Mega Man – El crecimiento y la perfección

Seguimos con la serie Mega Man que empezamos hace unos días en Mega Man – El comienzo. Con muchos años de Mega Man a mis espaldas sé y soy consciente de que este es el artículo que va a generar más debate, puesto que si bien está claro que entre Mega Man 2 y Mega Man 3 se llegó a la perfección de la fórmula, dónde queda este punto es motivo de discusión. En mi opinión ese punto queda en algún punto medio, pero más cercano a la tercera que a la segunda entrega. En este artículo voy a intentar analizar Mega Man 2 y Mega Man 3 a la vez que destacaré mis razones para tal afirmación.

Mega Man 2 – El crecimiento

(Mega Man 2 tiene, quizás, los mejores tonos de la serie entera. Gracias a una recomendación del señor Roberto Pastor descubrí unas reversiones de las mismas que motivan al 120%. Os las dejo para elegir. La primera, que os recomiendo, es una mezcla de cuatro de sus niveles; ojo cuando entra Wood Man un poco antes del minuto 3, épico. La segunda, la casi mejor canción de la saga – la del castillo del Dr. Wily. Choose your destiny.)

[soundcloud url=”http://soundcloud.com/retromaquinitas/02-1″ comments=”true” auto_play=”false” color=”ff7700″ width=”100%” height=”81″]

[soundcloud url=”http://soundcloud.com/retromaquinitas/04-dr-wily-stage1-from” comments=”true” auto_play=”false” color=”ff7700″ width=”100%” height=”81″]

Recuerdo con nostalgia aquellos tiempos donde chavales de siete u ocho años aprendían a negociar en la escuela; “¿Me dejas el Tortugas Ninja si te dejo el juego de bicis?”. Para mí, la negociación era un requerimiento constante para jugar a Mega Man 2, porque al no tenerlo tenía que pedirlo prestado. Y es que Mega Man 2 era uno de esos juegos que se quedaba clavado en la retina una vez lo jugabas, uno de los primeros juegos que nos dejaron con la boca abierta en la NES. Con sus coloridos gráficos, su jugabilidad perfecta y unas melodías de infarto estaba llamado a ser un clásico instantáneo. La dificultad había sido reducida enormemente y supera a su predecesor, Mega Man, en prácticamente todos los aspectos posibles.

La fase de Bubble Man - con un pescado gigante

La fase de Bubble Man – con un pescado gigante

También recuerdo la primera vez que vi este juego en casa de mis primos. Pensé que los gráficos eran increíbles. Tengo en mente especialmente la colorida fase de Bubble Man. Mega Man 2 usa colores altamente saturados, algo que es común entre los juegos de Capcom para la NES, pero lo que no es tan común es el detalle puesto en sus enemigos, también coloridos y bien dibujados. Algunos de los enemigos son realmente grandes. Creo que fue el primer juego en el que recuerdo enemigos que ocuparan tanto espacio. Y los escenarios son preciosos. Desde los bosques del escenario de Wood Man hasta las nubes de Air Man, pasando por el infierno de Heat Man. Quizás hay algo que reprochar en el diseño del castillo final, más flojo que el resto, pero toda queja es demasiada tras el espectáculo visual de los anteriores niveles.

Uno de los puntos fuertes, la banda sonora que espero que estéis escuchando versionada en este momento. Una lista larguísima de mis favoritos de todos los tiempos está en estas canciones. La de Wood Man es espectacular, por ejemplo. Los tonos tienen muy buen ritmo y son extremamente pegadizos.

La jugabilidad de Mega Man 2 es prácticamente perfecta. Los controles son incluso más precisos que en la primera entrega. Saltar y disparar parece lo más natural del mundo y cuando te haces con el control sabes que si fallas un salto es únicamente culpa tuya. Además, por más robótico que sea Mega Man, sus saltos son mucho más normales y razonables que las de otros personajes de NES (al contrario que los de Mario). Algo sorprendente viniendo de Capcom, que básicamente venía de torturarnos con su Ghosts ‘n’ Goblins.

