El final de Mass Effect 3

Las críticas y los halagos se ceban con Mass Effect, la saga de juegos que ha pretendido hacer caso a los fans hasta el extremo. ¿Ha sido bien llevado, o no debería la compañía haberse atrevido a tanto?

Fernando García (Lee)

El final de Mass Effect 3 ha creado muchos debates en el último año. No me extraña que la comunidad de jugadores se levantara en protestas por lo que hizo Bioware. Aun con el Final Extendido que se lanzó posteriormente, los usuarios nos sentimos totalmente engañados y timados por lo que sigue siendo el final, y las propias declaraciones de la gente del equipo. Y la clave de todo es que el final de Mass Effect 3 no es ni un final.

Claramente, según te acercabas a los últimos compases del juego, se iban notando las zonas menos trabajadas. El mundo Asari es un despropósito prácticamente, y luego Horizonte y la Tierra son feos y aburridos. Era hacer lo mismo sin ninguna emoción. Mucho vídeo de batalla épica, pero no tomabas decisiones importantes como sí las tomabas en los otros juegos.

Y una vez en la Tierra llega el problema. Para que nos entendamos vamos a poner un ejemplo sencillo: supongamos que Mass Effect 3 es un libro de 1.000 páginas. De la pagina 1 a la 800 no hay ningún problema, pero de la 800 saltamos a la 820. Luego hay 20 páginas más y desde la 840 nos vuelve a saltar a la 860, así en intervalos de 20 todo el rato. ¿Puedes terminarte un libro así? ¿Puedes saber todo lo que pasa?

Claramente la respuesta es no. Pues a Mass Effect 3 le ocurre lo mismo, una vez estamos en la Tierra faltaba mucha información, mucho enlace. Nos encontrábamos corriendo hacia un rayo con nuestros compañeros y “pum” nos alcanza, y muere todo el mundo. Pero en la escena final nuestros compañeros ahí estaban a bordo de la Normandía. ¿Cómo leches han sobrevivido y se han subido a la Normandía?

Por otro lado, una vez en la Ciudadela, empezamos a ver remix de diferentes escenas de películas o videojuegos. No solo faltan paginas “del libro”, sino que encima algunas son copiadas de otras obras (y actuales para colmo) como Matrix. Resulta que el niño con el que soñaba siempre Shepard que había visto morir al inicio del juego es el Crisol, que en otra historia se llama “el arquitecto de Matrix” que es el que ha puesto la solución al caos.

Para colmo, Shepard ha estado cerca de las 100 horas en los juegos tomando decisiones, salvando unas razas, condenando a otras… y allí arriba, da igual todo lo que hayamos hecho, se nos dan 3 opciones: Destruir a los Segadores, Controlar a los Segadores, o la Síntesis de un ADN juntando a los orgánicos y los sintéticos. Sí, cada final luego tiene su variante: cambiaba el color del vídeo final (guauuu) y algún que otro detalle, pero solo dependiendo de la fuerza militar conseguida en la última entrega, nada de las decisiones tomadas.

Y en la escena final, vemos a la Normandia escapando, y que después se estrella en un planeta que no sabemos cuál es. Que sepáis que todo el vídeo final que acabo de relatar… ¡dura dos minutos! ¡Dí que sí! ¡Cien horas de juego para un final de dos minutos! ¿Pero címo la gente no se va a sentir totalmente decepcionada? A mi me daría muchísima vergüenza que me hayan reprochado de esa manera por sacar un juego incompleto. Una cosa son los numerosos bugs que se corrigen con parches haciendo los usuarios de beta testers, pero otra ésto…

mass_effect3_ending_by_dunechampion-d4sphpt-716x1024

Espero que este suceso con Mass Effect 3 sea el único en la industria del videojuego, y que de un buen tirón de orejas a lanzar los juegos completados. Y felicito desde aquí a toda la comunidad de jugadores que casi se levanta en armas ya que los consumidores somos nosotros y éramos los que salíamos perjudicados, ellos ya tenían el dinero en caja. Para terminar me gustaría decir que ni aún con el DLC Extendido se arregla el tipo de final y juego que es, pero eso ya sería para otro artículo.

