La batalla de la séptima generación (PS3 vs. Xbox360)

Hace unos meses dimos por cerrada la última generación de consolas, otra muestra más en nuestros cinturones de jugadores. Han sido casi ocho años de nuevas experiencias que dejan atrás un buen reguero de buenos juegos, descargas digitales, mandos inalámbricos y una nueva batalla entre Sony y Microsoft por la supremacía de la industria del videojuego mundial. A toro pasado – como más sencillo es analizar estas cosas – en Deus Ex Machina nos ponemos a elucubrar si existe un ganador en esta  pelea, porque eso de que los que ganan son los usuarios en realidad no nos vale. Aquí nos gusta pensar que hay una compañía que ha triunfado y que hay otra que ha metido la pata. O las dos.

Dos de nuestros colaboradores se enzarzan hoy en una disputa por defender la que ha sido para ellos la ganadora de la generación, y lo hacen ya no dando sólo por hecho la existencia de ese título, sino también su potestad para entregarlo. Pero es que aquí nos gustan las peleas y ésta, al igual que la lucha que se ha gestado durante todos estos años, se prevé apasionante, tanto como la batalla de la generación que ya está con nosotros.

Xbox360, por Francisco García (Lee)

La pelea en esta generación ha estado muy reñida. PlayStation 3 tuvo un arranque más modesto, pero Sony se puso las pilas con cosas de última hora como PSN+, lo que incluso en su último año de vida le ha permitido recibir juegos muy interesantes, o dicho de otro modo, le ha permitido tener una mejor muerte que la consola de Microsoft. Pero el final no es toda la generación, y creo que para anunciar una consola ganadora hay que analizar todo, desde el principio hasta el final, y no sólo el buen sabor de boca que ha podido dejarnos en estos últimos meses.

xbox360

Xbox 360 salió primero, y aunque bien es cierto que no aprovechaba para nada la potencia de la máquina, salió en dos versiones distintas logrando un precio competitivo. PlayStation 3 se retrasó en Europa, se lanzó tarde y lo de la retrocompatbilidad acabó, al poco tiempo, en nada de nada. No olvidemos su precio, un autentico escándalo de  600 euros la unidad. Ya se debatió aquí hace no mucho qué pad era mejor, y mi opinión es que el que gana es el de 360, pero para no repetirme diré que Sony hizo el ridículo con declaraciones tales como “La vibración es cosa del pasado” poniendo en el mercado su Sixaxis, y acabando con un Dual Shock 3. También me divierte mucho la historia del mega-hyper-chip Cell, un chisme que hacía que fuera más sencillo programar para Xbox 360 y luego portear a PlayStation 3, haciendo que en la mayoría de los casos el juego ganará más en la máquina donde se había programado (hay casos como el de Bayonetta que se deben única y exclusivamente al control de calidad).

Otra cosa que ha dado mucho que hablar en esta generación (para bien o para mal) han sido los logros. En Xbox 360 estuvieron antes, desde el inicio, mientras que en PlayStation 3 hay juegos que no los tienen, los de salida. La calidad de los servidores de juego online de Microsoft está a años luz de la de Sony, sobre todo en la primera mitad de generación, algo que hacía que no importara que el servicio fuera de pago.

Los primeros modelos de ambas consolas han sufrido todo tipo de problemas técnicos como las tres luces rojas y la luz naranja, pero seguro que ya alguien ha pensado aquello de “lo que hace grande a las consolas son los juegos”, así que vamos con los juegos entonces. Empecemos con uno de los más importantes de esta generación: Gears of War. Para gustos colores, pero es cierto que Gear of War ha sentado algunas de las bases de control en esta generación, y hasta prácticamente la mitad de estos años Microsoft tenía un montón de exclusivas como Mass Effect, Alan Wake, la saga Halo, Fable, Lost Odyssey… y además consiguió “arrebatarle” muchas exclusivas a Sony como Final Fantasy, GTA, Metal Gear Solid… creando un catálogo muy completo sin nada que envidiar a su rival. Eso sí, los buenos amantes de los JRPG encontrarán en PlayStation 3 su consola, por el número más grande de exclusivas que tiene. Últimamente ha recibido juegazos como The Last of Us o Beyond, también a tener en cuenta.

