¿Es arte el videojuego?

El videojuego alcanza rango cultural e inevitablemente empiezan a asignárseles los mismos vicios y virtudes que al resto. ¿Era el cine arte? Seguro que alguno al comienzo lo alejaba del papel o del teatro. Llegados hasta punto no podemos sino preguntarnos lo mismo con respecto al videojuego.

Iván Carlo Alcañiz (Chanchi)

¿El Videojuego debe ser considerado un arte?

En el sentido estricto de la palabra arte, y según Wikipedia, sí debe ser considerado arte, puesto que arte es cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o en general una visión del mundo mediante diversos recursos, ya sean plásticos, lingüísticos, sonoros o mixtos. Vamos, que está al mismo nivel que la literatura, la pintura o el cine.

Un videojuego no deja de ser en mayor o menor medida una película que cuenta una historia, solo que a diferencia de los metrajes que vemos en las salas de cine, pide una mayor interacción con el usuario, hasta tal punto que en algunos juegos el jugador puede alterar el final de la historia.

Ahora viene la verdadera pregunta dentro de este tortuoso tema. ¿Todos los videojuegos deben de ser considerados arte? Anteriormente hemos dicho que sí, pues cualquier videojuego cumple la anterior definición de arte.

Pero hay diferentes niveles de arte. ¿Es comparable una obra como Okami, Shadow of the Colossus, o Braid a otras como “Imagina ser…”? Es como comparar una obra de Steven Spielberg (La lista de Schindler), o Peter Jackson (El Hobbit: Un viaje inesperado) como por ejemplo con otra de Santiago Segura (no es por infravalorar a Santiago, pero las películas de Torrente… hablan por sí solas).

Tampoco nos olvidemos de los Juegos Flash, esos que tanto nos entretenían cuando teníamos 7 años,  en esos tiempos en que solo conocíamos MiniJuegos o los juegos MMORPG Gratuitos como Cabal Online o League Of Legends ¿También deben de ser considerados arte? Volvemos al mismo caso anterior. Hay algunos que sí, y otros… que no deberían haber visto la luz del día. Por ejemplo, S4 League es un MMORPG que cumple con las expectativas que ofrecen sus artes gráficas, a diferencia de Cabal Online, que no es que tenga un aspecto gráfico notable, pero sus “artes” (dibujos o wallpapers descargables desde la página oficial) no tienen nada de malo, pero no muestran realmente el producto que ofrecen (aunque este es otro tema).

En definitiva, sí, el videojuego es un arte, un arte en estado puro y en constante evolución, no hace falta más que hablar de los denominados Videojuegos Indie, que como su nombre indica, son videojuegos creados por gente que no tiene un estudio profesional detrás, denominados “independientes”. Luego pueden ser respaldados, pero eso ya es otra historia.

Hablando del arte, ¿es comparable un juego independiente como lo son Super Meat Boy o Limbo, con uno respaldado por una gran compañía como por ejemplo las sagas Final Fantasy (que tienen a las espaldas un apartado artístico flipante) o Assassin’s Creed?

Son totalmente comparables, independientemente de los recursos que tengan detrás (está claro que cuantos más recursos mejor), pero no por ello tienen menos valor que los videojuegos creados por “profesionales”. A veces incluso superan el nivel impuesto por ellos.

Aunque solo es la humilde opinión de un jugador ocasional, que prefiere videojuegos con los que pasar un rato divertido, aunque sean solo 10 minutos, a sagas potencialmente largas en duración como Mass Effect o Dragon Quest.

Francisco Matas (Narfm)

Antes de comenzar mi parrafada, que quede muy clara mi posición: por supuesto que sí. Según la RAE, arte se define como “Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.” Y los videojuegos, en la mayoría de ocasiones, cumplen todos y cada uno de esos recursos; en ellos vivimos grandes historias, ya se cuenten mediante texto (Final Fantasy, por ejemplo) o con la acción directa del jugador (Portal 2), que se respaldan por un diseño gráfico que sumerge al jugador en mundos increíblemente bellos (Braid), desoladores (Fallout 3), agobiantes (Amnesia: The Dark Descent), etc; además, en muchos juegos el sonido se torna parte fundamental, tanto para introducirnos en su mecánica (Rythm Paradise, Super Hexagon) como para introducirnos en su mundo (el citado Amnesia), igualmente también encontramos bandas sonoras que rezuman genialidad por los cuatro costados sin ser parte esencial de la jugabilidad en sí, como podría ser la de Super Mario Galaxy.