Los ocho malotes

Los ocho malotes

La historia en sí es más bien básica. Otra vez el Dr. Wily – un pesado – tiene planes de dominar el mundo. Sin encuentros o giros sorpresa, solo hay un elemento distintivo: tras algunos niveles, el Dr. Light aparece para darnos ítems especiales para ayudarnos en nuestra aventura, llamados “1”, “2” y “3”, que sirven, por ejemplo, para crear plataformas dónde no las hay y que son básicos para algunos puntos del castillo final (en lo que diría que podría ser un guiño a Mega Man original, pero ya quedamos que en ese caso esto era una putada).

El único problema del juego – y esto es para encontrarle alguno – reside en el reto del mismo. Capcom hizo este juego notablemente más fácil seguramente porque el primer Mega Man era demasiado complicado. Mega Man tenía algunos jefazos, especialmente en el castillo final, que sin el truco de pausar eran realmente muy complicados de vencer. Además, no se podía guardar con password. Mega Man 2, en cambio, sí incluyó sistema de passwords y además, lo complementó con los tanques de energía que aparecen en algunos niveles, que podemos conservar y usar en momentos de necesidad para recargar toda la energía. Incluso las vidas extra son más comunes. Sin duda el gran avance fue limpiar Mega Man de esos detalles problemáticos de la primera entrega, pero quizás se les fue un poco la mano.

Ahí viene Metal Man

Ahí muere Metal Man

Siguiendo en este camino, el que para mí es el mayor defecto de Mega Man 2 tiene nombre propio y se llama Metal Man. Ese Robot Master – al que le guardo cierto cariño, dicho sea de paso – causa un desajuste brutal en el resto del juego. Para empezar, es un nivel y un enemigo fácil de batir con el Mega Buster. Pero después resulta que su poder (con el que lanzamos sierras) es el más poderoso que nos encontraremos en un Mega Man. En algunos casos concretos necesitaremos descubrir la debilidad de un Robot Master para superarlo; pero en Mega Man 2, armados con el Mega Buster y la sierra de Metal Man podemos superar fácilmente a todos los jefes.

Dejando de lado este detalle, el juego es muy entretenido, tanto si lo juegas por primera vez como si repites. Los niveles son tan variados como sus obstáculos y temáticas. Hay un nivel realmente difícil, el de Quick Man, que requiere ser especialmente veloz y anticiparse a todo, pero el resto de niveles se parecen más a un paseo; aunque al menos eso nos permite disfrutar del camino.

Como llevo diciendo un buen rato, Mega Man 2 tiene que ser considerado como lo que es, un clásico en toda regla que llevó la franquicia y el género de plataformas al cénit. Incluso me atrevería a decir que es la mejor entrega para entrar a la saga si nunca se ha jugado a un Mega Man. Pero en mi opinión, es el segundo mejor como juego. Mega Man 3 es más largo y con una dificultad más ajustada en un punto medio. Lo contaré en el siguiente apartado, dedicado a su perfección.

Mega Man 3 – La perfección

(De acompañamiento, el mejor tono de la serie, esta vez en VO. Es el más distinto. El más épico. Lo escucho y me apetece salvar el mundo.)

[soundcloud url=”http://soundcloud.com/retromaquinitas/mega-man-3-dr-wily-part-2″ comments=”true” auto_play=”false” color=”ff7700″ width=”100%” height=”81″]

De acuerdo. Mega Man 2 es seguramente el título más importante de la saga. Y es que el Mega Man original fue un éxito crítico y comercial moderado, y que no necesariamente pedía secuela. Seguramente el desarrollo de Mega Man 2 fue un experimento, un intento a ciegas de crear una franquicia a partir de un título. Tal es así, que su creador, Keiki Inafune, lo preparó durante su tiempo libre. Se juega prácticamente como el primero, pero en el fondo todo lo demás es distinto, un paso más allá. Fue el juego que hizo popular a la franquicia, un éxito completo de la NES y, de hecho, creo que es el motivo por el cual los jugadores volvieron a dar una oportunidad al primer Mega Man.

Los ocho Robot Masters de Mega Man 3

Los ocho Robot Masters de Mega Man 3

Una vez dicho esto, fijémonos en que hablamos de importancia y no exclusivamente de calidad. Si bien Mega Man 2 es un juego sobresaliente, Mega Man 3 es la créme de la créme. Voy a intentar explicaros cuáles son los motivos que me llevan a esta conclusión.