Aun con todo creo que esta lucha ha sido diaria, de las de pelear día a día, y que en esa pelea la que ha conseguido imponerse finalmente ha sido Microsoft con su Xbox 360. Es la vencedora, pero eso sí, por muy poco.

PlayStation 3, por Ricardo Suárez (Anchuela)

Soy un renegado. Me he pasado la mitad de la séptima generación entonando alabanzas a Microsoft y su Xbox360 para acabar dando por vencedora – si es que ese hecho existiera – a PlayStation 3 en la batalla que se libró en nuestras casas hasta hace escasos meses. Pero no piensen que soy un resentido, sino mas bien un converso.

Microsoft pegó primero, aportó buenas ideas y una mejor ejecución de sus planes en sus primeros años de Xbox360, pero el resultado final, el cómo han acabado las cosas, ha hecho que la balanza – también la mía – se acabara decantando hacia la máquina de Sony. La medalla de oro se la lleva el que llega en primer lugar a la meta, no el que hace la mejor salida.

Soy de los que piensa que lo importante en esto de los videojuegos son los propios videojuegos, que hay catálogos para cada jugador y que el gusto general hace que todo acabe decantándose hacia un mismo lado. Microsoft aseguró un buen número de títulos exclusivos en la salida de su nueva consola que hacían que su máquina mereciera verdaderamente la pena: Gears of War, Halo 3, Dead Rising, Blue Dragon… Poco importa si un juego se ve mejor en una máquina u otra si no eres un purista de lo visual, así que aquí sólo cuenta lo exclusivo. Pero Sony ha acabado teniendo un mejor catálogo de juegos propios, lugar en el que los productos de Naughty Dog brillan con luz propia, arropados por joyas como (qué pena no poder incluir aquí a God of War) Beyond, Ni No Kuni, Demon´s Souls, Infamous, Metal Gear Solid 4 o Journey. Utilizaré este último ejemplo para destacar la remontada de PlayStation 3 en materia de juegos descargables (aquí bien podría decir indies), cuyo catálogo poco tiene que envidiar (casi más bien al contrario) al de la blanca/negra de Microsoft.  Empezó tarde, continuó peor, pero ha acabado en una inmejorable posición.

Si hablamos de la máquina en sí dos diferencias destacan por encima del resto:  mandos sin pilas y fuente de alimentación interna. Nuestra economía y el espacio de nuestros pequeños salones de pisos minúsculos agradecen las decisiones de la firma japonesa. Añado a esta escueta lista otro motivo – para mí secundario, pero para muchos usuarios fundamental – : la gratuidad del juego online. Soy consciente de que los servidores de Sony no tienen punto de comparación con los de la empresa de Redmond, pero joder, bastante buenos son si tenemos en cuenta que jugar online en PlayStation 3 es gratis, no sé que más queremos. Esto de la viruta es algo que los de Sony tienen claro que importa, y si no miren qué ha pasado con los cien euros de diferencia entre PS4 y Xbox One.

Quizá no hayamos tenido nunca una pelea tan reñida en una generación de consolas. La recta final de la generación auguraba un resultado de foto finish, pero un último esfuerzo de PlayStation 3 hacía que las cosas cambiaran. Y es que Sony tenía una bala de plata. Sí, hablo de PlayStation +. La colección instantánea que Sony proponía hizo que muchos dejaran de plantearse las posibilidades para unirse, a partir de ese momento, al bando de los japoneses. Su modelo actual es imbatible, teniendo en cuenta sus posibilidades entre plataformas, con un parqué de máquinas instalado (PS3 – PSP y PS4 – Vita) que aplasta con una solvencia no antes imaginable al equipo de Xbox.