Si esos títulos que he mencionado no existieran, no nos resultaría extraño leer una novela con el argumento de Final Fantasy VII, ir a una exposición de arte y encontrarte con alguno de los fondos de Braid, ver una película desarrollada en el universo de Fallout o ver a una orquesta tocando las piezas de la banda sonora de Super Mario Galaxy. ¿Acaso todo esto no sería arte? Tan solo por todo lo anterior, los videojuegos deberían considerarse arte. Pero a eso hay que añadir lo esencial del videojuego, su mecánica, cómo nos hace interactuar el desarrollador con el juego, cómo descubrimos sus mundos, pasamos sus niveles y, en los mejores juegos, conseguir esa plena satisfacción que es el olvidar tu mundo alrededor y entrar completamente en el juego.

Pero hay muchos aspectos que le distan de ser considerado un arte. Por ejemplo, la poca accesibilidad de gran parte de las personas al videojuego. Aunque las pantallas táctiles y los sensores de movimiento han acercado el ocio interactivo a muchísimas personas, aspectos como el alto precio (tanto de la gran mayoría de juegos como de los reproductores de los mismos) y la complejidad que muchas veces envuelven al juego lo alejan de ser un producto tan común como el cine, la música o la literatura.

Aun así, yo soy optimista. La llegada de videojuegos directamente al televisor de casa y el free to play subvencionado con publicidad (como la televisión de hoy día) llegará a ser un estándar, lo que lo acercará a un público muchísimo mayor que el actual.

El videojuego es un arte joven, (¿quién consideró el cine, en sus inicios, un arte?), tiene un largo camino que recorrer para que aprendan a valorarlo (tanto usuarios como crítica) y para aprender a valorarse y a identificarse como lo que es, una sucesión de mecánicas de juego orientadas a enganchar al jugador que, en ocasiones, utilizan como simple excusa un argumento, entorno u objetivo.

Guillermo G.M. (Mith)

Evidentemente si nos acogemos a la definición que de Arte puede encontrarse por ejemplo en la Wikipedia, queda demostrado que el videojuego lo es.

Prácticamente es indiscutible siguiendo la definición elegida al azar de entre las miles que puede haber.

Sí, el videojuego es arte porque es capaz de emocionar, porque es capaz de ser admirado por su estética, es capaz de transgredir ideas o conceptos a través de los propios videojuegos, es capaz de dar a conocer y dar impulso nuevas o viejas tendencias. Aún no conozco a nadie que haya sufrido el Síndrome de Stendhal a causa de un videojuego. Bueno, igual sí.

Huyamos, solo por probar, de esa categórica respuesta. ¿Puede el videojuego NO ser arte para alguien? Sí. Igual que el toreo no es arte para mucha gente. Por un lado tenemos a la gente que critica el toreo por ser sanguinario, cruel, anacrónico, que niega rotundamente que pueda ser considerado arte, y por otro lado tenemos a la gente que sí lo considera arte, disfrutando de los movimientos, las verónicas, las pañoladas y demás.

Curiosa comparativa. Para unos no puede haber algo más alejado del arte, y para otros es arte en estado puro. Y es que depende de la opinión de cada uno, evidentemente. Filosofemos. ¿Es arte si como tal se entiende por aunque sea una persona en la Tierra? ¿Podríamos considerar por lo tanto que si para una persona es arte quemar hormigas podría por lo tanto como arte considerarse? ¿Y si tenemos demasiados prejuicios encima? ¿Y si esa persona dispusiera de horas para poder explicarse, y transcurridas esas horas contempláramos la lenta mecánica que tiene el ritual de, por ejemplo, y excúsenme el toque gore, seleccionar la hormiga adecuada, con proporciones previamente requeridas, colocarla quizá en un cuenco que expresamente deba ser de madera, disfrutar con sus intentos de huida durante cinco minutos, echar algunas gotas de gasolina y luego jugar a tirar cerillas encendidas para ver cuál es la que el Universo decide que deba acabar con la vida de la hormiga? Nada más acabar este ejemplo me he sentido mal por escribirlo, me ha resultado desagradable, pero, ¿podría entender que alguien lo considerara arte, que alguien se embelesara por, como decía, la mecánica que en sí tiene el asunto?