Para empezar, el desarrollo de Mega Man 3 fue planeado. No fue un hobby de tiempo libre ni un experimento, sino que surgió de la necesidad de prolongar el éxito de la segunda entrega, así que gozó de los recursos necesarios para pulirlo al máximo.

Mega Man y Rush

Mega Man y Rush

Seguimos por tres elementos que se convertirían en icono: el resbalón o slide (la posibilidad de resbalar por el suelo y pasar por agujeros más estrechos), Rush (amo ese perro) y el enigmático Proto Man – con su silbido. Y los ocho Robot Masters son geniales, como mi sufrido Shadow Man. ¿Que prefieres los de Mega Man 2? Lo entiendo y no te preocupes, porque los ocho también están presentes en esta entrega. Así que 16 jefazos. Y lo mejor de ambos mundos en una sola entrega.

La dificultad es el aspecto más cuidado. Mega Man 3 es no tan sólo más largo que Mega Man 2; es seguramente el más largo de la serie de NES. La dificultad es más elevada que en la segunda entrega y el reto de algunas fases es considerable. Especialmente tras superar los ocho primeros enemigos, cuando la dificultad va in crescendo a un ritmo más que razonable.

Algo novedoso es el intento de contar una historia. Tampoco pensemos que esto es un Final Fantasy pero entre el argumento inexistente de las dos primeras entregas y las predictibles y repetitivas historias de las posteriores, la contada en Mega Man 3 es interesante; Dr. Wily y Dr. Light trabajando juntos de nuevo creando un robot para mantener la paz y como el Dr. Wily le corrompe… come on, al menos tenemos algo.

Ajá, ajá... voy a ponerle una backdoor...

Ajá, ajá… voy a ponerle una backdoor

Como en la segunda entrega me he fijado también en algunos de sus errores, voy a hablar brevemente de algo parecido para la tercera, porque, de hecho, hay ciertos trucos ocultos que descubrí mucho más tarde y que no son bugs reales, sino que son diseñados. Pulsar ciertas combinaciones en el mando del segundo jugador produce efectos como súper saltos y capacidad de congelar la acción. Podéis verlo en el siguiente vídeo muy bien explicado a partir del minuto 3:30. Una dimensión desconocida.

Mega Man 3 – Glitches, Tricks, and Other Cool Stuff

Por último, a nivel personal, siempre digo que si tuviese que definir un juego con el que me identifico este es Mega Man 3. Cuando digo que soñé con él, con sus enemigos, con mis derrotas y victorias, lo digo en sentido literal. Después de largas sesiones sin conseguir derrotar a Shadow Man, no conseguía ni dormirme. Y eso, con siete años. No sé si es la nostalgia la que habla o esa persona que ha crecido desde ese niño tozudo y peleón, pero para mí es una piedra angular de mi aprendizaje y desarrollo.

Y RetroMaquinitas con 7 añitos mandando foto a la revista del Club Nintendo - Otro documental

Y RetroMaquinitas con 7 añitos mandando foto a la revista del Club Nintendo – Otro documental

Sé de buena tinta que, en general, Mega Man 2 es más querido que Mega Man 3. Francamente, lo llego a entender. Pero desde aquí quiero hacer una petición a los acérrimos defensores de la segunda entrega: dadle una nueva ojeada a Mega Man 3. Os daréis cuenta de que expande y construye tan espectacularmente sobre todo lo bueno que tiene de por sí Mega Man 2 que se convierte en una entrega superior, legendaria.

Y disfrutad con la experiencia. Todo lo que vino después fue el declive de la saga. Con la cuarta entrega, que añadió el New Mega Buster – que permite cargar el arma normal para hacer ataques más potentes – se acabó la importancia de los poderes enemigos al poder terminar con todos ellos con el propio ataque base de Mega Man. Una lástima pero no me quejo; soy de los que creo que la superación de una fórmula perfecta era imposible.

Marçal Mora

Ingeniero Industrial e Informático, apasionado de las maquinitas por vocación. Volvió a nacer cuando le regalaron una NES. Le gustaría ser Mega Man. Cree en los videojuegos como herramienta de aprendizaje. Le gusta escribir casi tanto como divulgar en Retromaquinitas.com.

  1. Mith

    ¡Ay!

