquí una foto.

    Responder
  2. Dandelo

    Buenas, encuentro más ergonomico el mando de 360 que el dual shock3, la prueba esta en que Sony ha imitado el controlador de Microsoft para la PS4; en cambio, quizá por la costumbre, para juegos de fútbol prefiero el Dual Shock, para todo lo demás, el mando de Xbox, que para su nueva One parece haber hecho una ligera revisión del diseño original. Saluti!!!

    Responder
  3. Razor

    Para mi es más ergonómico (y de lejos) el gamepad de 360 (muy a favor de su stick izquierdo por encima de la cruceta) además su diseño me parece mucho más atractivo.

    Aunque a favor del mando de Sony he de decir que su cruceta aplasta a la cruceta combinada de XBox360, que es de lo más impreciso que he visto (pulsas ^ y en pantalla muestra >).

    A título personal el mejor mando que he catado en cuanto a comodidad y disposición de botones es el de Game Cube, aunque se echa en falta un segundo stick para la cámara.

    Responder
  4. salore78

    Me gustan los dos mandos pero me siento mucho más cómodo en un DS3 que en el mando de Xbox360. Supongo que debe ser por costumbre, juego muchas más horas a PS3 que no a la Xbox360, y también porque, tal como dice Marçal, estoy muy familiarizado con el desde la Playstation y a ido evolucionando hasta lo que es ahora.

    Lo dicho, me gustan los dos pero si me tengo que quedar con uno me quedo con el DualShock 3.

    P.D.: Tal cómo dice Razor, el mejor mando que he tenido entre las manos ha sido el de Game Cube. Eso sí es un mando ergonómico.

    Responder
  5. Narfm

    Yo estoy con Yova: el Xbox 360 Controller me parece uno de los mandos más cómodos que he tenido entre mis manos, por detrás, por supuesto, del genial pad de GameCube. Por otro lado, decir que el mando se hace pensando en los juegos, y la similitud que han tenido los controladores desde hace 20 años hasta las consolas de próxima generación quizá diga algo de lo anclados que estamos respecto a la concepción de videojuego.

    Responder
  6. Cloudy

    Pues yo estoy con RetroMaquinitas. Los argumentos de Yova son sólidos pero sigo pensando que el mando de Sony no cambia en exceso porque es el objeto perfecto para jugar. A mi mano desde luego se adapta perfectamente y eso de que se le de importancia a la cruceta al posicionarla arriba en vez del stick no veo que sea así para nada. El stick está ahí porque debe estar ahí, es más cómodo, más simétrico que el de Xbox y otro argumento que no se comenta por ningún lado: el de Xbox aprovecha peor los espacios a mi gusto. En PS3 está todo más junto, en Xbox da la sensación de que se desaprovecha espacio. Y por supuesto ya ni hablemos del coñazo de las pilas, la posición del start y select y variados (¿por favor a alguien le gusta el select ahí? buf es horroroso) y demás. Lo único que le veo mejor al de Microsoft es los gatillos, que a mi personalmente me da un poco igual porque los shooters y los de conducción no los toco mucho, pero vamos que el Dual Shock 2 tampoco tenía gatillos y tampoco pasaba nada.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)