¿Puede ser que lo que no consideremos arte sean cosas que a priori nos desagradan, impidiendo ver realmente sus fundamentos? ¿Saben los antitaurinos lo que es una verónica, por ejemplo?

O quizá sean los prejuicios los que deban dominar el concepto de arte. Qué me estás contando. ¿Arte quemar hormigas? ¿Arte matar toros, desangrarlos en la plaza?

Depende por lo tanto de cada uno, de los prejuicios que haya vencido. Arte consideraremos a los videojuegos que a muchos nos hayan entretenido por las tardes. Arte no lo considerarán muchos de esos que rápidamente achacan al mundo del entretenimiento virtual la culpa de las matanzas indiscriminadas que frecuentemente llegan desde Estados Unidos (aunque nadie acuse al asesino de Oslo de viciarse en exceso al Call of Duty).

Depende por lo tanto de cada uno, como todo o casi todo en la vida. Personalmente me parece indiscutible que el menor y más cutre de los videojuegos es, por su elaboración, por su estética y por los pensamientos creativos que genera, una de las mayores muestras artísticas del mundo.

Francisco Fernández Robles (ParasiteTeromea)

Arte. Cuando me lo mencionan, como idiota que soy, pienso inmediatamente en esos cuadros con paisajes, hermosas esculturas en mármol blanco, pesados libros de 1.000 y pico páginas, películas de cuando parecía que el espectador medio no era gilipollas y tenía imaginación, y en esas fotos en blanco y negro que casi siempre tienen una mujer en bolas. Pero cuando me dijo Mith (palabras no tan textuales) “eh paria, vamos a hacer un artículo sobre si los videojuegos son arte o no, así que escribe algo o te fustigo”. Como idiota, lo primero que pensé es: ¿Qué es un hombre? Una miserable pila de secretos ¿Qué es el arte?

Amo esa intro

Amo esa intro

Lo primero que hice, aparte de buscar Bloody Tears en Youtube para escucharla mientras, fue ir a la RAE para buscar el significado de “arte”. Según la Real Academia, el arte es una “manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros”. Tras leer esto una cosa me quedó clara: soy idiota, así que fui a la Wikipedia a ver si venía con palabras más sencillas. Según Wikipedia, el arte “es entendido generalmente como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, mediante diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros o mixtos”.

Vale, ahí lo tuve claro, básicamente cualquier cosa que exprese una idea o sentimiento es arte, pero el problema es que entonces cualquier cosa es arte, incluso cuando grito a las viejas que se cuelan en las colas del Mercadona, porque expreso un sentimiento. El sentimiento de querer arrojar sus cadáveres al río.

Solo me quedaron claras un par de cosas: ni puta idea de qué es el arte y no sé cómo pasé de escuchar Bloody Tears a jugar un juego de lamer gatos.  Dejando atrás ese juego flash de saliva y pelos al que no sabía por qué estaba jugando, cuando me di por vencido en intentar entender el arte, encontré esta imagen:

6065968_700b

Lo primero que pensé es “¿Qué mierda es eso?”. No lo entiendo, ¿Por qué eso puede estar colgado ahí impunemente? Entiendo que comparar a Vincent van Gogh con videojuegos no tiene mucho sentido, por no decir ninguno,  ¿pero por qué puede esa cosa  estar ahí colgada?

No entiendo el arte, no entiendo lo que significa, ni qué es, ni qué es arte ni qué no lo es, ni quién decide qué lo es y qué no. Solo soy un pobre idiota de una familia corriente y moliente, pero si ese cuadro (por llamarlo de alguna forma) puede ser arte, ¿por qué los videojuegos no? No digo que haya que ponerlos a la altura de Picasso, pero si el arte es algo que tiene que transmitir un sentimiento o una idea, ese cuadro no me transmite nada, pero recuerdo cuando era un niño inocente (igual de inocente que ahora, vamos), allá en 1997, cuando terminé el Klonoa: Door to Phantomile. Ese triste final hizo que llorase como nunca lo había hecho hasta ese día. No sé si los videojuegos deberían ser considerados arte o no, y si deben serlo siempre dependerá con que se los compare y quien lo juzgue,  pero para mí, ese momento final del Klonoa , era arte.

Ricardo Suárez (Anchuela)

Ahora que estoy juntando estas letras pienso si voy a ser el único de los aquí presentes que no va a estar de acuerdo con que los videojuegos se deben considerar arte. Me inclino a pensar que así será, pero no se compadezcan de mí, ya que juego con algo de ventaja: encima o debajo de este texto habrá algún DeusExMachinero alabando a Ico, Okami, Zelda, Journey, Flower o algún juego similar.