Mass Effect 3 – Ending Movie Comparison – All the Colors

Ricardo Suárez (Anchuela)

Un tweet de mi compañero Lee me ponía sobre aviso acerca de la enésima tormenta que se cierne (o no) sobre la industria del videojuego: La semana pasada los responsables de Bioware se lanzaron a preguntar a la muchachada qué les gustaría ver en un más que plausible Mass Effect 4. En concreto, querían saber si les agradaría jugar a una precuela de la saga o preferirían que la historia continuara. Este gesto que podríamos catalogar de humilde, no hizo otra cosa que soliviantar a las hordas de seguidores de la saga, que de nuevo se rasgaban las vestiduras ante las intenciones de la desarrolladora.

A mi no me extrañó ver a Bioware preguntando a su público qué querrá ver en el siguiente Mass Effect. Lo que me hubiera parecido raro sería que no lo hicieran, después de la que se lió con el final de la tercera parte. El finalgate. Seguro que muchos son padres de familia, y no quieren poner de nuevo sus vidas en peligro.

Entiendan que están ante alguien que no ha visto el final de Mass Effect 3 (Bioware, 2012). Es más, no ha jugado a ninguno de los juegos de la saga galáctica, aunque tengo muy claro – vistas las reacciones tan adversas que se produjeron – que el final del juego no debe estar a la altura de lo que se esperaba. Cosas que tiene el hype, ese gran invento. Tampoco era la primera vez que algo así pasaba en una producción similar, pero qué cojones, por menos de eso se ha llegado a las manos en este y en otros medios expresivos.

Todo este escándalo nos deja un escenario de futuro aterrador: las creaciones de los autores les pertenecen cada vez menos a ellos y más a los fans. Las ventas mandan, está claro, y hay que agradar a tu público objetivo, pero de ahí a tomar decisiones argumentales o de diseño basadas en la pretensión de los más acérrimos al producto va un mundo. Quizá los que tengan más culpa en todo esto sean los directivos de la  propia Bioware, ya que accediendo a cambiar/modificar/extender (disculpen mi ignorancia) el final de la saga se pliegan a los intereses de los seguidores, dándoles de alguna forma la razón, riéndoles la gracia. El poder de decisión sobre el producto es transferido al que paga por él, ahogando la creatividad de los que verdaderamente se dedican a ello, hayan sido capaces o no de dar un final (o un inicio, o desarrollo, lo que sea) digno a la creación, ¿Cómo van a atreverse a sacar una cuarta parte sin tener el beneplácito de los futuros compradores? No se atreverían ni locos. Shepard ya no les pertenece.

Hola y adiós, Shepard. O al revés.

La sombra del temor por la represalia siembra la duda en la industria del videojuego actual, cada vez más conservadora y necesitada de su público más fiel. Público que quiere decidir el futuro de las obras que consumirá, pero que normalmente reniega ante cualquier decisión – mucho más si son de tipo económico – que tome por su cuenta la desarrolladora. Un “Haz lo que te diga, no lo que yo haga” que se convierte en una lucha de poder a poder entre creativo y usuario; algo que no debería ser así.

Aunque a muchos usuarios les encante enarbolar la bandera del fanatismo freak y atribuirse un derecho de decisión sobre el producto que la compra del mismo de por sí no les transfiere, yo tengo muy claro que intentar coaccionar el desarrollo creativo de los profesionales del sector no nos traerá más que penurias. Porque ellos ya estaban antes de esta sociedad 3.0, donde es muy sencillo amplificar nuestra opinión, sobretodo si tenemos una muy mala. Obras discutibles ha habido muchas, pero es sólo ahora cuando los responsables de ellas tienen miedo a lo que se puedan encontrar al sacarlas a la luz. Quizá el peor final de todos los posibles sea el que nos lleve a condenar el espíritu creativo de aquellos que siempre soñaron con contarnos esas historias, se ajusten o no a nuestro gusto. Ese final no lo cambiamos con un DLC.

Francisco Fernández Robles (ParasiteTeromea)

Cuando vi la pequeña “diferencia de opiniones” de Anchuela y _Lee_ en Twitter, casi estuve a punto de meterme por medio, pero como siempre la pereza me impidió hacerlo.

Mass Effect 3. Si  pronuncias ese nombre en una sala estoy seguro al 120% de que se escuchará: “vaya mierda de final”. ¿El final era malo? No, la verdad es que el final está bien, es una buena forma de cerrar un juego, pero el problema es ese: es una  buena forma de cerrar un juego (si, hice Copy/paste), pero no es bueno para Mass Effect 3.