He tenido la suerte de poder disfrutar de ambas máquinas desde su salida y he disfrutado por igual con ambas, pero en base a todo esto, si debo escoger una de ellas para pasar a la posteridad de estos últimos ocho años me quedo – por poco, pero siendo un resultado justo – con PlayStation 3. Empecé enamorado de Xbox360 pero he acabado siendo uno de los de la Play de toda la vida. No me digan que no es maravilloso.

ps3

  1. Marçal Mora (RetroMaquinitas)

    Estamos de acuerdo en lo ajustado en lo que sería una clasificación general pero yo ni me lo pensaría, PS3. Un nombre propio, Valkyria Chronicles. No hace falta decir mucho más.

    He echado de menos un argumento en favor de la PS3. Creo que Sony ha sido la que más ha aprendido en esta generación y, para mí, este es otro motivo claro en favor a la consola nipona.

    Solo un apunte para Lee (y no por el mando 😉 ), sobre la retrocompatibilidad. No sé a qué te refieres cuando dices que quedó en nada de nada. Es decir, las de salida, las de los famosos 600 euracos, eran retrocompatibles con PS2 y PSX (así que la retrocompatibilidad se quedó en eso, en retrocompatibilidad como se prometía). Si que es cierto que la bajada de precio supuso pérdida de retrocompatibilidad, por coste, pero solo la de PS2; todas las PS3 que han llegado a nuestras casas, Fat, Slim, con 500 GB o con 6GB de HD, son retrocompatibles con PSX – que ya es mucho más que lo que ofrece X360 en este aspecto.

    Responder
    • Fernando García (Lee)

      La retrocompatibilidad que llegó a Europa no fue por Hardware como si tenia el resto de territorios, solo por Software, que si la utilizas, sabrás que muuuuchos juegos tienen problemas a la hora de correrlos. Haz una búsqueda rápida en google o por youtube y verás como juegos de PS2 son injugables en PS3 o si son jugables tienen cientos de problemas. En el caso de PSX son un puñado, pero sigue habiendo incompatibilidad.

      Es decir, tendríamos varios problemas por los que restar puntos a Sony:
      1. La estrategia comercial de Europa (que era territorio Sony con PSX y PS2) con sus frases de “Compraran el producto que nosotros les digamos” era de una soberbia extrema y les salió muy caro. Lanzaron un modelo diferente que los demás si tenían.
      2. Empezaron actualizando esa lista para que fueran compatibles, pero al final con el paso del tiempo se dejó, y por último se colgaron juegos en la Store de PS2 que funcionaban PERFECTAMETE en PS3 pero que su gemelo de disco no lo hacia. ¿Si ese funciona por qué el que has pagado con anterioridad no lo hace? Porque quieren que vuelvas a pagar.

      Soy consciente de que es algo más de lo que ofrece 360 en ese aspecto y encima en mi caso que guardo todas las consolas (como ya te he contado en otras ocasiones) me importa bien poco ya que siempre que quiero rejugar algo conecto mi antigua plataforma.

      Pero me ha hecho posicionarme en el bando de 360 porque una vez vivida la batalla día a día, echando la vista atrás y pensando en cada decisión, juego o momento, sumando y restando los puntos buenos y malos de cada una de las plataformas… creo termina ganando la consola de Microsoft. Por bien poco, ya que PS3 ha tenido una recta final envidiable para todas las plataformas de la historia, pero doy mi mano por la consola de Microsoft en esta ocasión.

      Como predicción de futuro ya que estoy, el arranque de PS4 me parece sublime y creo que si mantiene el tipo, en la siguiente generación votaré por PS4. One ha tenido unos baches tan gordos antes de salir y durante sus primeros tiempos, que ya se ha quedado rezagada.

      Responder

Comentar

  • (will not be published)