Vaya por adelantado que no tengo muy claro si el adjetivo artístico encaja del todo bien en el mundo de los videojuegos, pero ante esta indecisión prefiero incorporarme a la corriente de los que opinan que no. La propia definición de arte es lo suficientemente compleja para huir de este debate, ya que usándola académicamente podríamos considerar arte prácticamente todo lo que produjera el ser humano, y seguro que no les apetece mucho que me ponga muy filosófico.

Siempre he pensado que la demanda de la consideración de arte para el videojuego tiene su origen y su amplificación en la comparación del medio con un arte tan establecido como el cine. Si el cine es arte, un videojuego como Heavy Rain debería ser considerado también artístico. Visto así, quizá tengan razón; lo que pasa es que Heavy Rain es de todo menos un videojuego, y por eso entenderán que no sea capaz de aceptar este profundísimo silogismo. También hay profesionales del medio que abogan por – agárrense – dividir entre videojuegos pensados para el ocio y experiencias multisensoriales que tengan la consideración de artísticas. Como ven, todo son risas hasta que se empieza a hablar de arte y se acaban diciendo mamarrachadas.

Tengan en cuenta que cuando hablamos de arte hay que darle la consideración al medio, no directamente a las obras. La actividad escultórica se acepta como artística por todo el mundo, aunque luego los ceniceros que hago yo con el Alfanova de mi hijo puedan provocar un replanteo de esa validación (y alguna retina desprendida).

Cuando se dan ejemplos de juegos artísticos no se señala nunca a Pac-Man u Out Run, pero sí a Shadow of the Colossus o Braid. Aquí radica el principal problema de este debate, ya que no debemos confundir lo estéticamente atractivo con lo artístico. Encontraremos muchos casos donde hallaremos buenos ejemplos de videojuego (cada uno en su disciplina o género), paradigmáticos dentro de su medio expresivo, que no están en la lista de los que expondríamos en un museo o enseñaríamos a nuestra novia. Así que con estas no me queda otra que pensar que lo mismo no sabemos ni lo que decimos. ¿Hablamos de arte o de algo agradable a la vista u oído?

Con estas, creo que este dilema solo se resuelve de una forma: evitándolo. ¿Para qué queremos que los videojuegos se consideren arte si nos va mejor cuando no es así?

Tenemos el medio expresivo más libre que haya visto la historia de la humanidad, con una posibilidad, la interactividad, imposible de replicar por las artes históricamente aceptadas, y apoyado por una base tecnológica que cada día lo hace avanzar más.

Los que amamos este medio tenemos más responsabilidad en defenderlo como medio cultural, una pelea que nos obliga a remangarnos un día sí y otro también, que en filosofar tontamente para equipararlo a medios culturales mucho más maduros y aceptados. El arte, para otros.

No tiremos por la borda lo que hemos logrado (es un gusto ver hoy en día cómo los videojuegos son quizá el medio más influyente en la sociedad) sólo por meternos en peleas que no ganaremos, al menos no por el momento. Valoren hasta donde hemos llegado sin tener que desarrollar una teoría del videojuego que nos ayude a conseguir innecesarias consideraciones, y dense por contentos por entender esta amalgama cultural tan loca e interesante que compone este, nuestro medio. Y si alguien les dice que quiere exponer el código de Ico, con todos sus unos y ceros ordenaditos en el Museo Guggenheim no gasten fuerzas en decirle que no lo haga, pero háganle un favor y sugiéranle que ponga una recreativa con el Tetris en la misma sala.

  1. Sasy

    Yo creo que el videojuego es un arte, al menos una gran parte ( excluir chorrijuegos flash, facebook y quiero ser..)
    Juegos que tienen argumentos e historias que te conmueven, bandas sonoras que te acompañan y mueven sentimientos, personajes carismáticos, amados, odiados y profundos. Juegos que marcan un antes y un después, que dejan una marca en nuestras vidas, una imagen en la retina y un buen sabor de boca, sobre todo cuando la decisión final esta en nuestra mano, el como acabar esa historia que nos atrapo durante horas.
    Personajes y ambientaciones creadas y moldeadas para recrear una historia, eso es arte, sin dudarlo, el plasmar una idea, un personaje, darle vida en la pantalla de nuestras PC o TV y que llegue a las personas, eso es arte.