Los Mass Effect ofrecen miles de elecciones al jugador, y algunas ejercen mucho peso en la trama, otras son difíciles para el jugador, pero son elecciones que el comandante tiene que tomar, y toda elección tiene su consecuencia. Me gustó mucho que por un acto de piedad en el primer juego, en el tercero se viese reflejado, o que un error en el segundo costase la vida a toda una raza en el tercero. Ver como lo que has elegido a lo largo de la aventura te persigue, para bien o para mal, para mí es increíble.  Es hacer que piense cada palabra que diga el personaje, cada acción, cada bala que sale del arma: el What if siempre está presente.

Pero el problema está en su tercera parte, quitando que sea buena o mala (se nota mucho al influencia de EA, y no en el buen sentido), el final es indigno. Todas las decisiones, todos los sacrificios, todo lo que el jugador ha hecho durante 3 juegos, toda una historia que se basa en la voluntad del jugador, al final, todas esas decisiones dan igual.

Da igual si decidiste aliarte con unos o con otros, da igual si por un poco más de apoyo aniquilaste a una raza entera, da igual cuantos compañeros hayas tenido que sacrificar. Al final, no hay nada, ni consecuencias ni nada. Puedes tirarte horas pensando qué hacer con cada opción, o sencillamente darle al boleo, que el resultado es el mismo.

Para mí fue una bofetada en la cara. Me pasé cada juego 2 veces eligiendo caminos distintos en ambas partidas, y aunque fueron dos partidas totalmente distintas, no se diferenciaron en nada al final, era exactamente lo mismo. La primera partida lo hice todo bien (o al menos lo mejor que pude) para salvar el universo, siendo el más bueno de los buenos, y en la segunda fui el mas cabrón de todos (exterminé todas las razas que pude y al final me quede sin tripulación) esperando mandar el universo a la mierda, solo “por ver qué pasaba”. Al final de la segunda espere un “Joder Shepard, te has cargado el universo”, pero no, era lo mismo que en la primera partida, la opción de fallar no existe, da lo mismo si has matado y/o violado a todo ser viviente, que será lo mismo si has sido todo un héroe.

Me hubiese gustado poner alguna frase guay como “Todos hacemos elecciones; pero, al final, las elecciones son las que nos hacen a nosotros” (Andrew Ryan, si no sabéis quién es os perdéis un juegazo) en esta pequeña reflexión (pequeña porque quiero mantenerla libre de alerones, más conocidos como spóilers), pero al final, las elecciones aquí las hacen otros.

  1. Sasy

    El final no es que sea malo, sino algo inconcluso al menos a mi gusto teniendo en cuenta todo lo vivido por Shepard, las decisiones, los romances (en mi caso solo uno, fidelidad ante todo), los sacrificios.
    Si uno ha jugado toda la saga, la mision suicida de ME2 por ejemplo ha sido uno de los mejores momentos, decidiendo los pasos a seguir.
    El extended cut mejoro bastante esos saltos en la mision final, pero a mi en lo personal me dejo un vacio, tanto en lo que es historia como en el destino de Shepard, creo que merecia mas, y aun sigo esperandolo….aun hay esperanza¿ ? mientras haya un aliento de vida…. creo que si.

    Responder
  2. _~lee~_

    Despues de terminar Leviathan hace tiempo y Omega hace nada, te das cuenta de que el juego le faltaba de 6 a 12 meses para ser finalizado.

    Las prisas para lanzarlo al mercado le han jugado una mala pasada como la del final. En todas las demas entregas ningun DLC era “indispensable” dentro de la historia, solo “el corredor sombiro” y “la llegada” hacen de enlace entre juegos, un Mass Effect 2.5.

    1. Las cenizas es un DLC muy importante para entender a los Proteanos finalmente. Tiene de las mejores escenas cuando Liara y Javik hablan.

    2. Leviathan es muy importante ya que es la manera mas “completa” de que se nos cuente la historia de los Segadores, que con el final extenido modificando lineas de dialogo noq ueda tan absurdo.

    3.Omega era la manera de conseguir a las bandas criminales de la galaxia bien, no las 3 misiones secundarias que te hacen hacer en el juego de “habla con este y fin”.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)