    Yo es que siempre fui de Mega Drive. Jugar a la Super Nintendo es como ponerme la camiseta del Barça, y encima con la publicidad de Qatar.

    Pero Mega Man es de lo poco que toqué de esa consola (me temo que ya con la X en el título) y si me dice usted que las tres primeras partes son las mejores, igual hasta hago esfuerzo y todo y busco emulador.

    Estupendo repaso.

    Responder
  2. _~lee~_

    Megaman X a mi me parece cojonudo, pero tengo que decir que la dificultad de las tres primeras entregas a mi también me cautivaron.

    No soy muy fan de Mega Man, pero creo que estoy de acuerdo en casi todo contigo.

    Buen repaso le estas dando a tu saga favorita.

    Responder
  3. RetroMaquinitas

    Mith, no sé a qué esperas. Que con emulador puedes jugar de diez en diez minutos y así uno se distrae.

    Gracias lee por tus comentarios!

    Responder
  4. pepinilloguerrero

    Me veo obligado a seguir comentando en esta serie sobre Mega Man 🙂

    Sobre Mega Man 2 hay que decir que es el emblema de la serie y la entrega que ha inspirado a todas las demás (salvo MM3), y creo que tiene un genial balance en diseño de niveles, dificultad media y calidad técnica en su época. Era un juego rompedor y una gran secuela del original.

    Con Mega Man 3… no estoy muy de acuerdo con la coletilla de “la perfección” que le has dado. Por un lado, es evidente que pretendía ser la mejor entrega de todas y que tenía un acabado muy superior a MM2: tenía más fases, más enemigos, era el más largo con diferencia y tiene un diseño y apartado sonoro bestial… pero está a medio hacer, Inafune decía que nunca llegó a acabar su desarrollo antes de lanzarlo a la venta. La recta final tiene un diseño de niveles muy pobre, pero pobre, pobre, pobre. Se nota que hasta habían dejado tirados tanques de energía que usaban los testers para explorar el nivel entero, y también se nota que en algunos puntos era supernecesario mantener energía en armas secundarias (como el Rush Jet) y pasar a la primera ciertas zonas, porque en caso contrario te veías obligado a perder todas las vidas al no poder recargarlas. Podía haber sido una diosada, pero yo creo que está por debajo de MM2 y otras entregas de la serie.

    ¡Un saludo pepinillero!

    Responder
  5. RetroMaquinitas

    pepinilloguerrero, una opinión muy respetable. Uno nació con MM3 y le puede el sentimiento. Eso sí, sólo añadir una cosa: hay uno de los enemigos finales en una de las fases del Dr.Wily en MM2 que tiene un problema parecido al que encuentras a MM3. Ese en el cual si no tienes las bombas de Crash Man al máximo (y las usas perfectamente) te quedas atascado. ¿Lo recuerdas?

    Responder
  6. De la Hoz

    Yo con esta saga he seguido el camino inverso, siendo Megaman 9 para PSN el que me enganchó para darle un tiento a los clásicos. Obviamente he crecido mirando de reojo a la franquicia, pero ya es curioso que hayan tenido que pasar tantos años para hincarle el diente.

    De paso, ya aprovecho para preguntarte qué te parecen esas continuaciones. Siendo tan admirador del personaje, no se si los recibistes con los brazos abiertos o el ceño fruncido 😉

    Responder
  7. RetroMaquinitas

    Sr De la Hoz, pues es una buena pregunta. En mi caso, la noticia de Mega Man 9 no tan solo la recibí con los brazos abiertos sino con lágrimillas en los ojos. Corrí a comprarlo en la Play Store. Para serle totalmente sincero, considero que quizás Mega Man 9 es la mejor entrega desde Mega Man 3. El único punto débil, para encontrar alguno, es que con el mando de la PlayStation mi nivel de control, acostumbrado a dos botones a distancia horizontal en el mando de la NES, se veía algo resentido. Pero como le digo, sin más. Lo disfuté como un niño con la misma jugabilidad y metodología que habría usado 20 años atrás.

    Mega Man 10 ya me parece un poco más de lo mismo, aunque solo por lo de poder por fin solucionar esa duda de si X era 10 o no – yo siempre defendí que eran líneas distintas, si no no tenía sentido – ya valió la pena. Desde mi lado, un aplauso para Capcom por su iniciativa.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)