    Responder
  2. Narfm

    Pero Sasy, según ese punto de vista, el videojuego no sería más que el conjunto de distintas artes, y en mi opinión, ese es el pensamiento que se debe erradicar para lograr entender el videojuego. Que esos argumentos, diseños artísticos o bandas sonoras no son más que el envoltorio de lo que realmente es el videojuego, y de lo que debe ser considerado un arte: las mecánicas de juego, su estructura.

    Responder
  3. Sasy

    Yo mas que un envoltorio lo veo como parte de un todo.

    Responder
  4. _~lee~_

    Estoy con Sasy.

    Mucho se ha vendido ahora “lo importante es divertirse y las formas de jugar”. Estoy mediodeacuerdo, un juego tiene que tener un buen gameplay, pero no “pasar” de los demás apartados.

    Me gusta disfrutar de un buen control, pero a la vez de un buen sonido, una buena presentación colorista… etc.

    Creo que habría que cambiar la definición de arte entonces, ya que vamos por tiempos demasiado modernos a cuando se “creo” la palabra.

    Responder
  5. anchuela

    Deverdad, que yo se que a todos los aquí presentes nos gustan mas los juegos que los cuadros de Monet, pero de verdad, dejaos de lios con lo de que si es un arte o no. Echad un vistazo a lo que dice Jose Luis de VIcente en El Mundo y dadme ya la razón… http://mun.do/WTKPUz

    De este maravilloso artículo, creo que lo mejor que he l´leído sobre este tema, me quedo con la idea (que ya compartía como habreis podido leer aquí) de que si hay que considerar los jeugos como arte no será por su contenido estético, sino por su mecánica, que es lo que verdaderamente hace que un videojuego sea videojuego. Y lo otro no es mas que un videojuego que de manera intencionada busca parecerse a una película. Y no hay mas, pelis y juegos, juntos, lo mismo, NO.

    CUenta que van a exponer Pac-Man o Portal, y que los fanboys del asunto ya andan rasgandose las vestiduras porque no expondrán Shadow of the Colossus, el juego mas artisitico que ha parido madre… madre mia, lo que hay que oir.

    Me encanta la reflexion del MOMA a la hora de señalar como expondrán los juegos. ¿A que al final va resultar que la experiencia del juego es introspectiva y personal, y que eso influye mas en el medio como arte que los coloreines y musiquitas que tenga? Pues eso. 1-0 para anchuela. XD

    Responder
  6. Mith

    Yo no veo absolutamente nada malo en que el videojuego trate de acercarse al cine. Es que es la clara evolución al cada vez más poderse permitir mejores gráficos. De hecho yo creo que nos encaminamos hacia una muy futura fusión donde la mezcla entre película y videojuego se acabe convirtiendo en algo natural.

    Y no pienso que por ello no se pueda dejar de calificar arte. Al contrario.

    Y estoy con el otro lado. Para mí es arte NO SÓLO la mecánica. El aspecto también influye. Todo influye.

    Responder
  7. anchuela

    La interactividad es imprsscindible, lo gráfico es accesorio en un videojuego. Pac-Man no es bonito pero es un juegazo. L.A. Noire graficamente es impactante, pero como juego no aporta nada. ¿Os acordais de aquellos primeros juegos que salieron para Mega CD con imagenes pregrabadas en video CD? Todos lo flipabamos viendolos en las revistas de la época y luego te ponías a jugar y acababas aburrido en 10 minutos porque querías jugar, no ver. Por eso mismo que el videojuego quiera parecerse al cine es mal, porque no maneja el mismo lenguaje: lo que vale en uno no funciona en el otro. Y si no, ahi teneis la película de Doom.

    Responder
  8. ParasiteTeromea

    Estoy con anchula, da igual si el juego es la polla gráficamente hablando, si no tiene una mecánica solida detrás es solo basura, pero siempre hay Graphics Whores, como los odio.

    Y aportando algo al debate sobre el arte. Vale, pongamos por un instante que se considera arte. ¿Y ahora que? ¿Cambia algo? ¿Depente me lloverán misses por jugar ? Personalmente me la suda en cantidades agroindustriales si es arte o no. Para mi un cuadro es un cuadro, una peli es una peli, y un videojuego es un videojuego , por muchas flores que le pongas.

    Responder

Comentar

  • (will not be published)